Posts etiquetados ‘robo’

Su nombre de guerra es “El Troll”, tiene 35 años y más de una decena de detenciones a sus espaldas. Es Ismael A.V., el cerebro del mayor robo de joyas en la historia de España, nada más y nada menos que 23 millones de euros en relojes que le permitieron salir del barrio madrileño de Villaverde para darse la vida padre en Eivissa. Junto a él han caído en Madrid otros dieciséis implicados –once de ellos chinos– en el robo en diciembre pasado de 1.700 relojes de prestigiosas marcas suizas valorados en 23 millones de euros en una empresa de la ciudad. El más barato cuesta 2.000 euros y el más caro 270.000.

La venta de todo el botín les hubiera reportado unos beneficios de 7 millones, toda vez que el precio en el mercado negro cae hasta el 30 por ciento del valor real.

De violento alunicero a delincuente frío y calculador, como subrayó el jefe Superior de Policía de Madrid, Alfonso Fernández Díez, “El Troll” consiguió dar un gran salto en su carrera delictiva e ideó el mayor robo de joyas de la historia de España.

Así, pasó de asaltar establecimientos comerciales de la denominada “Milla de oro” de Madrid con el violento método de estampar un coche de gran potencia contra las lunas de los escaparates, a diseñar –al parecer durante una de sus estancias en la cárcel– la entrada al santuario de una empresa de alta relojería del barrio de Ciudad Lineal.

Con “total limpieza y la mejor de las artes”, según Fernández Díez, la banda entró a plena luz del día con las más sofisticadas herramientas –lanza térmica y oxicorte– y accedió a la cámara acorazada, dotada de modernos sistemas de seguridad, para apropiarse de los relojes. Y lo hicieron sin dejar rastro, porque se preocuparon de que los vigilantes no les detectaran, a pesar de permanecer en el interior cuatro horas, y de llevarse las grabaciones de las cámaras de seguridad.

Además sabían la combinación de la caja fuerte. Precisamente este es uno de los flecos de la investigación que queda pendiente de resolver, puesto que no se ha podido averiguar cómo la consiguieron y quién la pudo facilitar, si bien la Policía descarta que sea alguien de la empresa asaltada.

Creen los investigadores que el propio “Troll” participó en el robo, así como su hermano, pero la acción no acabó en Ciudad Lineal. El cabecilla ya había contactado con otros dos grupos delictivos: uno de intermediarios integrado por españoles y otro de receptadores.

Este último estaba integrado por ciudadanos chinos con comercios en Madrid para dar una apariencia de legalidad y encargados de comprar los relojes y darles salida en su país.

De hecho, la Policía logró interceptar este verano en el aeropuerto de Barajas varias piezas que ciudadanos chinos ocultaban en sus maletas entre la ropa, entre ellas uno de los relojes valorados en 270.000 euros.

La vigilancia a los chinos permitió detener en Shangai a varios de los miembros de la red, gracias a la colaboración de Interpol. Mientras tanto, el grupo de españoles aprovechó el verano para disfrutar de unas vacaciones a todo lujo en urbanizaciones de “alto standing” de las costas ibicenca y marroquí. “El Troll” y sus compinches alquilaron todo tipo de embarcaciones de recreo y se hicieron pasar por personas de alto poder adquisitivo.

Una vez identificados y localizados los españoles, la Policía procedió a su arresto, así como a otros miembros de la red, y pudo recuperar más de 130 relojes, así como hachís, 75.000 euros en efectivo, armas de fuego, herramientas y aparatos electrónicos.

http://www.diariodemallorca.es/sucesos/2013/10/18/autores-mayor-robo-espana-celebraron/882950.html

Agentes de la Policía Nacional ha detenido en Madrid a diez miembros de una banda de atracadores que atracó varios bancos utilizando la red de alcantarillado para acceder y huir de las sucursales, ha informado en rueda de prensa el jefe superior de la Policía de Madrid, Alfonso José Fernández Díez y el inspector jefe de la Policía Judicial de Madrid, Dionisio Martín.

Las investigaciones se iniciaron a raíz de la comisión de una serie de atracos a sucursales bancarias madrileñas en los últimos años en los que los autores accedieron y huyeron a través de la red de alcantarillado.

La metodología llevó a los agentes a analizar de manera minuciosa hechos similares acaecidos este tiempo. De este análisis se obtuvo la identidad de dos personas que podían estar relacionadas con los atracos investigados.

