Posts etiquetados ‘Newton’

Asistentes a la marcha a favor del control de armas en Washington. / YURI GRIPAS (AFP)

Alrededor de 6.000 personas, según la organización, han marchado durante la mañana de este sábado por el centro de la capital de Washington pare mostrar su apoyo a un mayor control de las armas de fuego. Políticos, activistas, familiares de víctimas fallecidas a consecuencia de un impacto de bala, entre ellos un centenar de vecinos de Newtown, y ciudadanos provenientes de San Francisco, Seattle o Alaska, han descendido en silencio los poco más de tres kilómetros que separan la colina del Capitolio del monumento a Washington, donde se han concentrado para exigir al Congreso que trabaje unido para desarrollar una legislación sobre la posesión de armas de fuego que impida que se repitan matanzas como la que acabó con la vida de 20 niños y siete adultos en Sandy Hook el pasado 14 de diciembre. En Boston y Nueva York también de han celebrado marchas similares.

No actuamos cuando 12 jóvenes [y un profesor] fallecieron en Columbine, tampoco lo hicimos cuando murieron 33 en Virginia Tech, ni en Aurora. Si no actuamos ahora, todos seremos responsables”

Eleanor Holmes Norton

“Esto no va sobre la defensa de la segunda enmienda”, explicó en la tribuna de oradores el secretario de Educación, Arne Duncan. “Esto va sobre la responsabilidad de los que poseen armas, sobre garantizar nuestra seguridad y la seguridad de nuestros hijos”, explicó antes las miles de personas que desafiaban al frío portando carteles a favor de la prohibición de los rifles de asalto o en contra de la Asociación Nacional del Rifle (NRA), que justo hace una semana organizó concentraciones en varios Estados del país a favor del derecho a portar armas.

Otros sujetaban pancartas con el nombre de personas fallecidas por un arma de fuego. “Louise Dekker, Glenda Moritz, Nicolas Golbert…”. Demasiados muertos que se han ido acumulando en la conciencia de muchos ciudadanos de EE UU y que han decidido decir basta tras la matanza de Newtown. “No actuamos cuando 12 jóvenes [y un profesor] fallecieron en Columbine en 1999, tampoco lo hicimos cuando murieron 33 en Virginia Tech en 2007, no reaccionamos cuando la congresista Gabrielle Giffords fue disparada en la cabeza en 2011, no hicimos nada el pasado mes de junio cuando un individuo asesinó a 12 personas en Aurora”, se lamentó la congresista Eleanor Holmes Norton. “Todos somos culpables si no actuamos ahora”.

Entre los miles de personas congregadas frente al obelisco en honor a Washington, otro presidente, Barack Obama, estuvo muy presente. Todos los manifestantes coincidieron en alabar el plan que éste presentó hace dos semanas sobre el control de las armas de fuego y todos clamaron al unísono el célebre Yes we can, cada vez que los oradores resaltaban la necesidad del respaldo ciudadano para movilizar a la opinión pública y presionar así al Congreso para adoptar una legislación sobre el control de armas. “El programa del presidente es el principio pero os necesitamos a todos vosotros para completar el trabajo”, indicó Duncan.

Todos clamaron al unísono el célebre Yes we can, cada vez que los oradores resaltaban la necesidad del respaldo ciudadano para presionar al Congreso para que adopte una legislación sobre el control de armas

Además de en los pasillos del Capitolio –esta semana la senadora demócrata Dianne Feinstein ha presentado un proyecto de ley para reinstaurar la prohibición de las armas de asalto-, la Casa Blanca está tratando de ganar su cruzada a favor del control de armas en la calle. El vicepresidente Joe Biden participó el jueves en una charla con internautas para explicar la posición de la Administración sobre las armas de fuego y el viernes hizo otro tanto en Richmond, Virginia, uno de los Estados con más partidarios de las armas y donde se encuentra el cuartel general de la NRA, diana de muchas de las críticas de los que se congregaron bajo el monumento a Washington.

“¿Cómo pueden decir los que promueven la posesión de las armas de fuego que ellos no se sienten mínimamente responsables de las matanzas que han sucedido en este país?”, se preguntaba Suzanne Reichmond, una jubilada de 64 años. “Apelan a la Segunda Enmienda, pero nuestra sociedad es muy distinta a la que se encontraron quienes la redactaron. Estoy segura de que ahora hubieran escrito algo muy diferente”.

