Posts etiquetados ‘terrorismo’

c4n62ehwyaelsum-jpg-large

Informe Anual de Seguridad Nacional 2016 (10.36 MB)

……………………
DEFENSA NACIONAL
LUCHA CONTRA EL TERRORISMO
CIBERSEGURIDAD
LUCHA CONTRA EL CRIMEN ORGANIZADO
SEGURIDAD ECONÓMICA Y FINANCIERA
SEGURIDAD ENERGÉTICA
NO PROLIFERACIÓN DE ARMAS DE DESTRUCCIÓN MASIVA
ORDENACIÓN DE FLUJOS MIGRATORIOS
CONTRAINTELIGENCIA
PROTECCIÓN ANTE EMERGENCIAS Y CATÁSTROFES
SEGURIDAD MARÍTIMA
PROTECCIÓN DE LAS INFRAESTRUCTURAS CRÍTICAS
……………………

indice


Departamento de Seguridad Nacional

Este Informe ha sido elaborado por el Departamento de Seguridad Nacional del Gabinete de la Presidencia del Gobierno, en su condición de Secretaría Técnica y Órgano de Trabajo Permanente del Consejo de Seguridad Nacional, con la participación del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, el Ministerio de Justicia, el Ministerio de Defensa, el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, el Ministerio del Interior, el Ministerio de Fomento, el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, el Ministerio de la Presidencia, el Ministerio de Economía y Competitividad, el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y el Centro Nacional de Inteligencia.

El Informe fue aprobado por el Consejo de Seguridad Nacional en su reunión de 27 de mayo de 2016

DSN – Informe anual 2015

 informe-estado-islamico-espanaFernando Reinares y Carola García-Calvo, 2016

¿Cómo son los seguidores que Estado Islámico (EI) ha sido capaz de atraer y movilizar dentro del territorio español? ¿Cuándo, dónde y cómo se radicalizaron en la ideología que es propia de esa organización yihadista? ¿Qué tipo de motivaciones individuales son las que les han llevado a la participación en actividades terroristas? ¿Cuáles son sus patrones de implicación yihadista en favor de EI tanto dentro como fuera de nuestro país? Este informe responde a esas preguntas.

Descargar PDF

¿Cuál es el perfil sociológico más frecuente entre los detenidos en España por actividades relacionadas con Estado Islámico?

Los detenidos puestos a disposición judicial en España desde 2013 por actividades relacionadas con Estado Islámico (EI) se caracterizan ante todo por ser hombres jóvenes, casados y con hijos, tanto españoles como marroquíes, en su mayoría con estudios secundarios y cuya tasa de desempleo es similar a la de la población española en su conjunto. No es inusual que tengan antecedentes penales. Si bien de ascendencia musulmana, su conocimiento del islam y de la sharía o ley islámica suele ser elemental. Ahora bien, nada de ello es incompatible con que se registren porcentajes significativos de mujeres, conversos y universitarios.

En conjunto, el principal escenario de la movilización promovida en España por EI se encuentra en la provincia de Barcelona, pero si la atención se centra solo en los detenidos de nacionalidad española su foco hay que situarlo entre jóvenes de segunda generación nacidos y residentes en Ceuta.

¿Cuándo, dónde y cómo se radicalizaron esos individuos en la ideología del salafismo yihadista que es propia de EI?

La radicalización de los detenidos en España que iniciaron dicho proceso tras el auge de EI en 2013 se desarrolló sobre todo en entornos mixtos, que combinan ámbitos offline y online. Ahora bien, el número de individuos radicalizados solo offline es marcadamente superior al de los radicalizados únicamente online. Domicilios privados, lugares de culto y centros culturales islámicos, espacios al aire libre, así como centros penitenciarios, destacan entre los ámbitos de radicalización offline.

Hay dos factores de asociación diferencial que ayudan a entender por qué determinados individuos se radicalizaron en cierto lugar mientras otros de similares rasgos sociodemográficos, en el mismo o diferente sitio, no hicieron suya la ideología de EI: por una parte, la existencia de contacto físico directo con un agente de radicalización al que generalmente se atribuye cierto carisma y, por otra, los lazos sociales preexistentes basados en vínculos de vecindad, amistad o parentesco.

¿Qué tipo de motivaciones individuales son las que les han llevado  a  la participación en actividades terroristas?

