Posts etiquetados ‘Al Qaeda’

El Ministerio del Interior tiene ya montado el dispositivo de seguridad para el Campeonato Mundial de Baloncesto, que se desarrollará en España desde el 30 de agosto hasta el 13 de septiembre.

Las medidas, según han señalado a LA RAZÓN fuentes conocedoras del asunto, se van a centrar en prevenir todo tipo de acciones delictivas, entre las que se encuentran los atentados del terrorismo yihadista.

Tres de las naciones participantes en la fase final, Estados Unidos, Francia y Egipto, se hallan en el punto de mira de los grupos que conforman este tipo de delincuencia, como ha quedado demostrado en los últimos meses y, singularmente, con la decapitación, hace dos días, por parte de asesinos del Estado Islámico (EI) de un periodista norteamericano. En el caso de Francia, por la operación contra el islamismo en Mali; y, en el de Egipto, por el impedimento de que los grupos musulmanes impusieran un régimen rigorista en el país.

En el dispositivo del Ministerio del Interior participan representantes del Cuerpo Nacional de Policía, Guardia Civil, Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y, al, celebrarse algunos de los 80 partidos del campeonato en Cataluña y el País Vasco, de los Mossos d´Esquadra y la Ertzaintza. España, según las citadas fuentes, tiene demostrada su capacidad en actuar preventivamente contra el terrorismo yihadista, por lo que los expertos confían en que el campeonato pueda celebrarse sin contratiempos. Sin embargo, advierten de la falta de escrúpulos y de humanidad que están demostrando los islamistas radicales, en especial los del Estado Islámico (EI), antes ISIL, que comanda el auto, proclamado «califa Ibrahim», antes Abu Bakr al Baghdadi. Algunos de sus miembros, entre ellos uno de origen inglés, son los autores del asesinato del citado periodista norteamericano. Esta acción criminal recuerda por sus connotaciones de inhumanidad y fanatismo a las que perpetraba, durante la guerra de Irak, el grupo que encabezaba el jordano Abu Musab al Zarkahui, que un día sí, y otro también, enviaba a los medios de comunicación vídeos de norteamericanos en el momento de su decapitación. El asunto provocó la lógica movilización de la opinión pública mundial hasta el punto de que el entonces líder de Al Qaeda Central (AQC), Osama Bin Laden, llamó al orden a Zarkahui. Los asesinatos siguieron, pero sin publicidad.

Las tropas de Estados Unidos lograron dar, no sin grandes dificultades, con este criminal y acabaron con su vida en junio de 2006, en una acción de guerra.

Se hizo tristemente famoso al ser identificado por la CIA entre el grupo de encapuchados que en 2004 había decapitado al empresario americano Nick Berg y al súbdito de la misma nacionalidad Eugene Armstrong. En ambos casos, como ha ocurrido ahora, los terroristas colgaron los vídeos en una web llamada Muntada Al Ansar. Buscaban, como hace el «califa Ibrahim», infundir el terror para que nadie se oponga a sus planes de implantar un califato mundial.

El problema es, según las citadas fuentes, que hemos vuelto a aquellos tiempos de la mano del «califa Ibrahim», que, tal y como adelantó LA RAZÓN en su edición de ayer, cuenta con unos 2.000 europeos entre sus filas, entre los que son mayoría ingleses, franceses y alemanes (300 cada uno), seguidos de los escandinavos y, en menor medida, de los italianos y los españoles, gracias a la referida eficacia de las Fuerzas de Seguridad en actuaciones preventivas.

Es decir, que cuenta con militantes fanatizados que no es que se puedan hacer pasar por europeos o de otras nacionalidades, sino que lo son y no tendrían dificultad alguna para sumarse a los aficionados que acudan a cada partido a animar a sus equipos. Por lógica, las fuentes consultadas no han querido dar ningún detalle sobre el número de efectivos que van a participar en el dispositivo del Campeonato Mundial de Baloncesto (son 80 partidos), ni los planes concretos para prevenir atentados terroristas y otro tipo de hechos delictivos. Se da como seguro que España, a través de los organismos internacionales, entre ellos Interpol, va a contar con todo el apoyo posible, en especial el de los países cuyas selecciones de basket estarán presentes en nuestro país.

El sirio español Mustafa Setmarian, Abu Musad Al Suri, que a raíz de la guerra de Siria habría logrado escapar de la cárcel de Alepo, pasa por ser uno de los integrantes del «comité ejecutivo» del Al Qaeda Central (AQC), cuyo jefe es el egipcio de Ayman Al Zawahiri. El enfrentamiento con el Estado Islámico del Abu Bakr Al Baghdadi, el «califa Ibrahim», es total, a muerte. Ambos grupos se disputan el mando del yihadismo mundial.

Tal y como adelantó este periódico, los expertos internacionales sospechan que, para hacer valer su fuerza, cada uno de los grupos estaría planeando un atentado de grandes dimensiones. El Campeonato Mundial de Baloncesto es un acontecimiento deportivo que será seguido por millones de espectadores a través de las cadenas de televisión, además de los que lo hagan en directo.

Setmarian es autor de un extenso manual en el que se explica a los terroristas todas las técnicas para llevar a cabo sus macabros planes. Entre los objetivos que fija como prioritarios están todos los relacionados con Estados Unicos, pero también incluye instalaciones y grandes concentraciones con motivo de acontecimientos deportivos.

Las fuentes consultadas subrayan que con todas estas consideraciones no se trata de alarmar a nadie, sino de que se sepa que las autoridades españoles, con el Ministerio del Interior a la cabeza, trabajan desde hace meses en los planes de seguridad del Campeonato Mundial de Baloncesto.