La matanza de Newtown ha servido de catalizador para introducir en el espectro político de EE UU el debate sobre las armas de fuego. Sin embargo, entre las propias filas demócratas, se ha observado división a la hora de secundar algunas de las propuestas del plan de Obama, en especial la relativa a la prohibición de las armas de fuego. El sábado por la mañana, muchos de los intervinientes en la manifestación han instado al Capitolio a dejar de lado el bipartidismo y a trabajar juntos para lograr una legislación que garantice la seguridad en las calles. “Nuestros representantes en el Congreso deben trabajar juntos para evitar una nueva masacre como la de Newtown”, exigió el alcalde de Washington, Vincent Gray. “Sin una acción a nivel nacional, sin una legislación federal, nunca podremos resolver el problema de la violencia derivada de las armas de fuego”, advirtió el regidor.

http://internacional.elpais.com/internacional/2013/01/26/actualidad/1359226290_540552.html

Barack ObamaEl presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha defendido las propuestas “de sentido común” concebidas junto al vicepresidente Joe Biden para endurecer el acceso a las armas de fuego, que comenzarían con la obligación de comprobar el pasado de los solicitantes de estos instrumentos, la prohibición de venta de armas militares de asalto y concluyen con un incremento del número de agentes de Policía.

“La ley requiere que los vendedores de armas comprueben el pasado de los clientes, pero hasta un 40 por ciento de las ventas se realizan sin que se dé este paso”, declaró Obama durante su discurso semanal. “Este comportamiento es poco inteligente, es arriesgado y es irresponsable de cara a los vendedores y a los clientes”

“Una aplastante mayoría de los estadounidenses coincide en que cualquiera que intente comprar un arma debe demostrar que no es un convicto. Es de sentido común”, añadió.

El presidente pidió al Congreso que restaure la prohibición de venta de armas de asalto militares y cargadores de gran capacidad. “Armas con un solo propósito: disparar balas lo más rápidamente posible. Estas armas no tienen cabida en nuestra comunidad”, declaro.

Por último, Obama solicitará al Congreso que “facilite” la labor de las fuerzas de seguridad y que permita el ingreso de nuevos agentes. “En un momento en el que muchas comunidades se han visto obligadas a hacer recortes entre la Policía, lo que realmente necesitamos es dar trabajo a más agentes para que vuelvan a recorrer las calles”, pidió.

El presidente reconoció que “nada de esto será fácil” de aprobar, y pidió a los estadounidenses que se desvinculen de “los grupos de presión, de los mamporreros y de los políticos que califican cualquier intento de reformas como “un ataque contra la libertad“. “No porque sea cierto, sino porque así consiguen más audiencia y más dinero, mientras entre bambalinas hacen todo lo posible para proteger el ‘estatus quo'”, lamentó.

“Esta vez es nuestro turno”, declaró Obama, quien recordó a Rachel, una niña de ocho años de Brooklyn que le escribió para pedirle que no se quedara de brazos cruzados tras la masacre de la escuela Sandy Hook, en Newtown (Connecticut), en la que un joven usó un arma automática para acabar con las vidas de una veintena de niños. “Rachel cuenta con nosotros. Hagamos esto por ella”, concluyó.

http://www.europapress.es/internacional/noticia-obama-defiende-propuestas-endurecer-acceso-armas-fuego-20130119134418.html

Joe Biden y Obama explican las medidas sobre la tenencia de armas

Las medidas, que no requieren la aprobación del Congreso, se dividen en cuatro categorías: evitar que las armas lleguen a manos inadecuadas, prohibir la venta de las armas de asalto, aumentar la seguridad en las escuelas y mejorar los servicios de salud mental.

Estas son las 23 medidas:

1. Un Memorando Presidencial por el que se exige a las agencias federales que revelen los datos relevantes disponibles para fortalecer el sistema federal de verificación de antecedentes.

2. Eliminar barreras legales innecesarias, especialmente en relación con los seguros de salud, que pueden obstaculizar a los estados que faciliten la información disponible para el sistema de verificación de antecedentes.