Una vez localizados estos sujetos, los agentes realizaron pesquisas para comprobar su implicación en los hechos y para identificar al resto de los miembros de la banda. Fueron complicadas para la Policía, ya que ningún miembro del grupo delictivo tenía antecedentes por robo, y sólo alguno por drogas.

Fruto de las investigaciones, los agentes fueron identificando poco a poco al resto de miembros del grupo y averiguaron que estaban preparando un nuevo asalto a una sucursal bancaria en el madrileño barrio de Usera.

Tras realizar un seguimiento de los investigados, observaron cómo se desplazaban en varias ocasiones hasta la calle Mirasierra, situado en este distrito. En este lugar accedieron al alcantarillado varias veces tras levantar una de las tapas ubicadas en la vía pública.

ARRESTADOS AL SALIR DE LA ALCANTARILLA

Finalmente, viendo las maniobras preparatorias que estaban llevando a cabo y ante la posibilidad de que cometieran un atraco, se estableció un dispositivo que contó con la colaboración del Grupo Especial de Operaciones (GEO).

Durante el despliegue por la zona, aproximadamente a las 13.55 horas del pasado lunes 26 de agosto, se cometió un atraco en una sucursal bancaria próxima 50 minutos. Los agentes detectaron a cuatro de los miembros de la banda saliendo del subsuelo y a otros cuatro esperándoles fuera.

En ese momento todos fueron arrestados y se les intervino tres armas de fuego, bridas de plástico y cinta adhesiva utilizadas para inmovilizar a sus víctimas, linternas, una palanqueta, una maza con filo y 66.317,40 euros sustraídos en la sucursal. Una de las armas incautadas fue la que robaron a un vigilante de seguridad durante un atraco anterior en el banco Santander.

Los otros dos miembros de la banda fueron apresado posteriormente. Entre los detenidos se encuentran tres mujeres, una de ellas la mujer del cabecilla, que estaba embarazada y que, probablemente por los nervios, dio a luz pocas horas después en el hospital.

También hay un detenido que dijo ser venezonalo y que tiene antecedentes por incumplir la Ley de Extranjería. La Policía está comprobándolo, ya que muchos delincuentes dicen ser de este país caribeño o de Cuba para evitar ser repatriados.

Tras pasar a disposición judicial, seis de los detenidos han pasado a prisión provisional. Los otros cuatro, entre los que se encuentran dos de las tres mujeres detenidas y el hombre proveedor del material y las herramientas de la banda, han quedado en libertad con cargos. La Policía ha agradecido la estrecha colaboración mantenida con el Juzgado de Instrucción número 12 de Madrid.

La operación ha sido desarrollada por agentes del Grupo XII de la Sección de Delincuencia Especializada de la UDEV de la Brigada de Policía Judicial de Madrid, que ha contado con la colaboración de los GEO.

EL AUTOPROCLAMADO ‘ROBIN HOOD’ DE VALLECAS

Al principio de la investigación, los agentes pensaban que los integrantes de la banda eran grandes expertos en subsuelo o incluso habían trabajado en las alcantarillas madrileñas, ya que conocían la red y soportaban las condiciones que allí hay perfectamente bien.

Sin embargo, luego averiguaron que el líder del grupo era hijo de un conocido atracador de bancos que empleaba el mismo método para perpetrar sus golpes. Durante su infancia había sido instruido por su progenitor para desenvolverse con soltura en la red de alcantarillado y en la forma de atracar. Tras morir su padre en 2008, se erigió como jefe y creó su propia banda.

Según han explicado el jefe policial, el líder se fue convirtiendo en una persona egocéntrica, que quería destacar y mostrar su superioridad al resto del grupo. De hecho, en uno de los robos se proclamó, dentro de la sucursal, como el ‘Robin Hood’ de Vallecas.

Además, en alguna ocasión se hizo pasar por miembro del Rayo Vallecano (en distintos atracos iba con la camiseta del club) y en otra se erigió como autoridad política para inaugurar el agujero por donde salieron del banco.

MODUS OPERANDI

El ‘modus operandi’ de la banda consistía en estudiar el objetivo del robo durante varios días, a los trabajadores y comprobar su red de subsuelo. Para ello utilizaban la furgoneta de la pescadería en la que trabajaba el líder para colocarla encima de la tapa de alcantarilla por la que entraban y luego salían. De hecho, utilizaban ‘poliespan’ para ocultar más sus actos.