Los últimos acontecimientos ocurridos en el mundo del yihadismo radical, con la irrupción del antiguo ISIL reconvertido en EI, con sus 2.000 militantes europeos absolutamente fanatizados, dispuestos a todo, obligan a que las medidas de prevención se extremen aún más si cabe. En cualquier caso, España está al frente en lo que a acciones preventivas contra este tipo de terrorismo se refiere y eso es algo que se debe tener en cuenta.

Los equipos señalados

Estados Unidos empieza en Gran Canaria

 

Las estrellas de la NBA elegidas para disputar la Copa del Mundo tienen programado su primer entrenamiento en suelo español el domingo 24. Concretamente en Gran Canaria, donde se ejercitarán también el lunes 25 y disputarán un amistoso en el nuevo Gran Canaria Arena el martes 26 frente a Eslovenia. Su siguiente escala en España es Bilbao, la ciudad sede del Grupo C en la primera fase del torneo. Allí entrenarán los días 28 y 29 de agosto, para comenzar la competición oficial el sábado 30 ante Finlandia. Los octavos, cuartos y semifinales los disputarán en Barcelona, en el Palau Sant Jordi. Si los pronósticos se cumplen y llegan a la final, el 12 de septiembre aterrizarían en Madrid para luchar por las medallas. Siempre que viaja, el equipo americano es un caso especial en cuanto a medidas de seguridad. En los Juegos no pisan la Villa Olímpica y su hotel se convierte en un búnker sin acceso a aficionados o Prensa.

http://www.larazon.es/detalle_movil/noticias/7183723/espana/espana-prepara-un-plan-minucioso-de-seguridad-para-el-mundobasket-ante-la-amenaza-yihadista#.U_iiUGORYVI

De izda a dcha., y de arriba a abajo, los detenidos Farik Cheikh, Mustafá Maya Amaya, Paul Cadic, Tarik Ahnin, Soufian el Moumni, Mohamed Karraz y Chafik Jalel Ben Amara

Agentes de la Comisaría General de Información de la Policía española y de los Servicios de Seguridad de Marruecos han desarticulado la célula más importante responsable del envío de yihadistas a Siria y otras zonas de conflicto, según ha informado el Ministerio del Interior.

Ésta es la primera operación en la que agentes marroquíes se han integrado directamente en grupos de actuación policiales españoles. También ha sido clave tanto la información facilitada por el CNI como la colaboración del FBI norteamericano.

El principal dinamizador de esta red es el ciudadano español detenido y residente en Melilla, Mustafá Maya Amaya, quien, a través de Internet, se encargaba personalmente de escoger a los yihadistas voluntarios, cualquiera que fuese el país de origen.

Según la información oficiala, Maya, una vez superada la fase de selección, contactaba directamente con ellos y les proporcionaba las relaciones necesarias para que pudieran llegar, a través de pasadores, a la organización terrorista de destino. Esta red disponía de ramificaciones en numerosos países tales como Marruecos, Bélgica, Francia, Túnez, Turquía, Libia, Mali, Indonesia y Siria.

El Estado Islámico de Irak y Levante (ISIL), Jabhat Al Nusra (JN) y Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), todas ellas organizaciones terroristas en la órbita de Al Qaeda, han sido las principales receptoras de los voluntarios captados por esta red, cuyo destino último ha sido bien su integración plena como dirigentes y activos partícipes en atentados y ejecuciones públicas, o su participación en atentados suicidas.

‘Yihadistas’ de Francia

Según informa el Ministerio del Interior en una nota, la operación se inició en el año 2010 bajo la supervisión del titular del Juzgado Central de Instrucción número dos de la Audiencia Nacional, Ismael Moreno. Las investigaciones tomaron un impulso definitivo cuando se detectó en el domicilio de Maya Amaya a varios yihadistas venidos de Francia, a los que había seleccionado previamente, y a quienes se disponía a preparar para su marcha a Siria de forma inminente.

Además de capturar a Maya Amaya, se detuvo a los ciudadanos de nacionalidad francesa que se encontraban en la vivienda de Mustafa Maya, Paul Cadic y Farik Cheikh, ambos a la espera de desplazarse a Siria. Además, se detuvo a tres miembros de esta misma célula asentados en Marruecos: Tarik Ahnin, Soufian el Moumni y Mohamed Karraz.

En Málaga ha sido detenido también Chafik Jalel Ben Amara Elmedjeri, de nacionalidad tunecina, quien ejercía funciones o tareas en el ámbito de la falsificación documental a nivel internacional. Éste ya fue detenido el día 24 de febrero de 2006 por pertenencia a organización terrorista.

Registros domiciliarios

En total, se han realizado cuatro registros domiciliarios en las ciudades de Melilla y Málaga, donde se ha intervenido diverso material informático y numerosa documentación pendiente de analizar. También se han llevado a cabo varios registros en distintas localidades marroquíes.

En varias viviendas de la Cañada de Hidum, en Melilla, la Policía Nacional se ha incautado de abundante documentación en papel y soporte informático. Para acceder a las viviendas se ha desarrollado un fuerte despliegue policial para el que se han trasladado a la ciudad autónoma efectivos especializados desde la Península, en concreto, del Grupo Especiales de Operaciones (GEO), que se han encargado de las entradas, registros y detenciones, según informa Efe.

El pasado 11 de marzo EL MUNDO informó de que diversos informes policiales ponen de relieve que nuestro país sigue siendo una “base durmiente” de radicales. En esos informes, los servicios de inteligencia advierten de que el fundamentalismo islámico, vía hacia el yihadismo, sigue plenamente vivo en España.

30 radicales al mes

Entre otros elementos, esos informes constatan que en los últimos meses un centenar de yihadistas asentados en España se han trasladado a Siria vía Marruecos. Desde finales del pasado año han abandonado España una media de 30 islamistas radicales al mes. En muchos casos han viajado junto a sus mujeres e hijos.