3. Mejorar los incentivos para que los estados compartan información para el sistema de verificación de antecedentes.

4. El Departamento de Justicia revisará y manejará la información de aquellos individuos que por sus características tienen prohibida la tenencia de armas, con el objetivo de que las personas potencialmente peligrosas también sean apartadas del acceso a las armas.

5. Propuesta de reglamentación para dar cumplimiento a la ley de comprobación individual de antecedentes a la hora de devolver a un individuo un arma de fuego intervenida.

6. Publicación de una carta de la Agencia de Alcohol, Tabaco y Armas (ATF) para los distribuidores de armas con licencia federal que les dé indicaciones sobre cómo ejecutar comprobaciones de antecedentes para los vendedores privados.

7. Poner en marcha una campaña nacional sobre el uso responsable de las armas personales.

8. Revisar los estándares de seguridad para cerraduras y cajas fuertes que contengan armas.

9. Emitir un Memorando Presidencial para exigir la aplicación de la ley federal de rastreo de armas recuperadas en las investigaciones de delitos.

10. La publicación de un informe del Departamento de Justicia que analice la información sobre las armas perdidas o robadas y que esté disponible para las fuerzas de seguridad.

11. Nombrar un director para la ATF (que lleva seis años sin dirección).

12. Proveer mayor protección y refuerzo en la respuesta ante tiroteos en centros educativos, así como capacitación para los funcionarios de los mismos para reaccionar en dichas situaciones.

13. Maximizar los esfuerzos en la prevención de la violencia armada y los delitos con armas.

14. Emitir un Memorando Presidencial dirigido a los Centros de Control de Enfermedades para la investigación de las causas y la prevención de la violencia armada.

15. La emisión por parte de la Procuraduría General de un informe sobre la disponibilidad y el uso más eficaz de las nuevas tecnologías de seguridad con respecto a las armas y desafiar el sector privado para desarrollar tecnologías innovadoras.

16. Aclarar que la reforma sanitaria no prohíbe a los médicos que pidan a sus pacientes información sobre si tienen armas en sus casas.

17. Aclarar a los proveedores de atención de salud mental que ninguna ley federal prohíbe que informen de posibles amenazas de violencia a las autoridades policiales.

18. Proporcionar incentivos para que las escuelas contraten a oficiales que aumenten la seguridad en los centros.

19. Desarrollar modelos de planes de respuesta de emergencia para escuelas, lugares de culto e instituciones de educación superior.

20. Solicitar a las autoridades sanitarias estatales que incluyan servicios de salud mental que deben cubrir los planes de Medicaid.

21. Adoptar normas aclaratorias sobre los beneficios básicos de salud de la reforma sanitaria.

22. Comprometerse a concluir las regulaciones equitativas sobre salud mental.

23. Poner en marcha un diálogo nacional liderado por los secretarios de Salud, Kathleen Sebelius, y de Educación, Arne Duncan, sobre la salud mental.

http://www.larazon.es/detalle_normal/noticias/724361/internacional/las-23-medidas-de-obama-aprobadas-por-decreto

Un asistente a la feria de armas de Las Vegas revisa un rifle. / Julie Jacobson (AP)

La poderosa Asociación Nacional del Rifle (NRA, siglas en inglés) inició este miércoles su particular cruzada contra la iniciativa anunciada y firmada por el presidente de Estados Unidos para endurecer la legislación sobre las armas de fuego. Con una carta entregada a los asistentes a la mayor feria de armas del mundo –que se desarrollará hasta el viernes en Las Vegas-, la NRA ha anunciado “la lucha del siglo” contra Obama y sus planes de control.

“Os advertí de que este día estaba por llegar y así ha sido”, escribía a sus más de cuatro millones de seguidores Wayne LaPierre, vicepresidente del potente grupo. “No se trata de proteger a vuestros hijos. No tiene que ver con frenar el crimen. Se trata de prohibir vuestras armas. ¡PUNTO!”, escribió en la misiva LaPierre.

