Posts etiquetados ‘Magreb Islámico’

En la Estrategia de Seguridad Nacional, que ayer aprobó el Gobierno con el consenso del PSOE, tan importante es lo que se dice como lo que se calla. Y en sus 83 páginas no hay una sola alusión, ni siquiera velada, al separatismo o al soberanismo. Es decir: la deriva independentista del nacionalismo catalán no afecta a la Seguridad Nacional que, según la definición contenida en el documento, es “la acción del Estado dirigida a proteger la libertad y el bienestar de sus ciudadanos, a garantizar la defensa de España y sus principios y valores constitucionales, así como a contribuir junto a nuestros socios y aliados a la seguridad internacional en el cumplimiento de los compromisos asumidos”. Aunque parezca un puro ejercicio académico, definir este concepto tiene gran trascendencia: permite saber de qué se habla cuando se invoca para recortar derechos y aclara que la seguridad nacional no es lo mismo que la seguridad del Estado.

En un momento en que la Sanidad o la Educación se privatizan, la Seguridad Nacional se considera un “servicio público”, al que deben contribuir no solo la Administración central, sino también autonomías y ayuntamientos, “con espíritu de solidaridad y lealtad constitucional”, así como el conjunto de los ciudadanos.

La nueva estrategia —que sustituye la que coordinó Javier Solana y aprobó en 2011 el Gobierno Zapatero— tampoco menciona la Alianza de Civilizaciones, a la que su antecesora dedicaba un apartado, pero sí muchos otros temas. Estos son los más relevantes:

Final de ETA. “La madurez de la sociedad española, con las víctimas como referencia ética; la unidad de los partidos políticos, la actuación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y de los Servicios de Inteligencia, el trabajo de los jueces y fiscales, así como la cooperación internacional, han logrado imponerse a la amenaza de la banda terrorista. La fortaleza del Estado de derecho, la solidez de sus instituciones y la eficacia de las acciones implementadas han derrotado a ETA sin que esta haya conseguido sus objetivos”.

Terrorismo yihadista. “España es también objetivo del terrorismo yihadista y, en especial, de Al Qaeda en el Magreb Islámico”. Y ello debido a su “relativa cercanía a regiones inestables como el Sahel; la posible radicalización de inmigrantes tanto de primera como de segunda generación […], la insistencia de los grupos fundamentalistas islámicos en presentar a España como parte del imaginario del Islam, así como nuestra implicación decidida en la lucha contraterrorista”, dentro y fuera del país.

Fuente: ‘Estrategia de Seguridad Nacional’.

Marruecos y el Sáhara. No menciona a Marruecos y solo habla genéricamente del Magreb. Advierte del riesgo de inestabilidad derivado de la primavera árabe, pero reconoce que su “principal consecuencia hasta ahora es la elección democrática de gobiernos responsables ante los ciudadanos”. Respecto al Sáhara, repite la doctrina oficial: respaldo a una “solución política justa, duradera y mutuamente aceptable para las partes”. Da por hecho que “el programa nuclear iraní no corresponde a un desarrollo exclusivamente civil”, sino militar.

Ceuta, Melilla y Gibraltar. Cita a Ceuta y Melilla al definir a España como “un Estado que comprende territorio peninsular, los archipiélagos balear y canario y las dos ciudades autónomas de Ceuta y Melilla”. Y recuerda que es “prioridad estratégica [de España] mantener la preparación y capacidad para abordar aquella amenazas a las que tenga que hacer frente de forma autónoma”. Es decir, la defensa de las dos ciudades norteafricanas, no cubiertas por el paraguas de la OTAN. Más contundente se muestra con la colonia británica de Gibraltar, que califica de “anomalía” y “disfunción” y “plantea a España y Europa problemas de seguridad”.

Riesgos y amenazas. La nueva estrategia es continuista con la de Solana. A los nueve riesgos y amenazas que incluía dicho documento añade el espionaje y la vulnerabilidad del espacio marítimo. Desaparece uno de los potenciadores de riesgo: las “disfunciones de la globalización”.

Ciberseguridad. “El ciberespacio conlleva serios riesgos y amenazas”. Los ciberataques se han convertido en un potente instrumento de agresión contra particulares e instituciones públicas y privadas. Estos ataques ilícitos proceden “de grupos terroristas, redes de crimen organizado, empresas, Estados o individuos aislados”. La principal novedad es que las ciberamenazas ya no constituyen solo un apartado específico, sino un nuevo territorio en el que se materializan todas las demás. Por ejemplo, Internet puede emplearse para el proselitismo o la propaganda terrorista, para lanzar ataques contra infraestructuras críticas o transferir tecnología de armas de destrucción masiva, por lo que propone la adopción de “medidas preventivas de vigilancia del uso de la red”.

Inmigración irregular. La estrategia constata “la escasez de las llegadas” de inmigrantes, lo que “reduce los riesgos en el control fronterizo y los aumenta para la seguridad en el interior”. ¿Cuáles son esos riesgos? El incremento de la conflictividad social o la radicalización de los inmigrantes, pero también “una percepción negativa” de los mismos por el resto de la sociedad. Es decir, la xenofobia. Paradójicamente, alerta de que “la falta de acceso [de los inmigrantes] a servicios” sociales (lo que ha hecho el PP al negar la atención sanitaria a los irregulares) puede agravar el problema.