Los informes de los servicios de Inteligencia constatan asimismo la importante cantidad de fundamentalistas que residen en España, pero que aún así están dispuestos a tomar las armas. Los analistas advierten de una segunda derivada del peligro: su regreso tras combatir en el extranjero, tras recibir entrenamiento y con experiencia bélica.

Los especialistas en la seguridad del Estado señalan en sus escritos que estos muyahidin viajan primero a bases de entrenamiento “donde, además de adoctrinarles, les enseñan el manejo de todo tipo de armas y explosivos“.

En estos informes se constata que algunos de estos españoles que se han marchado a Siria han muerto en atentados suicidas.

Los captados (españoles y marroquíes) parten del reino alauí y, desde allí, viajan hasta Turquía, desde donde son trasladados a Siria. Las comunicaciones desde Marruecos se realizan con teléfonos móviles españoles, porque los integrantes de la red entienden que “no son controlados por las autoridades marroquíes”.

La trama española fue prácticamente desmantelada por las Fuerzas y Cuerpos de la Seguridad del Estado en la operación Cesto, una actuación policial coordinada entre Francia y Bélgica. Esta red ha podido trasladar a Siria no menos de 600 muyahidin, un centenar desde España y el resto desde Marruecos.

FERNANDO LÁZARO

http://www.elmundo.es/espana/2014/03/14/5322aaf6268e3ed77b8b456a.html

Foto

Los atentados del 11-M fueron ideados en Karachi a finales de 2001 como venganza por el desmantelamiento de la célula que Al Qaeda había establecido siete años antes en España, un grupo bautizado con el nombre de Abu Dahdah en alusión al que fue su líder desde 1995. El ánimo de venganza fue esencial en la decisión inicial de atentar en España y en la temprana movilización, concretamente a partir de marzo de 2002, de lo que será la red que ejecutó el 11-M.

Así lo corroboran una serie de hechos. En primer lugar, que Amer Azizi, antiguo miembro de la desarticulada célula de Abu Dahdah, que no fue detenido por encontrarse en Irán cuando se desarrolló la Operación Dátil, fuese quien adoptó en su origen la decisión de atentar en España. En segundo lugar, que otro allegado de la misma, Mustafa Maymouni, se ocupase de recomponer una nueva y decididamente operativa célula yihadista en Madrid a partir de los restos de aquella. Por último, que tres seguidores más de Abu Dahdah —Serhane ben Abdelmajid Fakhet, el Tunecino; Said Berraj y Jamal Zougam— desempeñaron papeles fundamentales en la preparación y ejecución de la matanza en los trenes de Cercanías.

Además, en el caso del 11-M, no solo Azizi y otros implicados que procedían de la célula de Abu Dahdah albergaban deseos de venganza contra España y los españoles. También los guardaba Allekema Lamari, quien fue miembro de una célula del Grupo Islámico Armado (GIA), desarticulada en Valencia en 1997, que cumplía condena hasta su extemporánea excarcelación en 2002, juró que “los españoles pagarían muy caro su detención”.

Lamari no ocultaba su “resentimiento hacia España” y manifestaba que tras salir de prisión su “único objetivo” era “llevar a cabo en territorio nacional atentados terroristas de enormes dimensiones, con el propósito de causar el mayor número de víctimas posibles”, según se lee en distintos documentos del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) elaborados antes y después del 11-M. En uno de ellos se afirmaba que, de no haber sido uno de los fallecidos en la explosión suicida ocurrida en Leganés el 3 de abril de 2004, estaría decidido a “continuar con su venganza” contra “la población y los intereses españoles” con “la ejecución de nuevos atentados terroristas”.

¿Unos moritos de Lavapiés?

Pero los atentados en los madrileños trenes de Cercanías se llevaron a cabo no solo con la participación de individuos previamente relacionados con la célula de Abu Dahdah y con quienes estos atrajeron. La red terrorista del 11-M, que calculo estuvo compuesta en la práctica por más de treinta personas, tuvo un segundo componente, introducido a partir de las estructuras europeas del Grupo Islámico Combatiente Marroquí (GICM), cuyos dirigentes habían optado en febrero de 2002 por reorientar su actividad operativa, atendiendo a criterios de oportunidad, hacia países donde residieran sus miembros. Eso tuvo implicaciones directas en los parámetros de amenaza terrorista para Marruecos y España. En el verano de 2003 se sumó a la red terrorista un tercer componente: una banda de delincuentes comunes radicalizados en mayor o menor medida en el salafismo yihadista por lealtad a su jefe, Jamal Ahmidan, El Chino.

Lamari no ocultaba su “resentimiento hacia España”

Finalmente, los propios líderes de Al Qaeda en Pakistán asumieron los planes terroristas en curso unos cinco o seis meses antes del 11-M, mientras Amer Azizi se había convertido en adjunto al jefe de operaciones externas de esa organización yihadista y cuando la guerra de Irak ofreció un contexto favorable para presentarlos en el marco de su estrategia general.

A pesar de ello, en los años que siguieron al 11-M se extendió, tanto en ámbitos académicos como también entre las comunidades de inteligencia y los medios de comunicación, la siguiente interpretación: los atentados de Madrid fueron producto de una célula independiente, carente de conexiones internacionales significativas con organizaciones terroristas establecidas lejos de nuestras fronteras, y que cuantos de un modo u otro intervinieron en llevarlos a cabo eran inmigrantes musulmanes radicalizados a sí mismos en el contexto de la contienda iraquí por entonces en curso.