Entraban los viernes después de que cerraba la sucursal. Así, tenían todo el fin de semana para comprobar los conductos subterráneos, por los que entraban con los buzos y material de pocero.

Así, realizaban el butrón para subir al banco, de tal forma que el agujero no fuera completo para evitar que saltaran las alarmas. Además, inutilizaban los cajeros de la sucursal para que el lunes repusieran más dinero.

A primera hora del lunes varias personas, entre ellas el líder, accedían a la alcantarilla a la espera de que los ‘aguadores’ les dieran por buscas la información de que había llegado a la oficina el director, momento en el que sabían que apagarían las alarmas. También les avisaban si llevaba la Policía o cualquier otra complicación proveniente del exterior.

Entonces, concluían el butrón oradando el tabique final y entraban en la sucursal. Maniataban si era preciso a los trabajadores e intimidándoles con armas de fuego sustraían el dinero disponible y el de la caja fuerte, que obligaban a abrir.

Si era preciso, llegaban a pegar a los trabajadores para que cumplieran sus órdenes, como ocurrió en el atraco de junio. Dejaban tirados por la red los trajes de pocero, subían a la superficie y se iban en la furgoneta.

La Policía comprobó que la frecuencia delictiva del grupo iba en aumento, porque al principio daban los ‘palos’ cada seis meses, luego cada cuatro y ahora cada dos, ya que el último asalto antes del 26 de agosto había tenido lugar en junio en la calle Alcalá.

Además, habían ampliado la zona de actuación de la avenida de San Diego y de la avenida de la Albufera al Paseo de Delicias, Usera y la calle Alcalá, concretamente en penúltimo ocurrido en la oficina del banco Santander que hay en la confluencia de esta vía con Príncipe de Vergara.

Otro robo muy conocido, y también atribuido a la misma banda, tuvo lugar el lunes posterior a la Semana Santa de 2011, cuando tres individuos entraron a un sucursal bancaria de la calle Delicias a través de  un gran agujero subterráneo excavado desde una alcantarilla de la calle Delicias de Madrid.

Vdieo: http://www.policia.es/videos/wmv/20130902_1.wmv

http://www.europapress.es/sociedad/sucesos-00649/noticia-desmantelan-banda-atracadores-bancos-usaba-alcantarillas-acceder-huir-sucursales-madrid-20130902081658.html

Vicente CarriónLos robos en el campo de Cartagena llevan a los agricultores y ganaderos y a las Fuerzas de Seguridad a tomar medidas drásticas.

El presidente de la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) de la Comarca de Cartagena, Vicente Carrión, señaló: «Sólo en la última semana han robaron dos transformadores de corriente en La Puebla y entraron en tres casas de campo».

Esta situación molesta a vecinos y agricultores, que barajan la posibilidad de obtener el título de guardia de campo para proteger sus terrenos con armas de fuego como vigilantes de seguridad. En este sentido, Carrión aseguró que ya han sido advertidos por la Guardia Civil de que, sin la licencia correspondiente, podrían ser detenidos por portar armas de fuego, aún teniendo la licencia de caza.

«El permiso de caza no legitima al propietario a utilizarla como un medio de defensa», explicó Carrión.

El presidente de COAG afirmó: «No es la primera vez que un vecino, con carné de cazador, dispara al aire para ahuyentar a los ladrones». Aunque muchos vecinos poseen el carné de cazador, no están habilitados para utilizarlo como arma disuasoria, a cualquier hora y en cualquier lugar. «Un hombre iba con la escopeta en plena noche y junto a un camino y la Guardia Civil lo llamó al orden por este motivo», subrayó Carrión.

La solución más «asequible» es obtener el título de guardia de campo, con el que los propios agricultores podrían vigilar sus terrenos y portar un arma de fuego. En opinión de Carrión «son los grandes agricultores los que optan por empresas de seguridad privada, sistemas de alarma y videovigilancia para proteger sus terrenos. Los pequeños agricultores no pueden sufragar los gastos que supone ese nivel de seguridad», argumentó.