La crisis económica. “La crisis financiera y económica” que sufre España, “representa uno de los mayores retos para la Seguridad Nacional”, constata el documento. Tras asegurar que su origen está en “desequilibrios económicos o de los mercados, actuaciones ilegales o deficiente funcionamiento de los órganos supervisores”, subraya que los paraísos fiscales son “un factor desestabilizador” y propone algunas medidas que suscribirían los sindicatos: “Establecimiento de un marco socio-laboral basado en el diálogo social”.

http://politica.elpais.com/politica/2013/05/31/actualidad/1370027040_282333.html

La Policía Nacional ha detenido en España a dos miembros de la filial de Al Qaida en el Magreb Islámico (AQMI) que, según el Ministerio del Interior, responden al perfil de los dos terroristas de origen checheno que llevaron a cabo el atentado de Boston (Estados Unidos).

Los detenidos son Nou Mediouni, de origen argelino, que ha sido arrestado en Zaragoza, y Hassan El Jaaouani, apresado en Murcia. El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha destacado que existían «datos fundados» para proceder a la detención de los dos presuntos terroristas islamistas, recoge Ep. Se trataba de dos «lobos solitarios», según el ministro, que los ha comparado con Mohamed Meraa, el autor de los asesinatos del año pasado en Toulouse (Francia), y con los hermanos chechenos Tsarnaev.

En los registros que se están practicando, los agentes han encontrado a uno de los detenidos un documento en el que se hace apología del atentado en la maratón de Boston.

El detenido en Zaragoza, Nou Mediouni, de 23 años, era usuario habitual de una plataforma radical islámica, desde la que responsables de AQMI recutaban a los candidatos con un perfil más extremista. Mediouni fue reclutado en este foro.

Según informa Interior, este presunto terrorista recibió instrucciones para su viaje a un campo de entrenamiento yihadista ubicado en el norte de Mali y dirigido por la rama de Al Qaida en el Magreb. El detenido no consiguió tener una vía segura de contacto, lo que le obligó a regresar a España «mostrando un elevado nivel de frustración por no haber podido morir como un mártir».

Hassan El Jaaouani, de 52 años y que ha sido arrestado en Murcia, también contactó con los responsables de AQMI ubicados en Mali. Uno de esos contactos está relacionado con el secuestro y posterior asesinato de dos ciudadanos franceses en Níger en enero de 2011.

Los arrestos han sido ordenados por el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz. Según fuentes jurídicas, los presuntos islamistas no tienen «ninguna vinculación con los hechos de Boston». Nou Mediouni y Hassan El Jaaouani, que comparecerán este jueves en la Audiencia Nacional, se habrían radicalizado en los últimos tiempos y accedían a páginas yihadistas.

Esta operación, que llevaba más de un año en marcha, ha sido posible por la colaboración policial internacional mantenida entre la Comisaría General de Información y los servicios policiales homólogos de Francia y Marruecos.

http://www.abc.es/espana/20130423/abci-detenidos-islamistas-alqaeda-201304231010.html

Mina de uranio de la empresa francesa Areva en Arlit (Níger). / AP

Francia ha ordenado a sus fuerzas especiales que protejan las instalaciones de uranio del gigante nuclear estatal Areva en Níger ante la amenaza de ataques contra sus intereses tras la intervención de su ejército en Malí, según ha revelado este jueves una fuente militar a Reuters.

Areva es el mayor inversor extranjero en Níger, y lleva extrayendo uranio en Níger desde hace más de cinco décadas y suministra gran parte del material en bruto que emplea la industria de la energía nuclear de Francia. La energía nuclear representa el 75 % de la producción eléctrica en Francia.

La fuente militar ha confirmado una información adelantada por el semanario ‘Le Point’, que afirmaba que París ha enviado a las fuerzas especiales y material a los lugares de producción de uranio de Areva en Imouraren y Arlit, aunque no ha querido dar más detalles. El Ministerio de Defensa no ha comentado la información, y Areva se ha limitado a señalar que no habla de cuestiones de seguridad.

Irónicamente, las minas de uranio en Níger son el lugar simbólico donde nació hace una década la guerra de Occidente contra Al Qaeda. Funcionarios de la administración Bush, deseosos de iniciar la guerra contra Irak, pidieron a sus servicios de inteligencia y a los de sus aliados cualquier información que vinculara a Al-Qaeda con Irak y que indicara que Bagdad trataba de adquirir armamento nuclear. El entonces secretario de Estado, Colin Powell, acabó presentando un informe falso, que incluía fotografías tomadas en Níger, para preparar el ‘casus belli’ en la ONU, atribuyéndolo a servicios secretos extranjeros, y Bush llegó a atribuir la información a Gran Bretaña.