Tanto los implicados como su entramado, despectivamente retratados en España como “moritos de Lavapiés” serían exponentes, en definitiva, de lo que se denominó “una yihad sin líder”. Pues bien, la evidencia que proporciono en ¡Matadlos! refuta sobradamente esa interpretación del 11-M, tanto respecto a las características de los actores individuales y colectivos que estuvieron detrás de lo sucedido como al verdadero porqué de la decisión de atentar en España. La matanza en los madrileños trenes de Cercanías fue, en realidad, una expresión temprana a la vez que compleja de las capacidades con que podía llegar a contar Al Qaeda en Europa occidental dos años y medio después del 11-S.

Condiciones favorables

Pero si los terroristas pudieron cumplir su venganza y llevar a cabo la matanza en los trenes de Cercanías, pese al conocimiento previo que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado tenían de una sustanciosa porción de quienes pertenecieron a la red del 11-M e incluso al seguimiento al que habían sido sometidos algunos de ellos, fue porque se dieron varias condiciones favorables. Para empezar, los desajustes judiciales, el limitado conocimiento sobre el nuevo terrorismo internacional por parte del ministerio público durante demasiado tiempo y la inexistencia de una legislación adecuada para abordar los desafíos de dicho fenómeno global, hicieron posible que distintos individuos vinculados a células y grupos yihadistas en nuestro país, como la de Abu Dahdah, eludieran su detención o condena para terminar implicándose en la preparación y ejecución de los atentados de Madrid. Y es que las disposiciones sobre delitos de terrorismo que contempla el Código Penal no se modificaron, para mejor corresponder a las características y manifestaciones del actual terrorismo yihadista, hasta diciembre de 2010, más de nueve años después del 11-S y transcurridos casi siete desde el 11-M.

Por otro lado, los terroristas del 11-M mostraron una gran habilidad, a buen seguro derivada de la capacitación que algunos de ellos había adquirido en campos de entrenamiento de Al Qaeda en Afganistán, a la hora de preservar la naturaleza de sus intenciones. Por ejemplo, comunicándose entre sí mediante un uso del correo electrónico o de la telefonía móvil hasta entonces desconocido no solo para la policía o los servicios de inteligencia españoles sino también para otros europeos y occidentales en general. En cualquier caso, una coordinación —no ya óptima sino a la altura de las auténticas necesidades— entre las correspondientes secciones del Cuerpo Nacional de Policía y de la Guardia Civil dedicadas a la lucha contra el terrorismo yihadista, el tráfico de drogas y el comercio ilícito de sustancias explosivas, muy probablemente hubiese permitido cruzar datos, hacer sonar las alarmas y desbaratar los preparativos para perpetrar los atentados de Madrid.

Estremece que, aún dos años después de la matanza en los trenes de Cercanías, un 16% de los musulmanes residentes en España exhibían actitudes positivas hacia los atentados

Pero no fue hasta mayo de 2004, dos meses después del 11-M y transcurrido más de un cuarto de siglo desde que la democracia española hacía frente al terrorismo de ETA, cuando se hizo realidad el hasta esos momentos inexistente acceso conjunto y compartido a las bases de datos policiales para ambos cuerpos con competencias antiterroristas en todo el territorio nacional, al tiempo que se fundó el Centro Nacional de Coordinación Antiterrorista (CNCA).

Tampoco la cooperación intergubernamental en relación con la amenaza del terrorismo internacional —aunque se habían registrado avances desde los atentados del 11-S y era un campo al que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado venían prestando una cuidadosa atención, en especial por lo que se refiere a la Comisaría General de Información (CGI), contribuyó a impedir los atentados de Madrid como sí permitió frustrar los planes para perpetrar un segundo 11-M a inicios de 2008 en el metro de Barcelona. Pese a que los directa o indirectamente implicados en los atentados de Madrid eran extranjeros, residentes o no en nuestro país, sobre todo marroquíes, un buen número de ellos eran conocidos por las agencias de seguridad de sus países de origen e incluso algunos destacados integrantes de la red del 11-M fueron detenidos o investigados, antes de que se iniciara su formación o durante el proceso, en Francia, Reino Unido, Marruecos o Turquía. Pero del mismo modo que una Comisión Rogatoria internacional dirigida a las autoridades de este último país demoraba su tramitación en exceso, haciendo posible que Said Berraj no fuese detenido por pertenencia a la célula de Abu Dahdah y se convirtiera en uno de los terroristas del 11-M, los servicios antiterroristas marroquíes no trasladaron indicio alguno en base al cual sospechar de lo que se estaba preparando en España, pese a que en 2003 detuvieron al iniciador de la red del 11-M, Mustafa Maymouni, y a que las autoridades turcas entregaron ese mismo año a las de Rabat a Abdelatif Mourafik, quien inicialmente le transmitió las instrucciones de Amer Azizi desde Pakistán.

Una sociedad vulnerable

Sería un error, en otro sentido, ignorar que buena parte de los individuos implicados en la red del 11-M eran también conocidos, en el seno de la colectividad musulmana residente en Madrid, precisamente por el extremismo de sus actitudes y creencias religiosas. Tampoco resultaría acertado obviar el hecho de que fueron bastantes quienes en el seno de las mismas, acudiendo regularmente a lugares de culto islámico y teniendo contacto con sus responsables, en algún momento tuvieron razones para pensar que entre sus conocidos o amigos había quienes estaban preparándose para cometer atentados, dentro o fuera de España. La justificación que a menudo se hace del terrorismo en esos ámbitos, dependiendo de dónde, contra qué blanco o con qué propósito se ejecute un atentado, o la pretensión de que la lealtad basada en la pertenencia a una misma religión está por encima del respeto al Estado de Derecho y a la convivencia democrática, no son excusa para incumplir el deber de informar a las autoridades del país en que habitan. Estremece que, aún dos años después de la matanza en los trenes de Cercanías, un 16% de los musulmanes residentes en España exhibían actitudes positivas hacia los atentados contra civiles en supuesta defensa del islam o hacia el entonces líder de Al Qaeda, Osama bin Laden.