No obstante, la Guardia Civil, «está al corriente de esta situación y mantuvo una reunión la semana pasada con algunos representantes de los afectados para intercambiar información de utilidad, teléfonos de contacto y todo lo necesario para tratar de poner fin a esta oleada de robos». Carrión indicó que ya están en marcha «efectivos de la Guardia Civil en Torre Pacheco y Cartagena». Con el citado despliegue de vigilancia, Carrión espera que disminuya el número de robos y confía en que sirva para que Guardia Civil y Policía Local «estén mejor coordinadas entre ellas y trabajen juntas para llegar a un mismo objetivo, el beneficio de los contribuyentes».

http://www.laopiniondemurcia.es/cartagena/2013/08/20/agricultores-barajan-cursos-vigilantes-armarse/492101.html

Las estaciones de servicio son los establecimientos españoles que más número de robos sufren en el proceso de transporte de efectivo. Esto hace que siempre parezcan insuficientes las medidas de seguridad a tomar. La mayor incidencia se registra en el momento del traslado del dinero. Tanto los empleados o los gerentes se ven en ocasiones indefensos ante unos cacos que saben que el movimiento del dinero al banco es el mejor momento para actuar.

Para evitar este hecho, la única solución existente era la de contratar los servicios de una empresa de seguridad para que llevasen a cabo este proceso con un camión blindado. Pero este método se hace poco sostenible en las pequeñas gasolineras, ya que pagar este servicio puede desequilibrar la cuenta de resultados. Para todo ello, la empresa de seguridad Prosegur ha buscado una tercera vía, que fue la que presentó el pasado 4 de julio en el Parque Científico-Tecnológico de Almería (PITA) dentro del foro ‘Reinventando la Gestión de Efectivo en Estaciones de Servicio’.

En la jornada se debatió sobre las últimas novedades y tendencias en el ámbito de la gestión de efectivo y la seguridad privada. En la misma, Prosegur presentó en Almería su última novedad: un cajero automático que hace las funciones de contaje y traslado del dinero (vía online). Este ingenio ya se ha puesto en funcionamiento en algunas gasolineras del resto de España.

Este cajero, además de contar el efectivo y cuadrar la caja, ahorra a la empresa el trámite de llevar el dinero al banco, ya que lo hace vía online gracias a los acuerdos que tienen con distintas entidades bancarias. Una solución hecha a medida para aquellas gasolineras que no puedan afrontar económicamente lo que supone un contrato con una empresa de seguridad. «A la larga se gana en ahorro y sobre todo en seguridad».

http://www.ideal.es/almeria/v/20130717/almeria/presentan-sistema-seguridad-para-20130717.html

1.- La banda de la cloaca

Las diez técnicas de robo más utilizadas en Madrid

Cuatro asaltantes accedieron a una sucursal del Banco Santander por las alcantarillas

El lunes de la pasada semana, los empleados de una sucursal del Santander situada en el número 74 de la calle de Alcalá se encontraron con una pequeña sorpresa al llegar a su lugar de trabajo: cuatro asaltantes los esperaban dentro, abordándolos y reteniéndolos en el banco.

Los ladrones habían accedido durante la noche por una alcantarilla cercana, desde donde hicieron un butrón al baño de la sucursal. Portaban armas de fuego y un machete. Estuvieron 20 minutos en el interior de la sucursal, y utilizaron bridas para maniatar a los empleados. Afortunadamente, no hubo que lamentar daños, pero los asaltantes escaparon con unos 40.000 euros por el mismo lugar por el que habían entrado, la galería subterránea.

2.- La banda del extintor

joyeria-grassy--644x362

Uno de los golpes más espectaculares de esta organización criminal fue contra la joyería Grassy, en Gran Vía

En octubre de 2012, la Guardia Civil detenía a los ocho miembros de una organización criminal conocida como «la banda del extintor» porque no dudaban a la hora de utilizar este elemento para atemorizar a los testigos e incluso para romper los vidrios de los comercios que robaban.

El líder del clan era Adán Silveira, un vallecano veinteañero conocido como el «Fernando Alonso de los aluniceros», por su temeridad al volante. Fue detenido meses atrás -en junio-, pero el juez lo dejó en libertad, y siguió delinquiendo. A la organización se le imputaron una treintena de robos a joyerías, tiendas de Tous, de telefonía, restaurantes… Muchos de ellos en la Milla de Oro de Madrid.

Uno de los golpes más espectaculares, aunque acabó en intentona, fue en enero del año pasado en la joyería Grassy, de Gran Vía, un sábado por la mañana. Ante la estupefacción de viandantes y empleados, la banda empotró dos coches contra el conocido establecimiento, pero las altas medidas de seguridad abortaron el robo y tuvieron que huir. También se les acusó de robar 20 coches de alta gama, con los que cometían los «palos», entre los que hay numerosos BMW.