Las motivaciones ideológicas y utilitarias para adherirse a EI parecen haber sido más relevantes entre los detenidos que las de índole existencial e identitaria, o que las de carácter emocional y afectivo. La idea de yihad terrorista como imperativo religioso, el convencimiento de que es eficaz y de que su éxito queda de manifiesto con la proclamación del califato, al igual que la provisión de incentivos selectivos o recompensas materiales y no materiales, mueven más a la implicación en EI que la posibilidad de encauzar distintos tipos de emociones o encontrar una salida a crisis vitales o a conflictos de identidad.

Con todo, según los testimonios orales o escritos que han dejado los detenidos, el odio, principal pero no exclusivamente hacia occidentales que son descritos como infieles y hacia chiíes considerados apóstatas, está generalizado entre ellos y a menudo se combina con otro tipo de motivaciones individuales.

¿Cuáles son sus patrones típicos de implicación yihadista en favor de EI tanto dentro como fuera de nuestro país?

La inmensa mayoría de los detenidos puestos a disposición judicial en España desde 2013 por actividades terroristas relacionadas con EI se hallaban implicados en compañía de otros y no aislados o en solitario. En concreto, como integrantes de células, grupos o redes, más de nueva formación y alcance transnacional que regeneradas y confinadas  en sus actividades al territorio español.

En el seno de dichas células, grupos o redes, los detenidos contribuían sobre todo a funciones de radicalización, reclutamiento, envío de combatientes terroristas extranjeros a Siria e Irak, difusión de propaganda o financiación para cubrir las necesidades derivadas de su implicación yihadista. Una amplia mayoría de los mismos  se habían desplazado a Siria e Irak, lo habían intentado o tenían intención de hacerlo. Pese a lo cual, un tercio de ellos pertenecía a células, grupos o redes con capacidades operativas y que tenían voluntad de atentar en España.

¿Cómo son y deben ser tanto la reacción social como las respuestas institucionales a la amenaza que supone EI?

La sociedad española es consciente de la amenaza terrorista que implica para nuestro país EI. Las más de 40 operaciones policiales contra EI desde 2013 ponen de manifiesto una efectiva respuesta institucional cuyo actual enfoque preventivo no está exento de inconvenientes. Estos pueden atenuarse en buena medida tras la entrada en vigor, en 2015, de las nuevas disposiciones antiterroristas del Código Penal.

Apremia una implementación efectiva y localizada del Plan Estratégico Nacional de Lucha contra la Radicalización Violenta (PEN-LRV) al tiempo que deben mantenerse como prioritarias la cooperación bilateral con Marruecos y la multilateral en la Unión Europea. España ha de favorecer iniciativas legítimas de la comunidad internacional en zonas que son foco de la amenaza de EI. La revisión de la Estrategia Integral Contra el Terrorismo Internacional y la Radicalización (EICTIR) ofrece una oportunidad para el consenso parlamentario que cuenta con el mecanismo del pacto antiyihadista.

Informe: Estado Islámico en España (PDF – 5,6 MB)

Parecía una convención cualquiera, con su sobredosis de corbatas y teléfonos móviles, si no fuera porque un par de perros olfateaban entre la concurrencia. Pero aquella extraña mezcla de espías, policías, guardia civiles, militares, ejecutivos de empresas de seguridad, expertos e incluso hackers era un acto sobre ciberseguridad presentado por el director del CNI (Centro Nacional de Inteligencia). La cumbre se celebraba hace unos días en Kinépolis, un megacomplejo con 25 salas de cine a las afueras de Madrid. En una de las salas, un conferenciante hizo una exposición de los ataques que sufre España: hace un año era el décimo país afectado, pero en 2015 es el tercero, detrás de Israel y Arabia Saudí. “Los ataques se han incrementado más de un 200%”, dice. Nadie pregunta qué es lo que ha cambiado de un año a otro. Los expertos lo saben: el terrorismo yihadista.

El mapa desplegado en la pantalla de la sala describe lo que sucede en Europa, África y Oriente Medio. España estaba hace un año donde debía estar por su potencial económico, detrás de Alemania, Francia, Reino Unido y otros países. Ahora está por encima. Sufre ataques cuyo principal objetivo no es tanto colapsar infraestructuras sensibles como obtener información. Y toda la información, hasta la más íntima, está en la red. Incluido todo lo relacionado con el llamado Estado Islámico (ISIS, en sus siglas en inglés), que ha hecho de Internet un arma estratégica.

Los terroristas de París supieron ocultar sus comunicaciones de las fuerzas de seguridad

Sobre el uso que los yihadistas hacen de las redes sociales ya existe una extensa bibliografía. No es un suceso anecdótico: el ISIS dispone de una industria convertida en un moderno aparato de propaganda. Una red de empresas, productoras, técnicos cualificados, contratados o subcontratados, capaces de sortear los servicios de espionaje y capacitada también para atacar. El último episodio de esta lucha en la red es el uso que los terroristas hacen del encriptado de comunicaciones, un hecho que vuelve a abrir el debate sobre seguridad y privacidad.