A diferencia de lo que ocurrió en el Reino Unido tras los atentados suicidas del 7 de julio de 2005 en Londres, la matanza del 11-M dividió a los españoles, incluso dividió a las víctimas de la matanza en los trenes de Cercanías y a sus familiares. Cabe asociar esta lacerante realidad a tres factores. En primer lugar, a la ausencia de un mínimo de sensibilización colectiva previa acerca de la amenaza que el terrorismo yihadista, además del de ETA, suponía para España y los españoles desde mediados los años noventa; en segundo lugar, a una cultura política en sí misma proclive a la polarización; en tercer lugar, a la ausencia de consensos de Estado en sectores fundamentales para las instituciones representativas, la sociedad civil y el conjunto de los ciudadanos, como la política exterior, la política de defensa o la propia política antiterrorista. Hay lecciones todavía por extraer de las consecuencias que acarrearon los atentados de Madrid, en el ánimo de edificar una sociedad española menos vulnerable a la par que más consciente y resiliente ante desafíos del actual terrorismo global que bien pueden derivar, como en el 11-M, de la venganza.

Madrid 8 MAR 2014

Fernando Reinares es catedrático de Ciencia Política y Estudios de Seguridad en la Universidad Rey Juan Carlos, e investigador principal de Terrorismo Internacional en el Real Instituto Elcano. Galaxia Gutenberg acaba de publicar su libro ¡Matadlos! Quién estuvo detrás del 11-M y por qué se atentó en España.

más información

http://politica.elpais.com/politica/2014/03/07/actualidad/1394224760_628015.html

Tren de alta velocidad en la estación de Frankfurt. | Reuters

Los trenes de alta velocidad de toda Europa están en el punto de mira de Al Qaeda. La organización terrorista planea atentados contra objetivos ferroviarios este verano, concretamente durante el mes de agosto, que no se realizarían con bomba, sino saboteando vías e instalaciones eléctricas.

El uso de explosivos, en esta ocasión se reservaría para detonaciones en el interior de túneles, aunque la organización deja vía a las células terroristas para utilizarlos puntualmente dentro de los trenes si lo consideran más conveniente.

Toda esta información sale de una conversación telefónica que han mantenido “dos altos cargos” de Al Qaeda y que ha sido interceptada por la agencia de espionaje estadounidense NSA (Agencia Nacional de Seguridad). El contenido de la conversación ha sido posteriormente filtrado al diario alemán Bild Zeitung, que en su edición de hoy publica los datos y confirma que las autoridades alemanas ya han reforzado la seguridad en torno a sus trenes de alta velocidad ICE, aumentando la vigilancia en estaciones y rutas desde hace varias semanas. El Ministerio de Interior alemán ha confirmado esta mañana que estaba al tanto de estas informaciones en el marco de las tareas de cooperación entre sus servicios secretos y los estadounidenses.

Cooperación con los servicios secretos

Esta conveniente filtración viene a reforzar las explicaciones dadas por la NSA a Alemania, después de conocerse gracias a los papeles de Snowden que millones de conversaciones telefónicas y correos electrónicos privados son espiados indiscriminadamente y de forma sistemática en territorio alemán. Precisamente este lunes, el ministro de Cancillería Roland Pofalla, comparece de nuevo ante la comisión parlamentaria de investigación, interesada en conocer al detalle el nivel de cooperación con los servicios secretos estadounidenses.

Durante su visita a Berlín, la pasada primavera, el presidente Obama justificó el espionaje asegurando que “ha servido para evitar atentados, no solamente en suelo norteamericano, sino también en suelo europeo”, lo que esta información vendría a probar. La canciller Merkel, por su parte, sigue instalada en la defensa de que “siempre que la libertad sea sacrificada en aras de la seguridad, las medidas deben responder al principio de la proporcionalidad”.

A principios de verano, la Administración estadounidense ya advirtió sobre “la posibilidad de que los terroristas ataquen los sistemas de transporte público y otras infraestructuras turísticas”, dijo el Departamento de Estado, y todo parece indicar que cuando fue emitido este comunicado, la información sobre el plan de ataques ferroviarios ya estaba en su poder.

http://www.elmundo.es/elmundo/2013/08/19/internacional/1376898729.html

Ibrahim al-Asiri (archivo)Ibrahim Hassan Tali al-Asiri es un militante saudí buscado por los servicios antiterroristas de Estados Unidos al que han acusado de hacer las bombas utilizadas en una serie de operaciones de alto nivel de Al-Qaeda en la Península Arábiga (AQAP) desde mediados de 2009.

Se cree que a sus 28 años de edad construyó el dispositivo que su hermano menor utilizó en el intento de asesinato del viceministro del Interior de Arabia Saudita en agosto de 2009, y que tambié diseñó la bomba en la ropa interior que un joven nigeriano intentó detonar en un avión con destino los EE.UU. el día de  Navidad.

También se cree que han hecho las bombas escondidas en dos paquetes que se encontraron en los aviones en Dubai y Reino Unido en octubre de 2010.

Ambos fueron enviados desde Yemen, donde reside, y se utiliza el potente explosivo tetranitrato de pentaeritritol (PETN) , que también se utilizó en los dos ataques anteriores. Los paquetes estaban dirigidos a sinagogas en los EE.UU..

Y en mayo de 2012, funcionarios estadounidenses dijeron que creían que Asiri había construido una versión mejorada de la bomba de la ropa interior, que fue supuestamente dada a un doble agente saudita reclutado para volar en un vuelo con destino a EEUU.