Hace dos años, en septiembre de 2011, siete trabajadores, incluidos cinco franceses, fueron secuestrados en Arlit por Al Qaeda del Magreb Islámico (AQMI). Posteriormente los secuestradores liberaron a tres de los rehenes, pero todavía retienen a cuatro franceses. Areva cuenta con unos 2.700 trabajadores en Níger y tiene previsto comenzar a explotar una tercera mina en Imouraren este año o el próximo.

Una portavoz de la compañía señaló este mes que el Gobierno francés no les había pedido reducir el personal en Níger y dijo que Areva contaba con un amplio plan de seguridad para sus empleados y que éste había sido revisado por las autoridades francesas.

Desde el once de enero, a petición del Gobierno de Malí y con la luz verde del Consejo de Seguridad de la ONU y de la comunidad internacional, París ha lanzado ataques aéreos y ha enviado a unos 3.200 soldados a Malí, país fronterizo con Níger, para evitar el avance de los rebeldes de Al Qaeda y Tuareg que amenazaban la integridad territorial de su excolonia.

Los insurgentes han amenazado con vengarse golpeando objetivos franceses en la región del Sahel y fuera de ella, y unos días después del comienzo de la operación Serval atacaron una planta gasista en In Amenas, sudeste de Argelia, tomando centenares de rehenes. El secuestro acabó con un ataque del ejército argelino y la muerte de una treintena de trabajadores de la planta y de otros tantos yihadistas.

Mientras tanto, un convoy que transporta a dos centenares de soldados desde Chad hasta Malí llegó el jueves a Niamey, capital de Níger. Djamena ha decidido enviar 2.000 militares a la zona del conflicto a petición de París. Esas tropas ayudarán a las fuerzas de la Misión Internacional de Apoyo a Malí organizada por la CEDEAO, pero no estarán bajo su mando.

Según France Presse, en este momento hay ya 600 soldados chadianos y 500 nigerianos en Ouallam, al norte de Níger, cerca de la frontera con Malí. Estos dos batallones se desplegarán en la región de Gao, al norte del territorio malienseí, para ayudar a las tropas francesas y las gubernamentales a arrebatar a los islamistas los feudos donde se instalaron hace un año.

http://internacional.elpais.com/internacional/2013/01/24/actualidad/1359039101_983020.html

Francia endurece su discurso contra el terrorismo, que exige ocupar todo Malí

El Gobierno francés ha endurecido este domingo su discurso contra los grupos terroristas en el Sahel tras el fin del ataque al complejo gasístico argelino, calificado de «acto de guerra», y ha señalado que la operación militar que ha lanzado en Malí busca reconquistar totalmente ese país, sin dejar bolsas.

Varios ministros, como el sábado lo había hecho el presidente francés, François Hollande, salieron en defensa de la operación militar de las autoridades argelinas para poner fin a la acción de los salafistas en In Amenas, y de su negativa a cualquier negociación.

El más taxativo fue el titular de Defensa, Jean-Yves Le Drian, que dijo que cuando hay tantas personas amenazadas no se puede hablar de toma de rehenes, sino de «un verdadero acto de guerra» y «frente a un acto de guerra, el gobierno argelino (…) no tenía otra solución que reaccionar como si estuviera en guerra».

«Argelia ha demostrado que no aceptará agresiones de este tipo», señaló Le Drian.

El papel de Argelia

El jefe de la diplomacia francesa, Laurent Fabius, también ha justificado la «respuesta adaptada» de Argel porque «frente al terrorismo hay que ser implacable» ya que «es un mal absoluto (…) y necesita una firmeza absoluta».

Una forma de acallar las críticas, en particular de algunos países que tenían muchos ciudadanos entre los rehenes, de no haber intentado una salida conciliadora para intentar salvar sus vidas.

«Me choca un poco -comentó Fabius- cuando se da la impresión de que los argelinos fueron los culpables», cuando lo que ocurrió es responsabilidad del grupo salafista que dirigió el ataque.

Y además, puso el acento en que Argelia «está comprometido en la lucha contra el terrorismo», una forma de respaldar a un país que resulta clave para el éxito de la operación que Francia ha lanzado en Mali.

Precisamente, Le Drian detalló las misiones que se ha marcado para esa intervención, iniciada la semana pasada, y en particular que el objetivo final es «la reconquista total de Malí, no vamos a dejar que queden bolsas» de resistencia en los que puedan seguir desarrollándose los grupos terroristas con diferentes tráficos.

La misión en Malí

El ministro de Defensa reiteró la idea de que «Francia tiene intención de pasar el relevo a las fuerzas africanas (…), cuanto antes, mejor», aunque puntualizó que si las tropas llegadas de otros países de la región les solicitan, podrán prestarles ayuda.

Una cuestión delicada es la ausencia de tropas de otros países europeos. Fabius recalcó que la UE carece de una política común de defensa y reconoció que querría que otros Estados europeos se implicaran más, más allá de la misión de formación del ejército de Mali o el apoyo logístico al transporte de medios militares.

Le Drian, en un tono muy diplomático, casi irónico, indicó que «si hay países europeos que quieren hacer más, no cerramos la puerta».