Mientras Obama apelaba al sentido común de los ciudadanos y confiaba en su deseo de cambiar el actual orden para que no sucedan nuevas masacres como la de Connecticut, la NRA ejercía su musculo más extremista y cargaba las tintas contra la actual Administración, a la que ha acusado de haber mentido en su intención de mantener un “debate abierto”. “Esa fue una sucia mentira”, redacta LaPierre. “No escucharon las preocupaciones de los dueños de armas. No consideraron ninguna solución real sobre cómo mantener a salvo a nuestro hijos”, prosigue el vicepresidente en la carta.

“Por el contrario, Barack Obama, Joe Biden y sus amiguitos contrarios a las armas en el Congreso sólo quieren CULPARTE, DENIGRARTE, ACOSARTE y DESPOJARTE de tus derechos protegidos en la Segunda Enmienda [la que consagra el derecho a poseer y portar armas]”, finaliza LaPierre (las mayúsculas lucen así en la misiva).

El martes por la noche, anticipándose al mensaje presidencial que pretende poner en marcha una serie de órdenes ejecutivas para prohibir las armas de asalto, limitar los cargadores a 10 balas y establecer un sistema exhaustivo de comprobación de antecedentes de los compradores de armas de fuego, la NRA inició su contraofensiva contra la Casa Blanca con un vídeo en el que calificaba al presidente de “hipócrita elitista” por oponerse a que haya guardas armados en los colegios mientras que sus dos hijas son protegidas por el Servicio Secreto. La reacción de la Casa Blanca no se ha hecho esperar y ha calificado el vídeo de “cobarde” y “repugnante”.

Tras la matanza en la escuela de Newtown hace un mes, la opinión pública de Estados Unidos se muestra más favorable sobre la necesidad de endurecer el control de armas. Según el sondeo publicado el lunes por el Centro Pew, el 85% de los consultados está de acuerdo en endurecer la venta de armas de fuego, un resultado similar a la encuesta conjunta del diario The Washington Post y la cadena ABC, en el que nueve de cada 10 entrevistados coinciden en incrementar el control de su adquisición.

La NRA asegura que desde que la Casa Blanca anunciara la adopción de medidas para evitar la repetición de matanzas como la de Sandy Hook, el número de sus afiliados se ha incrementado en 250.000 personas. La NRA cuenta en la actualidad con más de cuatro millones de miembros. Su influencia en el Capitolio –donde deberían de aprobarse las medidas de Obama- es significativa debido a la contribución económica a las campañas electorales de muchos de sus socios. Según un estudio citado por el diario The Washington Post, de los 435 miembros de la nueva Cámara de Representantes, 205 (el 47%), recibieron apoyo financiero de la NRA en la pasada legislatura. De los 100 senadores que se sientan actualmente en la cámara Alta, 42 aceptaron contribuciones de esa organización en el mismo periodo. En total, el 88% de los republicanos y el 11% de los demócratas que forman parte del 113 Congreso han obtenido en algún momento de su carrera política donaciones de la NRA.

http://internacional.elpais.com/internacional/2013/01/16/actualidad/1358364924_430342.html

 

Barack Obama junto al vocepresidente, Joe Biden, durante la presentación de las medidas sobre el control de armas. / JIM LO SCALZO (EFE)

El presidente es consciente de que ha abierto un conflicto con una de las entidades más poderosas del país, la Asociación Nacional del Rifle

Apoyado en la conmoción provocada por la matanza en la escuela de Newtown, Barack Obama ha lanzado este miércoles la más ambiciosa ofensiva contra las armas de fuego en varias décadas y ha prometido entregarse con toda su energía a lo que será una de las más costosas empresas de su segundo mandato. El presidente enviará al Congreso una propuesta, de incierto futuro, para la prohibición, entre otras medidas, de las armas de uso militar y ha firmado varios decretos para actuar sin permiso parlamentario en la mejora de las actuales medidas de control.

“Si hay una sola vida que podamos salvar, tenemos la obligación de intentarlo. Tenemos la obligación de actuar ahora”, ha declarado Obama en la emocionante ceremonia organizada para presentar esta arriesgada iniciativa. El presidente es consciente de que ha abierto un conflicto con una de las entidades más poderosas del país, la Asociación Nacional del Rifle (NRA, en sus siglas en inglés) y sobre uno de los pilares sobre los que se asienta el nacimiento de esta nación, el derecho a poseer armas, protegido por la Constitución.