Lista de buscados

Conocido por el alias “Abu Saleh”, el Sr. Asiri nació en abril de 1982 en una familia de militares en la capital saudí, Riad.

Poco se ha informado sobre su vida, pero él tenía cuatro hermanos y tres hermanas, y fue encarcelado con anterioridad después de tratar de entrar en Irak para unirse a los insurgentes islamistas.

“Me metieron en la cárcel y por la manera de interrogarme, comenzamos a ver las profundidades de la servidumbre a los cruzados y su odio por los verdaderos adoradores de Dios” Asiri, según fue citado por una entrevista a Al-Qaeda producida en septiembre de 2009.

En 2007, la familia estaba viviendo junta en la ciudad santa de La Meca, cuando él y su hermano menor, Abdullah, desaparecieron.

“Estábamos planeando volver a Riyadh, pero Abdullah Ibrahim dijo que quería ir a Medina antes de volver con nosotros”, comentaba su padre Hassan, un militar retirado, al Saudi Gazette en 2009 .

“Abdullah después nos contactó para decir que estaba fuera del país, pero no dijo dónde. Desde ese día no tuvimos más noticias de él hasta que supimos de él y de su hermano por fotos en los medios de comunicación”.

Ibrahim fue el primer nombre en la lista de 83 saudíes y dos yemeníes que dijeron las autoridades saudíes eran buscados por “participar en actividades extremistas en el extranjero” con “grupos desviados”. Abdullah era el número 40.

Las autoridades dijeron que los hombres habían entrado ilegalmente en Yemen y se unieron a Al-Qaeda en la Península Arábiga , formado en enero de 2009 por la fusión de dos ramas regionales de la red islamista internacional en Yemen y Arabia Saudita.

AQAP estableció fortalezas en el centro y el sur de Yemen, donde fue protegido por las tribus que estaban cautelosos de la interferencia del gobierno. Adquirió nuevos reclutas y combatientes experimentados que regresaban de Irak y Afganistán, entre ellos varios ex detenidos en Guantánamo .

Acto despreciable

Ña primera operación fuera de Yemen la llevaron a cabo en Arabia Saudita en agosto de 2009 contra el jefe de seguridad del reino, el príncipe Mohammed bin Nayef Bin Abdul Aziz Al Saud, aunque sobrevivió con heridas menores.

Abdullah al-Asiri en un video antes de su muerte (2009) El hermano de Ibrahim al-Asiri, Abdullah, se hizo pasar por un militante que quería arrepentirse

El atacante suicida – que más tarde fue identificado como el hermano de 23 años de edad, Ibrahim, Abdullah – ocultaba un dispositivo que contenía alrededor de 100 gramos de pentrita dentro de su cuerpo, o dentro de su ropa interior. Utilizaba un detonador con un fusible químico, que no sería detectado por un detector de metales, según las autoridades saudíes.

Haciéndose pasar por un militante que quería entregarse personalmente al príncipe Abdullah voló en su avión privado a la ciudad de Jeddah y dió una audiencia privada en la sede del Ministerio del Interior.

Fotos de las secuelas mostraron un enorme cráter en el piso de hormigón, y el cuerpo de Abdullah separado por la mitad. .

Después del atentado, su padre dijo que estaba sorprendido de que Abdullah pudiese haber estado involucrado, y se quejó de que su hijo había sido “arrancado de su familia” por los extremistas. Algunos informes sugieren que Ibrahim había reclutado a su hermano.

“Denunciamos este acto despreciable, y estamos junto a nuestros guardianes en la cara de los enemigos de la nación y la Umma [comunidad musulmana],” dijo.

Bomba en calzoncillos usados ​​por Umar Farouk Abdulmutallab (27 diciembre 2009) Calzoncillos de Umar Farouk Abdulmutallab que contenían un artefacto explosivo

Después de la muerte de su hermano, se cree que Ibrahim haber diseñó la bomba calzoncillos presuntamente utilizadada por un joven nigeriano, Umar Farouk Abdulmutallab , en un intento de hacer estallar un avión de pasajeros en EE.UU. que volaba a Detroit el 25 de diciembre de 2009. Este dispositivo también contenía PETN y tenía un fusible químico.

AQAP más tarde emitió un comunicado diciendo que había tratado de vengar las incursiones recientes de las fuerzas yemeníes ayudados por los servicios de inteligencia militar y EE.UU..

Diez meses más tarde, a raíz de la alerta sobre las bombas enviadas desde Sanaa a los EE.UU. a través de las empresas de carga de UPS y FedEx, el Sr. Asiri fue acusado por funcionarios estadounidenses no identificados de hacer los dispositivos .

Los dispositivos PETN y uno de los detonadores eran casi exactamente el mismo que el realizado por el Sr. Abdulmutallab”, agregaron. Fotos publicadas por la policía de Dubai mostraron una bomba estaba escondida en el interior de una impresora.

Partes de una impresora con explosivos dentro de su cartucho de tóner, que se encuentran en un paquete por la policía de Dubai (30 octubre 2010) Otra bomba estaba oculta en una impresora y era trasladada desde Yemen a Estados Unidos

El Asesor Adjunto de Seguridad Nacional para la Seguridad Nacional y Contraterrorismo, John Brennan, no nombró al Sr. Asiri, pero confirmó que se cree que es la misma persona que ha hecho la bomba de la ropa interior .

“Creo que las indicaciones se basan ahora en el análisis forense y que se trata del mismo individuo responsable de fabricar estos dispositivos”, dijo a ABC News.

“Es un individuo muy peligroso.Claramente alguien que tiene una buena cantidad de entrenamiento y experiencia que necesitamos encontrarlo para llevarlo ante la justicia lo antes posible”, añadió el Sr. Brennan.