Del desarrollo de las operaciones sobre el terreno, el ministro de Defensa precisó que hasta esta tarde «la ciudad de Diabali no (había) sido tomada por las fuerzas de Malí», pero que espera que eso ocurra «pronto», y que lo que ya no había allí era camionetas de los rebeldes con ametralladoras.

Hollande recibió esta tarde a los familiares de los siete rehenes franceses secuestrados en el Sahel, a los que trató de transmitir su compromiso de que su gobierno hará lo posible para liberarlos, sin descartar nada, aunque la operación en Mali ha podido complicar ese desenlace.

Le Drian informó de que esos rehenes franceses Sahel, capturados en Mali y Níger en los tres últimos años por grupos vinculados a Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), están vivos y «hay contactos» con los secuestradores.

Por otro lado, el Gobierno francés confirmó que se ha reforzado la seguridad de sus empresas que trabajan en la región del Sahel, aunque no quiso precisar qué instalaciones ni qué compañías.

http://www.abc.es/internacional/20130120/abci-francia-postura-argelia-mali-201301202103.html

¿Se imagina usted una máquina de contar billetes y confirmar su autenticidad en medio del desierto? Los terroristas de Al Qaida del Magreb Islámico (AQMI) las tienen en el que es desde hace aproximadamente una década su santuario, en medio de la nada. Es el instrumento necesario para que nos les den gato por liebre cuando cobran las descomunales cantidades de dinero en forma de rescates que obtienen por liberar a sus rehenes occidentales.

Ese dinero se ha convertido en la principal fuente de financiación de la banda, según especialistas en la materia. España es de los que ha negociado para lograr sacar de aquel infierno a los cinco ciudadadanos de nuestro país que han pasado por él entre 2009 y 2012.

De forma paralela, los terroristas participan de las redes de delincuencia organizada que se hallan tejidas por toda la región. Todo vale para tratar de imponer por la fuerza su sueño de estado islámico bajo la «sharía» (ley islámica).

La opacidad con la que se llevan a cabo los pagos tras intensas negociaciones de meses de idas y vueltas desde capitales africanas a lugares remotos en medio del desierto impide saber con exactitud cuánto han ganado los terroristas con los secuestros.

Millones de euros

Algunas fuentes entienden que con los últimos pagos podrían haber elevado el total de lo ganado a entre 50 y 100 millones de euros. En 2010 Souleimou Boubeye Maiga, ex ministro de Defensa y ex jefe de los servicios secretos de Malí, calculaba en una entrevista con ABC que habían obtenido entre diez y doce millones de euros. Desde entonces la cifra no ha dejado de subir. Todo eso les ha servido para adquirir armamento, reforzarse, sobrevivir como grupo y llevar a cabo nuevas acciones.

El origen del actual entramado de AQMI se remonta a la guerra civil que costó la vida a unas 200.000 personas en Argelia de los años noventa del pasado siglo. El sanguinario Grupo Islámico Armado (GIA) se convirtió en el Grupo Salafista para la Predicación y el Combate (GSPC), que se hizo fuerte en los maquis norteños del gigante magrebí antes de extender sus tentáculos hacia el sur internacionalizando sus actividades con el envío de sus hombres a las inmensidades sahelianas, especialmente al norte de Malí.

Osama Bin Laden había dado uno de sus grandes golpes en África con los atentados a las embajadas norteamericanas en Kenia y Tanzania en 1998, solo tres años antes de los ataques en Estados Unidos el 11 de septiembre de 2001. El fulgurante ascenso de la empresa terrorista de Bin Laden sirvió para que el GSPC pasara a llamarse AQMI en el quinto aniversario de aquel infausto 11-S.

Chechenia y Afganistán

Muchos de los terroristas se habían hecho fuertes en la región del Magreb y el Sahel habían pasado por las escuelas yihadistas de Chechenia y Afganistán. Estaban formados y preparados para sobrevivir en unas duras condiciones de vida como las del desierto o para llevar a cabo operaciones de comando como la del asalto a una planta de gas efectuado este miércoles en Argelia.

Se calcula que son entre 1.000 y 1.500 hombres los que en la actualidad se agrupan en diferentes células y grupos en el norte de Malí, pero el conflicto abierto en ese país hace un año ha servido, sin duda, para que se refuercen con elementos llegados de otros países y de bandas afines. La porosidad de las fronteras les lleva a veces a cambiar con frecuencia de país.

El primer gran secuestro fue el de 32 europeos en 2003. La mitad de ellos fueron liberados en el norte de Malí tras el pago de una cantidad de dinero que nunca se ha hecho oficial. Pero hay otras vías de financiación.

Cualquiera que conozca a un musulmán pío sabe que no consume drogas, pero, según fuentes diplomáticas malíes y occidentales, los cabecillas de AQMI no son ajenos al tráfico de importantes cargamentos de droga que necesitan atravesar su territorio para llegar, principalmente, a Europa. No la tocan, pero sí se lucran de ella. Y también obtienen beneficios de otros tráficos como el de tabaco, coches, armas y, en algunos casos, hasta de emigrantes sin papeles.