La de Obama es una misión que va a encontrar muchos obstáculos en el camino –buena parte de los miembros del Congreso son elegidos en campañas financiadas por la NRA- y que quizá acabe en la derrota de la Casa Blanca

Se trata, pues, de una misión que va a encontrar muchos obstáculos en el camino –buena parte de los miembros del Congreso son elegidos en campañas financiadas por la NRA- y que quizá acabe en la derrota de la Casa Blanca. La NRA no sólo pretende ser la última salvaguardia de la libertad individual de los norteamericanos, sino que es la representación de uno de los más prósperos negocios del país. Habrá, por tanto, dinero y emociones a espuertas en el debate que hoy empieza.

Para ello, Obama ha aparecido arropado por familiares de la escuela de Newtown, por niños que le han escrito pidiéndole que ponga fin a esta violencia interminable y por muchos millones de norteamericanos –la mayoría, según las encuestas- horrorizados ante la realidad de que, en el mes transcurrido desde los sucesos de Newtown, han muerto ya por armas de fuego en Estados Unidos casi un millar de personas, la mitad de todas las víctimas norteamericanas en los once años de guerra en Afganistán. A esos compatriotas, Obama ha pedido que presionen a sus representantes parlamentarios para que este esfuerzo concluya felizmente con menos armas en la calle.

La iniciativa del presidente es ambiciosa respecto a la historia y la tradición estadounidenses, pero muy modesta si se compara con lo que ya es ley y norma en la mayoría de los países civilizados del mundo. Obama ha pedido al Congreso la prohibición de las llamadas armas de asalto (los rifles automáticos y semiautomáticos que utilizan los soldados en el campo de batalla), la limitación a 10 balas de los cargadores a la venta, que actualmente son de 30 o más, y, quizá lo más importante, la certificación de identidad y de antecedentes de todos los compradores de armas, sin excepción.

Obama ha pedido al Congreso la prohibición de las llamadas armas de asalto, la limitación a 10 balas de los cargadores a la venta y la certificación de identidad y de antecedentes de todos los compradores de armas

Esta última medida puede ser la más eficaz y es a la que con más contundencia se opone la NRA, porque es la que más amenaza su negocio. Actualmente, cerca de la mitad de las armas que se compran en EE UU se venden en ferias y convenciones en las que, según la ley, se puede adquirir cualquier producto sin límite y sin ninguna clase de identificación. Cualquier criminal puede construir impunemente su arsenal en esos lugares.

Si el Congreso lo aprueba, la comprobación de los datos personales de cada comprador de armas podría reducir su venta, espantar a los criminales y facilitar el trabajo de la policía en la investigación de los delitos.

Pero no va a ser fácil que lo apruebe, ni eso, ni las otras dos prohibiciones mencionadas. El presidente del Comité de Asuntos Judiciales del Senado, Patrick Leahy, ha anunciado que los debates en esa cámara comenzarán el próximo día 30. Los demócratas son mayoría en el Senado y, aunque también hay demócratas apoyados por la NRA, tienen más posibilidades de éxito en esa instancia. Pero cualquier cosa que apruebe el Senado tiene que llegar después a la Cámara de Representantes, bajo control de los republicanos y cuyo presidente, John Boehner, dijo ayer que discutirán lo que les propongan, sin anticipar su posición ni sugerir otras ideas.

La NRA ha alertado a sus seguidores de que el Gobierno viene a quitarles las armas, los comentaristas radiofónicos más iracundos hablan del regreso a la guerra civil

El ruido que va a producir este debate será de los que hagan época. La NRA ha alertado a sus seguidores de que el Gobierno viene a quitarles las armas. Los comentaristas radiofónicos más iracundos hablan del regreso a la guerra civil. Steve Stockman, un republicano de la Cámara por el estado de Tejas, ha advertido ya de que la prohibición de armas de fuego podría ser motivo de destitución del presidente (impeachment), en cuanto que supone una violación de la Segunda Enmienda constitucional.