Sr. Asiri posteriormente se convirtió en un foco importante en los esfuerzos de inteligencia de Estados Unidos y en marzo de 2011 fue designado oficialmente un terrorista buscado.

En septiembre, las autoridades estadounidenses creían que había muerto en un ataque con misiles que mató al clérigo islamista radical nacido en Estados Unidos, Anwar al-Awlaki. Sin embargo, pronto se hizo evidente que el Sr. Asiri todavía estaba vivo.

En el primer aniversario de la muerte de Osama Bin Laden el 01 de mayo 2011 se acercaba, un boletín de inteligencia conjunta emitida por el Comando Norte de EE.UU., el FBI y el Departamento de Seguridad Nacional expresaron su preocupación de que Al Qaeda pretende “avanzar en las parcelas a lo largo de varios frentes, incluyendo nuevos esfuerzos que apuntan a la aviación occidental “.

A continuación, el 6 de mayo, funcionarios de Estados Unidos dijeron que junto a sus aliados habían frustrado un complot para bombardear un avión de EE.UU., con un dispositivo que llevaba las “señas de identidad” de la bomba de la ropa interior realizado por Umar Farouk Abdulmutallab en 2009.

Un hombre camina a través de un detector de metales en el aeropuerto John F. Kennedy de Nueva York El último artefacto explosivo atribuido a Ibrahim al-Asiri no tenía partes de metal para ayudar a evadir la detección

El ataque suicida planificado fue concebido en Yemen AQAP, pero fue frustrado antes de que se habiese seleccionado un blanco. Más tarde se supo que el aspirante a atacante era un agente de la inteligencia saudí.

El dispositivo, se informó, de que era una construcción sofisticada. Las autoridades dijeron que la acusación principal era un explosivo militar de alto grado que hubiera sido capaz de derribar un avión, y que podría haber sido detonada de dos maneras, en caso de que uno fallase.

La bomba tampoco tenía piezas de metal y probablemente no habría sido detectado por la mayoría de detectores de seguridad del aeropuerto. Cosido en la ropa interior a medida, habría sido difícil de detectar durante un cacheo.

Las autoridades dijeron que el último dispositivo llevaba las “señas de identidad” de Ibrahim al-Asiri.

Además de su experiencia en la fabricación de bombas, el Sr. Asiri también se dice que es un experto en la preparación de venenos y bien versado en las artes marciales.

Se cree que se esconde bajo la protección de las tribus locales en las provincias montañosas de Shabwa y Marib con el líder de AQAP, Nasser al-Wuhayshi, un ex asesor yemení de Osama Bin Laden.

http://www.bbc.co.uk/news/world-middle-east-11662143

Una nueva generación de explosivos diseñados por Al Qaida preocupa a Estados Unidos

Las autoridades estadounidenses están preocupadas por una nueva generación de explosivos líquidos que Al Qaida podría usar en un posible ataque, según dos altos funcionarios del Gobierno informados de la actual alerta terrorista y citados hoy por la cadena ABC. Con la nueva técnica, la ropa se moja en un líquido y, una vez seca, se convierte en explosivo.

Es «ingenioso», dijo uno de los funcionarios, mientras que el otro sostuvo que esa nueva generación de explosivos no sería detectada por las medidas de seguridad actuales. Las autoridades creen que esta nueva técnica ha sido desarrollada por Al Qaida en la Península Arábiga (AQPA), con sede en Yemen, y a la que pertenece el ciudadano saudí Ibrahim al Asiri, experto en explosivos.

A él se atribuye la creación de bombas pegadas a la ropa interior o implantadas quirúrgicamente en el cuerpo. Además de por los explosivos líquidos, las autoridades también están preocupadas por una posible acción de suicidas con bombas cosidas al cuerpo.

Estados Unidos ha apuntado a Yemen como probable foco de la alerta terrorista que le ha llevado a cerrar una veintena de embajadas y consulados, al ordenar a sus ciudadanos que abandonen «inmediatamente» ese país y retirar al personal no esencial de su embajada en Saná, un paso imitado por el Reino Unido.

La Casa Blanca ya había admitido que la amenaza «emana o se dirige a la Península Arábiga», y el Departamento de Estado ha subrayado su inquietud por el papel en la trama de AQPA.

Fuentes oficiales estadounidenses dijeron el lunes a «The New York Times» que la alerta se desató por varios mensajes entre el líder de Al Qaida, Aymán al Zawahiri, y el jefe de AQPA, Nasser Al Wuhayshi, que hablaban de un ataque el pasado domingo, un extremo que no ha sido confirmado ni desmentido por el Departamento de Estado.

Estados Unidos mantiene cerradas 19 sedes diplomáticas, entre ellas las de Jordania, Yemen y Egipto, que no abrirán hasta el próximo sábado por precaución.

Drones en Yemen

Mientras, el Gobierno ha autorizado en los últimos 10 días una serie de ataques con aviones no tripulados (drones) en Yemen para tratar de interrumpir cualquier complot terrorista, de acuerdo con fuentes oficiales citadas por «The Washington Post».