3.- Los amigos de Belén Esteban

oxicorte--644x362

Un mando policial enseña a la delegada del Gobierno en Madrid Cristina Cifuentes un aparato utilizado en el oxicorte

La técnica del oxicorte lo que hace es remover el metal por una reacción química del oxígeno con el metal a elevadas temperaturas. Para mantener la temperatura se quema en oxígeno una llama de gascombustible. El oxicorte se utiliza sobre todo para asaltar cajeros automáticos. También, como en el caso de los amigos de Paracuellos de Belén Esteban, para supuestamente reventar joyerías.

Los grandes especialistas en este método consiguen abrir con un soplete el cajero, manteniendo a su vez los billete intactos. En España estos expertos incluso son contratados por bandas diferentes para llevar a cabo sus «palos».

4.- «El Taca», el rey de la lanza térmica

lanza-termica--644x362

Así quedó una cámara acorazada después de un asalto con lanza térmica

El año pasado, cuando fue detenido, «el Taca» poseía una importante fortuna: cuatro propiedades en diferentes partes de España, una cantidad de joyas considerable, relojes de gran valor y varios ordenadores, además de un plano con todas las joyerías de Valencia.

Es el rey de la lanza térmica. Esta herramienta es un tubo de hierro relleno de un haz de varillas de hierro enriquecido con silicio -para canalizar el flujo de oxígeno-, que se acopla, mediante un soporte con válvula, a una fuente de suministro de oxígeno a presión -bombonas-.

El extremo de una lanza térmica puede alcanzar temperaturas de 4.000 a 5.000 grados, por lo que derrite cualquier metal como si de mantquilla se tratase. Se utiliza sobre todo para asaltar cajas fuertes.

5.- El «Spiderman» de los hoteles

spiderman--644x362

El «Spiderman» de los hoteles utilizaba para robar su habilidad para trepar

El chileno Raúl Alberto Vega Fernández, de 59 años y residente en la capital, se ha ganado a fuerza de hurtos el sobrenombre de «Spiderman», gracias a su habilidad para trepar, forzar las ventanas y entrar en las habitaciones para hacerse con todo lo que encontraba de valor.

Fue detenido a finales de marzo y su modus operandi siempre era el mismo. Se vestía de manera impecable, con traje y gabardina. Así lograba pasar por delante de la recepción sin llamar la atención. Buscaba el lugar donde están las escaleras de emergencia y trepaba hasta llegar a las ventanas, que forzaba. Esa fue presuntamente su manera de actuar en los hoteles NH Zurbano y el Catalonia de Goya.

Otro de los detalles curiosos de este delincuente es que no es novato en estas lides. En la hemeroteca de ABC consta otra de sus detenciones, nada menos que de 1990, cuando tenía 36 años. Entonces, cayó con dos compinches, un chileno y una española, tras haber desvalijado la habitación de dos diseñadores en un hotel del paseo de las Delicias: se recuperaron 15.000 euros en joyas.

6.- El butrón, a la última

butron--644x362

Así quedó la pared de una joyería situada en la calle La Laguna, número 44, de Madrid tras un robo por la técnica del butrón

La técnica del butrón se ha puesto de moda ante las cada vez más medidas de seguridad de muchos comercios. El butrón trata, simple y llanamente, de reventar alguna de las paredes de estos establecimientos para acceder a ellos.

El butronero más voraz de los últimos tiempos, con el permiso de Cásper, es el «Niño Sáez». Con 32 años y criado en Villaverde, este profesional de la delincuencia ya acumula cerca de 40 antecedentes por robo. Uno de los más sonados es el robo de 140 kilos de droga del almacén oficial de Málaga, último hecho por el que se le ha detenido y encarcelado.

7.- Alunizajes, la antesala del gran delito

alunizaje--644x362

Las joyerías son el blanco preferido para los porfesionales de los alunizajes

El alunizaje es la técnica más habitual para asaltar casi todo tipo de comercios. Consiste en estrellar un coche contra el escaparate, atravesar el cristal y, una vez dentro, tratar de robar todos los objetos de valor en el mínimo tiempo posible para así salir pitando antes de que la policía acuda al lugar del delito.

A principios del año pasado, la Guardia Civil realizó una macrooperación en Madrid contra los profesionales del alunizaje. Detuvo a 27 personas, en el marco de la «Operación Olímpica», y recuperó diamantes, 32 kilos de oro, armas, 1,4 kilos de cocaína y casi un millón de euros en metalico.