Nómadas en todoterreno

Su radio de acción va desde Mauritania a Libia pasando por Malí, Argelia, Túnez y Níger, esencialmente. Sus células se han convertido con el paso de los años en una especie de tribu nómada a bordo de vehículos todoterreno –con frecuencia de modelo pick-up- que no tienen problemas en alimentar a pesar de que no hay ni una gasolinera en cientos de kilómetros a la redonda.

Además de los bidones con el combustible llevan agua –los pozos son contados-, algo de comida y lo justo para a veces montar unas cuantas jaimas a modo de pequeño campamento. De vez en cuando pasan épocas en la retaguardia, bien en pequeñas localidades o en compañía de otros nómadas de la región con los que han trabado relaciones.

Navegan sin problemas por las inmensidades del desierto. Como todo habitante de la zona acostumbrado a conducir pueden moverse sin problemas incluso de noche y en medio de la nada el teléfono satélite se ha convertido en una herramienta fundamental con la que comunicarse o poner precio a los rehenes.

Luis de Vega

http://www.abc.es/internacional/20130118/abci-argelia-mali-aqmi-201301172155.html

Abu al Baraa, presunto líder del comando que tomó la planta. / AFP

Casi nadie sabe si Míster Marlboro, Mojtar Belmojtar, un argelino de 40 años, está presente entre los terroristas que han asaltado la planta de gas de BP en In Amenas, al sureste de Argelia, pero todos coinciden en que el crisol de yihadistas internacionales (tunecinos, libios, egipcios, mauritanos, argelinos y franceses) que protagoniza el sangriento secuestro pertenece a la brigada Muthalimin (en árabe, los que firman con su sangre), que dirige este antiguo contrabandista de tabaco reconvertido a muyahidin, un viejo conocido de los servicios secretos africanos y europeos. Un tipo al que según testimonios de algunos de sus hermanos le interesa más el dinero y el poder que la religión. Los secuestros de occidentales, entre ellos el de los cooperantes españoles en 2009 en Mauritania, se habían convertido hasta ahora en su especialidad.

La firma sangrienta de esta katiba (brigada) que hasta hace unos meses pertenecía a Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) quedará marcada para siempre en la historia de la gigantesca petrolera británica, pero ocupará unas breves líneas en la de Argelia, un país azotado desde hace décadas por los islamistas y al que Míster Marlboro combate desde que en su juventud se integró en el Grupo Islámico Armado (GIA), el brazo armado del Frente Islámico de Salvación (FIS).

Entonces, a principios de los años noventa, el joven Mojtar venía de luchar en Afganistán, donde perdió un ojo, aprendió a manejar un Kaláshnikov y a montar explosivos. Con Hassan Hattab y otros argelinos fue uno de los fundadores del Grupo Salafista para la Predicación y el Combate (GSPC), con numerosos simpatizantes y células activas en España, Francia, Italia y otros países europeos que lo financiaron con pequeñas aportaciones recogidas en locutorios, carnicerías y mezquitas, una organización terrorista que decidió en 2006 rendir pleitesía a Osama bin Laden y se transformó en Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI). “Hemos decidido (…) prometer fidelidad a Abu Abd Allah Osama bin Laden. Cerramos el trato con un apretón de manos y le ofrecemos el fruto de nuestros corazones (…) No encontrará en nosotros más que oído y obediencia”, escribió Abu Musad Abde i Waud, el emir argelino que anunció la nueva alianza. Y así fue. La marca Al Qaeda se ha extendido desde entonces como una peste por el inmenso desierto del Sahel.

La adhesión de los salafistas a Bin Laden consiguió que uno de los sueños del emir muerto en 2011 en Abottabad (Pakistán) se hiciera posible: la unión de todos los grupos yihadistas del norte de África bajo unas mismas siglas, baja una idéntica bandera, la del inquietante AQMI, que desde hace años campa a sus anchas por las dunas del Sahel, donde aliados con los rebeldes tuaregs y otros grupos islamistas han logrado crear Azawad, un Estado islámico independiente en el norte de Malí donde se cortan las manos de los ladrones y se apalea a las mujeres infieles. Este nuevo territorio es un poderoso y retorcido imán que atrae a combatientes de todo el mundo, algunos de ellos españoles, que acuden para hacer la yihad o cobrar los 300 euros mensuales que les pagan los terroristas.

AQMI está formado por cuatro brigadas dirigidas por argelinos y compuestas de unos mil hombres de una docena de nacionalidades que se mueven por Mauritania y Malí con total libertad. Con los secuestros de occidentales y la conquista del norte de Malí han logrado exportar su marca por todo el planeta, pero atraviesan una crisis por la muerte de alguno de sus dirigentes y las disputas de poder, según recogen informes de los servicios de inteligencia europeos.