El presidente de EEUU, Barack Obama, defendió que su Gobierno haya tomado «todas las precauciones» por la amenaza de un posible ataque terrorista de Al Qaeda «lo suficientemente importante», según sus palabras, durante una entrevista con el programa «The Tonight Show del popular presentador Jay Leno que se emitirá esta noche.

http://www.abc.es/internacional/20130808/abci-autoriades-estadounidenses-preocupadas-explosivos-201308072107.html

En la Estrategia de Seguridad Nacional, que ayer aprobó el Gobierno con el consenso del PSOE, tan importante es lo que se dice como lo que se calla. Y en sus 83 páginas no hay una sola alusión, ni siquiera velada, al separatismo o al soberanismo. Es decir: la deriva independentista del nacionalismo catalán no afecta a la Seguridad Nacional que, según la definición contenida en el documento, es “la acción del Estado dirigida a proteger la libertad y el bienestar de sus ciudadanos, a garantizar la defensa de España y sus principios y valores constitucionales, así como a contribuir junto a nuestros socios y aliados a la seguridad internacional en el cumplimiento de los compromisos asumidos”. Aunque parezca un puro ejercicio académico, definir este concepto tiene gran trascendencia: permite saber de qué se habla cuando se invoca para recortar derechos y aclara que la seguridad nacional no es lo mismo que la seguridad del Estado.

En un momento en que la Sanidad o la Educación se privatizan, la Seguridad Nacional se considera un “servicio público”, al que deben contribuir no solo la Administración central, sino también autonomías y ayuntamientos, “con espíritu de solidaridad y lealtad constitucional”, así como el conjunto de los ciudadanos.

La nueva estrategia —que sustituye la que coordinó Javier Solana y aprobó en 2011 el Gobierno Zapatero— tampoco menciona la Alianza de Civilizaciones, a la que su antecesora dedicaba un apartado, pero sí muchos otros temas. Estos son los más relevantes:

Final de ETA. “La madurez de la sociedad española, con las víctimas como referencia ética; la unidad de los partidos políticos, la actuación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y de los Servicios de Inteligencia, el trabajo de los jueces y fiscales, así como la cooperación internacional, han logrado imponerse a la amenaza de la banda terrorista. La fortaleza del Estado de derecho, la solidez de sus instituciones y la eficacia de las acciones implementadas han derrotado a ETA sin que esta haya conseguido sus objetivos”.

Terrorismo yihadista. “España es también objetivo del terrorismo yihadista y, en especial, de Al Qaeda en el Magreb Islámico”. Y ello debido a su “relativa cercanía a regiones inestables como el Sahel; la posible radicalización de inmigrantes tanto de primera como de segunda generación […], la insistencia de los grupos fundamentalistas islámicos en presentar a España como parte del imaginario del Islam, así como nuestra implicación decidida en la lucha contraterrorista”, dentro y fuera del país.

Fuente: ‘Estrategia de Seguridad Nacional’.

Marruecos y el Sáhara. No menciona a Marruecos y solo habla genéricamente del Magreb. Advierte del riesgo de inestabilidad derivado de la primavera árabe, pero reconoce que su “principal consecuencia hasta ahora es la elección democrática de gobiernos responsables ante los ciudadanos”. Respecto al Sáhara, repite la doctrina oficial: respaldo a una “solución política justa, duradera y mutuamente aceptable para las partes”. Da por hecho que “el programa nuclear iraní no corresponde a un desarrollo exclusivamente civil”, sino militar.

Ceuta, Melilla y Gibraltar. Cita a Ceuta y Melilla al definir a España como “un Estado que comprende territorio peninsular, los archipiélagos balear y canario y las dos ciudades autónomas de Ceuta y Melilla”. Y recuerda que es “prioridad estratégica [de España] mantener la preparación y capacidad para abordar aquella amenazas a las que tenga que hacer frente de forma autónoma”. Es decir, la defensa de las dos ciudades norteafricanas, no cubiertas por el paraguas de la OTAN. Más contundente se muestra con la colonia británica de Gibraltar, que califica de “anomalía” y “disfunción” y “plantea a España y Europa problemas de seguridad”.

Riesgos y amenazas. La nueva estrategia es continuista con la de Solana. A los nueve riesgos y amenazas que incluía dicho documento añade el espionaje y la vulnerabilidad del espacio marítimo. Desaparece uno de los potenciadores de riesgo: las “disfunciones de la globalización”.

Ciberseguridad. “El ciberespacio conlleva serios riesgos y amenazas”. Los ciberataques se han convertido en un potente instrumento de agresión contra particulares e instituciones públicas y privadas. Estos ataques ilícitos proceden “de grupos terroristas, redes de crimen organizado, empresas, Estados o individuos aislados”. La principal novedad es que las ciberamenazas ya no constituyen solo un apartado específico, sino un nuevo territorio en el que se materializan todas las demás. Por ejemplo, Internet puede emplearse para el proselitismo o la propaganda terrorista, para lanzar ataques contra infraestructuras críticas o transferir tecnología de armas de destrucción masiva, por lo que propone la adopción de “medidas preventivas de vigilancia del uso de la red”.

Inmigración irregular. La estrategia constata “la escasez de las llegadas” de inmigrantes, lo que “reduce los riesgos en el control fronterizo y los aumenta para la seguridad en el interior”. ¿Cuáles son esos riesgos? El incremento de la conflictividad social o la radicalización de los inmigrantes, pero también “una percepción negativa” de los mismos por el resto de la sociedad. Es decir, la xenofobia. Paradójicamente, alerta de que “la falta de acceso [de los inmigrantes] a servicios” sociales (lo que ha hecho el PP al negar la atención sanitaria a los irregulares) puede agravar el problema.

La crisis económica. “La crisis financiera y económica” que sufre España, “representa uno de los mayores retos para la Seguridad Nacional”, constata el documento. Tras asegurar que su origen está en “desequilibrios económicos o de los mercados, actuaciones ilegales o deficiente funcionamiento de los órganos supervisores”, subraya que los paraísos fiscales son “un factor desestabilizador” y propone algunas medidas que suscribirían los sindicatos: “Establecimiento de un marco socio-laboral basado en el diálogo social”.

http://politica.elpais.com/politica/2013/05/31/actualidad/1370027040_282333.html