Cuando llevan tiempo actuando por este método, pueden «profesionalizarse» y pasarse a robos más cuantiosos, como los butrones a joyerías.

8.- «Policías ful»: falsos agentes de la Ley

policiaful--644x362

Los falsos policías suelen ser paquistaníes

El último en sufrir un robo por delincuentes que se hacían pasar por policías ha sido Juan José Hidalgo, presidente de Globalia, la semana pasada. Hidalgo se encontraba en el garaje de la sede de su compañía, en Pozuelo de Alarcón, cuando tres personas, que se identificaron como policías, le rociaron a continuación la cara con spray -también a sus dos acompañantes-, le robaron el maletín que portaba y se dieron a la fuga.

Aunque no es el caso de los asaltantes al presidente de Globalia, normalmente los falsos policías suelen ser paquistaníes. Seleccionan a sus víctimas en gasolineras y les siguen durante un rato hasta que les dan el alto bajo la excusa de que les van a hacer un registro antidrogas. Es entonces cuando proceden a desvalijarles. En algún caso, los asaltantes han sacado un carnet tan falso que portaba un escudo del Real Madrid.

9.- El «clan de las Bosnias», las carteristas más famosas del Metro

clan-bosnias--644x362

«El clan de las Bosnias» se mueve por las estaciones más concurridas, para aprovechar las grandes aglomeraciones

Tuvieron que acumular 330 antecedentes en diez años de actuación para que el Ayuntamiento de Madrid tomara medidas: prohibición absoulta de acceder al Metro. Esta medida, sin embargo, ha sido revocada judicialmente. Ahora se investiga si tras su exposición mediática se han «mudado» al suburbano de Barcelona, para seguir haciendo de las suyas.

El modo de actuar que utilizaban las cinco delincuentes del clan siempre era el mismo. Se desplazaban desde Leganés hasta las estaciones más frecuentadas de la ciudad, donde intentaban pasar desapercibidas simulando ser turistas. Elegían los días en los que se celebraban en el centro de la capital actos a los que solían acudir gran cantidad de personas, como partidos de fútbol, conciertos o manifestaciones.

Una vez que habían seleccionado a su víctima, casi siempre cargada con maletas o mochila, ponían en práctica diferentes técnicas para cometer los hurtos. Una de ellas es la conocida como el «método del tapón». Aprovechaban la subida o descenso de los viajeros de los vagones, al tiempo que varias de las arrestadas usaban su propio cuerpo para propiciar una leve aglomeración de personas.

En todos los casos, y una vez con la cartera en su poder, una de ellas abandonaba el lugar rápidamente utilizando una chaqueta o periódico a modo de «muleta» para esconder el objeto sustraído. Cuando se consideraba fuera de peligro cogía el dinero y se deshacía de la cartera, arrojándola a una papelera o por el hueco del ascensor. Finalmente, de forma inmediata, repartía el beneficio obtenido con el resto.

Desde que abandonaron la capital los hurtos en el Metro de Madrid descendieron un 40 por ciento.

10.- «Estranguladores» a las puertas de los garitos

estranguladores--644x362

Los delincuentes que utilizan la técnica del estrangulamiento prefieren actuar de noche

Como ocurre con los carteristas, los delincuentes que utilizan el método del mataleón o estrangulamiento se mueven por las zonas de más afluencia de turistas: Malasaña, Gran Vía, Chueca, Lavapiés o Tirso de Molina. Su técnica es sencilla y violenta a la vez. Se trata de asaltar a la víctima a la salida de discotecas y bares, siempre de noche, y agarrarlas por el cuello con los antebrazos. Con ello, se logra obstruir dos arterias carótidas y el agredido puede incluso puede perder el conocimiento. A la víctima se le roba todo lo que lleva encima.

A finales del año pasado, la Policía Nacional tomó cartas en el asunto y logró detener a cinco rumanos a los que se les imputaron 23 robos por este método. Luego, se han sucedido más operaciones, en Centro, Moratalaz y otros distritos.

http://www.abc.es/local-madrid/20130619/abci-robos-moda-madrid-201306181321_1.html

Imagen dada por la Policía Nacional captada de cámaras de seguridad de un local atracado. | E.MLa Policía Nacional ha detenido a una banda paramilitar que asaltó tres veces el mismo centro comercial de Palma de Mallorca, logrando su objetivo en dos ocasiones, en las que consiguieron un botín de más de 280.000 euros, ha informado la Policía en un comunicado.