Obama ha tenido cuidado de no imponer nuevas restricciones por decreto y se ha limitado con sus 23 medidas a perfeccionar el sistema actual. El apartado más importante en ese capítulo es la de la introducción de los antecedentes sobre enfermedades mentales entre los datos que las autoridades deben de facilitar a los vendedores de armas.

http://internacional.elpais.com/internacional/2013/01/16/actualidad/1358363720_927519.html

Obama saluda a unos niños que le escribieron cartas a favor del control de las armas, durante la rueda de prensa de hoy en Washington. JASON REED | Reuters

El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, durante su intervención AFP / Brendan Smialowski

El presidente estadounidense, Barack Obama, anunció hoy 23 medidas que aprobará por decreto para endurecer el control de acceso a las armas de fuego, entre ellas la prohibición de comercializar los fusiles de asalto.

Entre esas “órdenes ejecutivas”, que no necesitan pasar por el Congreso, anunciadas por Obama figuran también la exigencia de comprobación de antecedentes penales para todas las ventas y aumentar la cobertura médica en salud mental.

Esas medidas fueron anunciadas por el presidente de EE.UU. en respuesta a la masacre perpetrada en diciembre en Newtown, donde un joven mató a 20 niños y seis adultos en una escuela, así como a su madre, antes de suicidarse.

Además, Obama restringirá el acceso a los cargadores de alta capacidad y eliminará las balas perforadoras, e instará a que los estados compartan a nivel federal sus bases de datos sobre antecedentes criminales.

El plan reforzará la seguridad en las escuelas y colegios, ofrecerá fondos para la contratación de un millar de consejeros pedagógicos y psicológicos y la puesta al día de programas de emergencia.

Las medidas forman parte de las aportaciones realizadas por un equipo de trabajo encabezado por el vicepresidente de EE.UU., Joe Biden, que se ha reunido con miembros de la sociedad civil, funcionarios de seguridad y miembros del sector educativo.

Los decretos de Obama incluyen aumentar los recursos presupuestarios para facilitar el acceso a salud mental de estudiantes y jóvenes mediante la formación de 5.000 profesionales médicos específicos.

Las medidas anunciadas se dividen en cuatro categorías: evitar que las armas lleguen a manos inadecuadas, prohibir la venta de las armas de asalto, aumentar la seguridad en las escuelas y mejorar los servicios de salud mental.

La prioridad es proteger a los niños

Barack Obama dijo  que proteger a los niños de la violencia debe ser la principal “responsabilidad” de la sociedad, al anunciar 23 medidas para endurecer el control de las armas.

“Aunque reducir la violencia armada es un reto complicado, proteger a nuestros niños de esa violencia no debe ser un asunto que nos divida”, subrayó Obama en la Casa Blanca una comparecencia junto con su vicepresidente, Joe Biden.

Al acto fueron invitados también varios niños que escribieron cartas al presidente durante el último mes preocupados por la violencia de las armas a raíz de la tragedia de la escuela Sandy Hook de Newtown (Connecticut), donde el 14 de diciembre murieron en un tiroteo 20 niños y 6 adultos.

Obama leyó fragmentos de una carta escrita por una de las niñas presentes que le pedía que “trabaje duro” para frenar la violencia y las muertes causadas por las armas en Estados Unidos.

“Haré todo lo que esté en mi mano para lograrlo. Pero la única manera en que podemos cambiar es si el pueblo estadounidense se planta y lo exige”, subrayó el mandatario.

Además, destacó que para lograr un cambio “real y duradero” el Congreso “debe actuar” y aprobar leyes que complementen a los decretos presidenciales anunciados hoy.

“Junto con nuestra libertad de vivir nuestras vidas viene la obligación de permitir a otros que hagan lo mismo”, afirmó Obama, quien reiteró su apoyo a la Segunda Enmienda de la Constitución estadounidense, que recoge el derecho a portar armas, y a los propietarios “responsables”.

El presidente recordó también a las víctimas de la masacre de Newtown, entre ellas a una niña llamada Grace. “Vamos a hacer lo correcto por ellos”, urgió Obama. Mientras, el vicepresidente Biden, que ha liderado en las últimas semanas un grupo de trabajo encargado de presentar propuestas a Obama sobre el control de armas, dijo que es una “obligación moral” hacer todo lo posible para que matanzas como la de Newtown no se repitan.

http://www.lavanguardia.com/internacional/20130116/54361974959/obama-aprueba-23-medidas-endurecer-control-de-armas.html

Nueva York aprueba las normas más duras sobre posesión de armas de todo EE.UU.