A principios de los noventa Belmojtar volvió a Argelia desde Afganistán, donde había luchado como muyahidin

Míster Marlboro, cuya brigada estaba establecida en Gao, había sido apartado de la organización y sustituido por Abdelmalek Droukdel. Jemal Oukacha, Abu El Hammam, ocupó el puesto del fallecido Nabil Makloufi, comandante de la región sur. Pero el antiguo traficante de tabaco reconvertido a terrorista ha sorprendido a casi todos con este brutal golpe de mano. Sus hombres han asaltado la planta de gas de BP en Argelia dispuestos a firmar con su sangre la lealtad que todavía les une a AQMI y a vengar la cooperación de Argelia en la guerra entre tropas francesas y sus “hermanos” en el norte de Malí. “Creíamos que el atentado iba a ser aquí, en la capital. Sabíamos que harían una acción de venganza por la intervención francesa. No pensamos en una acción en Argelia de esta envergadura”, confiesa un agente occidental destinado en Bamako.

En el norte de Malí ocupado por los terroristas de AQMI y sus aliados se comercia con todo y los yihadistas han facilitado a la población algunos de los servicios, sobre todo pozos de agua, que el fallido Gobierno de Malí, de 15 millones de habitantes, ha desatendido. Pese a la imposición de la sharía (ley islámica), sigue mandando más el comercio que la religión. Mojtar se casó con la hija de un dirigente tuareg para reforzar su posición en la zona: tráfico de tabaco, armas, cocaína y secuestros de occidentales, el último gran negocio de este argelino con el que tuvieron que negociar el pago de un rescate los agentes del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) que lograron liberar a los secuestrados españoles. “Un tipo duro, un negociante nato al que le importa poco la religión. Los únicos puros que hay en AQMI suelen ser, en general, extranjeros”, afirma un agente español destacado en Malí.

Hace un año este dirigente del desierto que ha invertido una gran parte de su fortuna en financiar a su particular brigada yihadista confesó que había llegado a un pacto de no agresión con los servicios secretos mauritanos. Fue en Mauritania donde sus hombres secuestraron a los tres cooperantes catalanes trasladados después a una de las madrigueras de AQMI en Malí. Desde entonces no se han producido los tradicionales choques entre el Ejército mauritano y los yihadistas que viajan de noche, levantan campamentos de entrenamiento en el desierto y esconden sus armas en enormes zulos bajo la arena. Cuentan con lanzagranadas y lanzamisiles portátiles.

Abu al Baraa, el argelino que dirigía la brigada que ha asaltado la planta de gas, ha muerto por disparos del Ejército argelino. Míster Marlboro sabía que mandaba a sus hombres a una muerte segura.

http://internacional.elpais.com/internacional/2013/01/18/actualidad/1358543042_959458.html

Soldados franceses patrullan por los alrededores de la Torre Eiffel después de queislamistas amenazaron con represalias por los bombardeos en Mali.Soldados franceses patrullan por los alrededores de la Torre Eiffel después de queislamistas amenazaron con represalias por los bombardeos en Mali.

El Gobierno ha ofrecido ya a París apoyar logísticamente a las tropas francesas con el envío al país africano de un avión de carga y medio centenar de instructores. Hasta ahora, el riesgo de que España sufra un atentado estaba en el nivel 2-Bajo.

La amenaza yihadista vuelve a sobrevolar España. La decisión del Gobierno de Mariano Rajoy de prestar apoyo logístico a Francia en su campaña contra los islamistas en Malí –ayer ofreció formalmente el envío de un avión de transporte y de medio centenar de instructores– obligará al Ministerio del Interior a elevar en los próximos días el nivel de alerta antiterrorista en nuestro país, según confirmaron a este diario fuentes gubernamentales y policiales. En la actualidad, el riesgo de sufrir un atentado está situado por los responsables del ministerio en el nivel 2- grado bajo, el tercero más leve de los ocho que establece el Plan de Prevención y Protección Antiterrorista, el protocolo de despliegue policial ante la posibilidad de un atentado que se elaboró tras los ataques del 11-M. Fuentes del departamento de Jorge Fernández Díaz aseguraron ayer a este diario que el actual nivel de alerta se mantiene desde hace “bastante tiempo” y que ni siquiera recientes incidentes, como la polémica por la posible emisión de una película contra Mahoma anunciada por un paquistaní asilado en España, había obligado a variarlo. Sobre si la participación de España en el conflicto del sahel obligaría a elevarlo inmediatamente evitaron pronunciarse.

Un sector del Gobierno se oponía a la participación española en Mali precisamente por el riesgo de poner a nuestro país en la diana ‘yihadista’

Sin embargo, las fuentes de la lucha antiterrorista consultadas por este diario insisten que será “un paso obligado” y destacan que Francia ya ha movilizado a su Ejército para proteger zonas sensibles, como la propia Torre Eiffel de la capital. Ayer se conoció que Al Qaeda del Magreb Islámico (AGMI), la rama en el norte de África de la organización creada por el fallecido Osama Bin Laden, secuestró en el sur de Argelia a 41 ciudadanos occidentales que trabajaban en una explotación petrolífera en el sur de Argelia. En los comunicados de reivindicación el grupo terrorista recalcó que el ataque era la respuesta al apoyo argelino a Francia después de que el gobierno del país magrebí autorizase el sobrevuelo de los aviones galos que están bombardeando en los últimos días a los grupos armados islamistas que actúan en Malí.