En total, se han detenido a cinco personas, incluido un vigilante de seguridad de la gran superficie que era la persona que facilitaba información a otros integrantes de la banda para la planificación de los robos.

Entre los arrestados se encuentran también un experto en armas y tácticas militares que había pertenecido a las fuerzas especiales de Reino Unido y dos ex miembros de la Fuerzas Armadas españolas. También se les considera autores de una detención ilegal y varios robos violentos.

El primer asalto se produjo el 8 de mayo de 2009 cuando los arrestados sustrajeron un camión de una base militar y lo estamparon contra el muro del centro comercial de Mallorca para acceder a la cámara de la caja fuerte, pero no obtuvieron ningún botín.

El 2 de octubre del mismo año los ladrones accedieron al mismo establecimiento a través de una ventana y tras realizar un butrón en la pared de la caja fuerte sustrajeron 107.500 euros.

El último de los asaltos lo cometieron en junio de 2010 cuando entraron en las oficinas del comercio, amenazaron a la cajera con un arma de fuego, la amordazaron y se apoderaron de 176.000 euros.

Además de estos hechos, se les considera autores de la detención ilegal de la trabajadora de una hamburguesería, a la que abordaron con una pistola, y posteriormente la trasladaron en su propio vehículo hasta un descampado donde la intimidaron para obtener las llaves de la caja de seguridad del establecimiento.

Asimismo, perpetraron un robo violento en un domicilio en 2012, en el que ataron a las dos mujeres que residían en él, y tras amenazarlas con un arma blanca, lograron apoderarse de 300 euros y gran cantidad de joyas.

http://www.elmundo.es/elmundo/2013/05/05/baleares/1367741004.html

El desafío de El Solitario

Su cena del domingo pasado en el módulo 15 de la prisión de Soto del Real (Madrid) fue la última. Ha jurado que no probará bocado hasta que España y Portugal le den lo que exige. Va a ir hasta el final: «Estoy dispuesto a morir de hambre y sed antes que volver a prisión en Portugal». El último preso en huelga de hambre es Jaime Giménez Arbe, lo que queda de El Solitario, privado de libertad desde 2007 en condiciones de máxima seguridad. El que fuera el enemigo público número uno en España, el atracador que puso en jaque a todas las fuerzas de seguridad de la península, el misterioso hombre de la peluca y la barba postizas que reventaba las cajas fuertes de todo el país con una magnum en la mano, ha vuelto a la carga con un desafío extremo: o lo trasladan a España o se irá de este mundo sin comer un bocado. El próximo martes comenzará una huelga de sed.

«Él pide su regreso a España, como ha ocurrido con Ángel Carromero». Lo cuenta uno de sus abogados, Javier Álvarez Fernández, del despacho penalista Abadíe y Fernández, de Madrid. Su paso actual por Soto del Real es un paréntesis en la vida de Giménez Arbe, que vive confinado en Portugal desde que fuera detenido en 2007. Allí está condenado por el intento de robo de una sucursal bancaria y según Álvarez, que solicitó en 2010 su extradición a España, ya ha cumplido uno de los requisitos: haber pasado la mitad de la pena. El otro, que consiste en no tener causas pendientes, está bloqueado por algunas infracciones de prisión que impiden su regreso. Además de algunos insultos, los funcionarios le “trincaron” once gramos de hachís, unos hechos «inventados» según el propio preso.

El Solitario tiene sobre sus espaldas más de treinta atracos y la muerte de dos guardias civiles de Tráfico que lo persiguieron en Castejón (Navarra) en 2004, además del disparo a un empleado de una sucursal en Zamora. Se calcula que durante quince años robó a punta de pistola más de 600.000 euros. Los tomó en asaltos a entidades bancarias en decenas de golpes que lo hicieron uno de los criminales más famosos y temidos de la historia de España.

Hoy su existencia discurre en las antípodas de su anterior vida, cuando nadaba en adrenalina entre atraco y atraco. Pese a que está en España estos días a la espera de algunos de los múltiples juicios pendientes, cumple en Portugal ocho años. Suma otros trece en España por robo y lesiones, y otros 47 por ametrallar a los dos agentes. Tiene 57 años de vida y 68 de condena. Él sigue negando esas muertes, que atribuye a un anarquista relacionado con el Frente de Liberación de Córcega (allí se formó en el manejo de armas). «Yo no maté a nadie, por mucho que siga cumpliendo por ello. Mi juicio fue un espectáculo político y mediático», declara en una carta a la que ha tenido acceso este periódico, escrita en mayúsculas y sin tildes.