EFE

Se convierte en el primer estado en aprobar leyes más estrictas tras la tragedia de Newton, en la que fueron asesinados veinte niños y seis adultos

El estado de Nueva York aprobó hoy las normas más duras sobre posesión de armas de fuego de todo EEUU, centradas en las armas de asalto y los cargadores de alta capacidad, en respuesta a la matanza escolar de Newtown de hace un mes. La Cámara estatal respaldó hoy por 104 votos a 43 una medida que había sido aprobada a última hora de la noche del lunes por el Senado neoyorquino por 43 votos frente a 18.

Estas medidas fueron promovidas por el gobernador estatal, el demócrata Andrew Cuomo, en respuesta a la matanza de Newtonw (Connecticut), lo que convierte a Nueva York en el primer estado del país en aprobar leyes más estrictas tras esa tragedia, en la que fueron asesinados veinte niños y seis adultos en una escuela primaria. Cuomo firmó inmediatamente después la entrada en vigor de la medida, en un acto en el que se felicitó del resultado e intentó tranquilizar a los dueños legales de armas de fuego. “Esta legislación no se dirige hacia los cazadores, los deportistas o los dueños legales que usan sus armas de forma adecuada. Se dirige a reducir la violencia y a hacer de Nueva York un lugar más seguro”, insistió.

Las medidas incluyen extender la definición de armas de asalto prohibidas, de forma que se prohíben las pistolas semiautomáticas y los rifles con cargadores separados, así como las escopetas semiautomáticas, siempre que tengan alguna característica técnica militar (como los sistemas para impedir los destellos de los disparos o la empuñadura antideslizante).

Los habitantes del estado que ya posean legalmente armas de estas características podrán mantenerlas, pero deberán registrarse obligatoriamente ante las autoridades. Otra medida importante es la prohibición de todos los cargadores con capacidad para más de siete balas. Por ejemplo, el autor de la matanza de Newtown usó un rifle semiautomático (la versión civil del M-16 que se usa en las fuerzas armadas de EEUU) y numerosos cargadores de 30 balas.

También se obliga a verificar los antecedentes penales de los compradores en todas las ventas de armas, incluyendo las que tienen lugar entre particulares, y se endurecen las penas para quienes trafiquen ilegalmente con armas o cometan delitos con armas de fuego. También se vigilarán las ventas de municiones, de forma que habrá una alerta cuando se produzcan operaciones de gran envergadura. Finalmente, los profesionales de la salud deberán comunicar a las autoridades cuándo consideran que una persona sufre problemas mentales que la hacen potencialmente peligrosa.

Este punto ha creado interrogantes entre psiquiatras y psicólogos, que temen que tengan que violar la confidencialidad sobre la salud mental de sus pacientes. La decisión de la Asamblea de Nueva York se produjo un día antes de que el presidente estadounidense, Barack Obama, presente propuestas a nivel nacional para limitar la posesión de armas de fuego, también en respuesta a la matanza de Newtown.

La Asociación Nacional del Rifle (NRA), que defiende el derecho a la libre posesión de armas, criticó hoy que Cuomo empleara un procedimiento de urgencia para sacar adelante estas medidas, sin apenas dar tiempo a los legisladores a estudiarlas. El fiscal general del estado, Eric Schneiderman, señaló tras la votación que se han tomado “medidas decisivas para proteger a los neoyorquinos de la violencia con armas de fuego”.

Analistas locales han señalado que la rapidez de la respuesta neoyorquina al tiroteo de Newtown puede ayudarle a ganar relevancia nacional en caso de que se decida a optar a la presidencia de Estados Unidos en las elecciones de 2016. Responsables de otros estados del noreste de EEUU, como el propio Connecticut, Maryland y Delaware, también han avanzado su intención de poner límites a la posesión de armas de asalto y de cargadores de alta capacidad.

http://www.abc.es/internacional/20130116/abci-nuevayork-armas-201301160024.html