El temor a esas represalias es, de hecho, la causa de las diferencias existentes en el seno del propio Gobierno sobre la participación de España en el conflicto. Como adelantó el pasado martes este diario, un sector mayoritario del Gobierno se mostraba abiertamente partidario de brindar respaldo logístico como un gesto de lealtad hacia un aliado tradicional de España que se está mostrando muy próximo a los intereses de nuestro país en Europa. Además, consideraba que la operación militar tiene el paraguas legal que conceden las resoluciones de la ONU y que, si no se actúa, se corre el riesgo de que se desarrolle una base para los terroristas muy cerca de las fronteras españolas. Este sector considera también que la figura del ‘apoyo logístico’ minimiza los costes económicos de la intervención.

Por el contrario, el argumento esgrimido por los ministros que se opusieron a la participación española era, precisamente, el riesgo de que ésta pueda alimentar el yihadismo larvado existente en España y que nuestro país vuelva a estar en su diana. Este sector ha conseguido que, al menos, se descarte el despliegue de tropas en la zona de combate. Los instructores que se desplazaran a Malí se limitarán a adiestrar a las tropas africanas y el avión volará siempre lejos del teatro de operaciones. El Ejecutivo de Rajoy ya había autorizado a los aparatos franceses a sobrevolar España y a utilizar las bases y aeropuertos españoles en caso de emergencia.

Un Plan de Prevención de 2009

En la actualidad, el Plan de Prevención y Protección Antiterrorista, cuya última reforma es de finales de junio de 2009, fija cuatro niveles de riesgo divididos cada uno de ellos dos grados de intensidad. Así, el nivel 1 de instala cuando se considera que el riesgo de sufrir un atentado terrorista en España es sólo potencial. En el nivel 2, el que se aplica en la actualidad, el riesgo de atentado de eleva a probable. En el nivel 3, se habla ya de riesgo muy alto de sufrir un ataque terrorista. El nivel 4 y último, sólo se aplica en el caso excepcional de que se considere que la posibilidad de que nuestro país sufra un atentado es “extremo”. Cada uno de los cuatro niveles tiene a su vez dos grados de intensidad, alto o bajo, con el fin de que las medidas preventivas previstas se ejecuten en toda su amplitud o sólo en parte. El secretario de Estado de Seguridad, en la actualidad el recién nombrado Francisco Martínez, es el encargado de establecer la activación de cada uno de los niveles.

El plan de protección antiterrorista se centra fundamentalmente en la protección de grandes infraestructuras de transportes terrestres, aéreos y marítimo,  y en aquellos lugares donde se producen grandes concentraciones escudo_cnpichumanas, con acontencimientos deportivos, en zonas y edificios emblemáticos de las principales ciudades y grandes superficies comerciales. También se dedica una especial atención a las calificadas como “infraestructuras críticas”, entre ellas los centros de almacenamiento de hidrocarburos, subestaciones eléctricas, plantas de regasificación y las centrales térmicas de Cueta y Melilla. El plan también contempla en qué medida intervienen las Fuerzas de Seguridad del Estado, las Fuerzas Armadas e, incluso, los servicios de seguridad privada.

http://vozpopuli.com/nacional/20017-interior-elevara-la-alerta-antiterrorista-al-implicarse-espana-en-la-guerra-de-mali

Plan de Prevención y Protección Antiterrorista

logo_ccncertEl Plan de Prevención y Protección Antiterrorista fue aprobado por el Comité Ejecutivo para el Mando Unificado (CEMU) en su reunión del 31 de marzo de 2005  tiene su antecedente en el Acuerdo de La Comisión Delegada del Gobierno para Situaciones de Crisis, que decidió en 2004 poner en marcha un Plan Especial de Seguridad (PES), para prevenir la amenaza terrorista, concretado por Secretario de Estado de Seguridad a través de la Instrucción 7/2004.

A finales de Junio de 2009 El Comité Ejecutivo para el Mando Unificado (CEMU) del Ministerio del Interior ha revisado y modificado el Plan de Prevención y Protección Antiterrorista para mejorar su eficacia y perfeccionar su coordinación con otros planes operativos (singularmente el Plan de Protección de Infraestructuras Críticas). Para ello, la revisión incluye una modificación de los niveles de amenaza, que se equiparan con los de otros países de nuestro entorno.

Objeto y Finalidad: Surge de la necesidad de adoptar nuevos y específicos dispositivos de seguridad que puedan dar una respuesta global e integral al riesgo de posibles ataques terroristas frente a objetivos indiscriminados y susceptibles de producir un gran número de víctimas las medidas en él contenidas tienen por objeto la vigilancia y protección de los lugares de alta concentración de personas, así como los objetivos estratégicos imprescindibles para el normal funcionamiento de la actividad ciudadana.