Una de las obsesiones de El Solitario se centra en demostrar que no es un vulgar delincuente, sino un preso político de la izquierda. «Soy una especie de Robin Hood y mi ejemplo personal puede servir de acicate para la gran mayoría de personas que viven en el Estado Español (sic) y que sufren la crisis, que no es otra cosa que el egoísmo, la avaricia, el nepotismo y el robo de unos cuantos indeseables», escribe. En otra de las misivas, admite lo siguiente: «Sí, soy anarquista y atenté contra el poder financiero representado por los bancos. Expropié bancos, sí, pero no atraqué con impunidad y alevosía a la gente del Estado Español, como han hecho otros», explica el detenido, que además denuncia «torturas físicas y psíquicas» por parte de los funcionarios de prisiones.

En su cruzada política tintada en ocasiones de alocadas teorías conspirativas asegura que es víctima de una trama liderada por el exministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba. Reviste su condena y su actuación criminal de una «heroica resistencia» frente al poder. En esa cruzada, El Solitario no está solo. Miembros de la CNT comunicaron ayer su intención de iniciar una campaña para apoyarle. Además, tiene un grupo en Facebook que lo anima y todas las semanas recibe cartas de admiradores provenientes de todo el mundo. Francia, Grecia, Italia, Escocia… El pasado año, Javier Álvarez recogió dos bolsas llenas de correspondencia, que entregó a un familiar del preso por orden del propio condenado.

«Nada que perder»

El carteo es una de las pocas comunicaciones que Giménez Arbe mantiene con sus semejantes. Desde su arresto hace seis años, permanece interno en la cárcel de Monsanto, cerca de Lisboa, la única de máxima seguridad que hay en el país. El régimen en el que vive es «durísimo», según Andrés Abadíe, otro de sus abogados que concluye que El Solitario «no tiene nada que perder» en la apuesta radical de una huelga de hambre.

Su vida entre rejas es un pantano de rutina. 22 de las 24 horas del día las pasa en su celda, en soledad. El resto las dedica a comer y su máxima distracción en los últimos cuatro años ha sido salir una hora a un patio pequeño, una hora al día, también solo. A cada movimiento es cacheado por los funcionarios. Tampoco puede recibir visitas si no son de sus abogados o de sus parientes. Un solo familiar se sigue ocupando de él, dado que hace un año perdió a su madre y no mantiene relación con sus dos hijos, fruto de su relación con Anita Sharrock, una profesora británica que acabaría abandonándole tras su detención. El Solitario nunca se ha sentido tan solo y ha decidido quemar las naves.

Durante su carrera delictiva pasaba días observando la escena y las posibles rutas de huida que anotaba en apuntes muy precisos que utilizaba cuando escapaba. También empleaba guantes hechos con esparadrapo de color carne. Hoy sigue siendo un tipo meticuloso. Por eso escribe todo lo que se le pasa por la cabeza. Además de leer de manera compulsiva -se queja de no tener más libros-, escribe en folios arrancados de cuadernos y ya está ultimando su segundo libro después de su autobiografía. Esta vez se trata de una historia que acaba con el asesinato de un banquero.

La histriónica figura de El Solitario en los medios de comunicación ha ido a menos. La llama que le corría por dentro cuando deseaba feliz navidad tras un atraco, o cuando salía de los juzgados gritando «Soy yo El Solitario», aquel malvado que se reía y que ponía muecas de burla en las fotos de la comisaría portuguesa de Coimbra (véanse las imágenes de la izquierda) se ha ido apagando. «En estos años en la cárcel ha sufrido un desgaste muy fuerte», admite Andrés Abadíe. Sus abogados explican que físicamente ha bajado mucho. Está más delgado, más calvo y más canoso. Se ríe menos y sufre una hipertensión que le obliga a estar constantemente medicado. Desde el punto de vista psíquico, está «muy bajo» y cuando se pone nervioso, pierde el hilo de las frases y repite las palabras en su discurso.

Ese cansancio es el último episodio de una historia increíble que ya tiene novios. El productor Chris Murphey (“El cuerpo del delito”) se ha interesado por rodar una película sobre su vida y el año pasado hasta sonó un nombre para el actor protagonista: Benicio del Toro.