Niveles de Alerta: Tras la modificacion de Junio de 2009 el Plan pasa a contar con cuatro niveles de activación que se corresponderán en cada momento con los diferentes niveles de amenaza terrorista:

  • Nivel 1: Medio, riesgo potencial de atentado terrorista.
  • Nivel 2: Alto, riesgo probable de atentado terrorista.
  • Nivel 3: Muy Alto, riesgo altamente probable de atentado terrorista.
  • Nivel 4: Extremo, riesgo de atentato terrorista inmminente.
Además, cada uno de estos niveles contemplará Dos Grados de Intensidad: ALTA O BAJA con el fin de que las medidas previstas se ejecuten en toda su amplitud o sólo en parte. El secretario de Estado de Seguridad será el encargado de establecer la activación de cada uno de los niveles, mientras que la intensidad la determinará el director general de la Policía y de la Guardia Civil de acuerdo con la información operativa disponible.
Planificacion: el Plan encomienda al Cuerpo Nacional de Policía y a la Guardia Civil la evaluación periódica de la amenaza terrorista contra lugares con alta concentración de personas y contra infraestructuras críticas. A partir de dichas evaluaciones, el Centro Nacional de Coordinación Antiterrorista (CNCA)realizará una evaluación final de la amenaza y del riesgo que será comunicada a los máximos responsables del Ministerio del Interior.Por su parte, el Centro Nacional de Protección de Infraestructuras Críticas (CNPIC) adecuará sus actuaciones al nivel activado en cada momento y el Plan Nacional de Protección de Infraestructuras Críticas contará con una clasificación de niveles de riesgo similar a la del Plan de Prevención y Protección Antiterrorista.

Ámbito De Actuación:  el Plan se centra fundamentalmente en la protección de grandes infraestructuras de transportes terrestres, aéreos y marítimos, donde se produzcan grandes concentraciones humanas; en acontecimientos deportivos que concentran gran cantidad de ciudadanos; en las áreas o edificios emblemáticos de cada una de las ciudades en los que pueda darse una especial afluencia de ciudadanos o puedan ser identificados como de especial interés por elementos terroristas para sus acciones; y en las grandes superficies comerciales, dada la importante afluencia que se producen de ciudadanos a las mismas.

Recursos Humanos: participan en su ejecución las Fuerzas Armadas y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. El Plan delimita los servicios y criterios de actuación asignados a cada uno de ellos. Los diferentes niveles contemplan una serie de actuaciones tanto de vigilancia como de prevención y disuasión en función de la amenaza y prevén la colaboración con los servicios de seguridad privada (nivel 1) y con las Fuerzas Armadas, que serán alertadas para su eventual intervención en el nivel 3 y cuya colaboración está prevista en el nivel 4. En el nivel extremo (4), se prevé igualmente la activación del Equipo Policial de Apoyo ante grandes ataques terroristas, creado en 2005.

Así, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado ejecutarán planes específicos de seguridad, tendrán las siguientes finalidades:

  • Detección de miembros de organizaciones terroristas.
  • Realización de controles a fin de detectar la presencia de vehículos utilizados por las citadas organizaciones.
  • Control intenso de personas a la entrada de acontecimientos que supongan una importante afluencia de ciudadanos, con el fin de evitar la presencia de individuos que puedan comprometer su seguridad.
  • Protección de lugares de afluencia masiva de personas y de otros objetivos con riesgo de ser atacados.

Las Fuerzas Armadas, por su parte y ante situaciones de alto riesgo deberán activar planes operativos específicos, para la realización de las siguientes funciones:

  • Vigilancia y protección de grandes infraestructuras de transportes aéreos, terrestres y marítimos.
  • Protección de objetivos estratégicos, definiéndose como tales y entre otros, los relacionados con el sector energético, los Centros de Abastecimiento de Hidrocarburos, las Plantas de Regasificación, los Depósitos y redes de distribución de agua potable, las grandes presas o los centros de comunicaciones.

Coordinación del Plan: durante el periodo de activación se constituirá en la Secretaría de Estado de Seguridad, principal responsable de las tareas de coordinación entre las Fuerzas de Seguridad del Estado, las Fuerzas Armadas y el resto de las autoridades que deban intervenir en el mismo, el Centro de Coordinación Principal (CECOSE). Los delegados y subdelegados del Gobierno, convocarán también reuniones con los responsables de las FCSE, policías autonómicas y locales, a los efectos de estudiar planes de actuación policial específicos en las fechas afectadas, siendo responsables de la supervisión de las medidas adoptadas.

Equipo Policial de Apoyo ante Grandes Atentados Terroristas: Mediante Instruccion 1/2006 la Secretaria de Estado de Seguridad ha creado un Equipo especializado para actuar ante grandes atentados, esta formado por personal del Cuerpo Nacional de Poliica y la Guardia Civil, e integra las siguientes especialidades: Informacion, Policia Cientifica, Desactivacion de Explosivos y Especialistas en NRBQ. Entre sus principales funciones la recogida y analisis de pruebas, prevenciones en caso de explosibos o NRBQ, tareas de informacion, etc… mantendra una relacion constante con el CNCA.

http://www.intelpage.info/plan-de-prevencion-y-proteccion-antiterrorista.html