Los vídeos que divulga el ISIS tienen una audiencia potencial de unos 100 millones, según algunos autores. Estarían entre los más vistos a través de Youtube, o difundidos por Twitter y Facebook, de no ser porque nadie va a colocarlos en el top ten para evidenciar su éxito propagandístico. Y no es fácil impedir su difusión por mucho que se bloqueen miles de cuentas. Distribuye entre 10 y 20 vídeos diarios, sobre todo a través de una novedosa aplicación, Telegram. Telegram es ahora también su red favorita de comunicaciones por una sencilla razón: está encriptada.

El FBI cree que sus herramientas digitales son cada vez más ineficaces

“Las herramientas que utilizamos son cada vez más ineficaces”, explicó James Comey, el director del FBI, en una comparecencia ante el Senado. Comey llegó a solicitar públicamente que compañías que usan cifrado de un extremo a otro de la comunicación, como es el caso de WhatsApp, le den una llave para entrar antes de que la encriptación “nos lleve a todos a un lugar muy oscuro”. “Las actividades del EI en la web están siendo monitorizadas y el trabajo de los gobiernos para filtrar a los extremistas ha forzado a los yihadistas a buscar lugares más seguros”, escribió la experta Beatrice Berton, analista del Instituto de Estudios de Seguridad de la UE.

Telegram está ahora en el foco de las agencias de espionaje. Se publicita como una aplicación de mensajería para teléfonos móviles más rápida y segura que la de WhatsApp, propiedad de Facebook. Sus usuarios pueden tener hasta grupos formados por más de 200 amigos. O contar con chats secretos donde los mensajes, las fotos y los vídeos se autodestruyen después de ser vistos. Telegram confía tanto en su encriptado que ofrece hasta 300.000 dólares a quien logre romperlo. Creado por los hermanos Nikolai y Pável Durov, tiene su sede en Berlín. Rusos de nacionalidad, crearon hace años VKonkate, que llegó a ser la red social más importante de Rusia, razón por la que a Pável Durov se le conoce como el Mark Zuckenberg (creador de Facebook) ruso. El problema que tiene Durov desde hace algún tiempo es que el ISIS utilizó su plataforma VKonkate una vez que abandonó su presencia oficial en Twitter desde julio de 2014. Y ahora usa masivamente Telegram. Señalado por fuentes policiales, Durov se defendió: “La privacidad y el derecho a la privacidad es más importante que nuestro miedo a lo malo que pueda suceder, como el terrorismo”.

La cuestión es que usuarios y empresas usan cada vez más técnicas de codificación para protegerse de las numerosas amenazas que circulan por la red y la voracidad de las redes criminales. Las empresas tecnológicas crean aplicaciones más seguras e invulnerables incluso para ellas mismas. Por otro lado, las revelaciones de Wikileaks y de Edward Snowden, el exempleado de la NSA, han puesto de manifiesto que todo lo que uno haga dentro de la red es susceptible de ser conocido, desde nuestra localización física, nuestras contraseñas, los documentos depositados en el disco duro o en la nube, hasta nuestra conversación más íntima a través de teléfono, mensajería o correo electrónico. La capacidad de las redes criminales no parece tener fin, pero donde no hay límites es en la actuación de los servicios de espionaje.

Desde estas revelaciones, las grandes compañías tecnológicas, como Google, Facebook, Apple y otras, han hecho visibles esfuerzos para garantizar la privacidad y ofrecer productos que ningún gobierno pueda romper, así que ahora no parecen dispuesta a darles una llave de entrada. Apple declaró que rehusaba añadir una puerta trasera a ninguno de sus productos. Facebook ha introducido un estándar de encriptado para mensajes llamado PGP (Pretty Good Privacy) y ahí aparece Telegram, también, con su mensajería encriptada. Finalmente, está la red TOR, también conocida como Dark web, creada por defensores del software libre para proteger la identidad de los usuarios, solo al alcance de iniciados y protegida hasta el momento por Gobiernos democráticos porque permitía el acceso a Internet en países con limitaciones a la libertad de expresión, caso de China entre otros. Pero TOR también está rodeada de una leyenda oscura por cuanto en su interior es posible hacer transacciones ilegales de armas, drogas, se conciertan asesinatos o se pagan rescates.

Así que, ahora, lo que parecía bueno para proteger al ciudadano del crimen organizado y de los espías, ya no conviene ante la amenaza de un nuevo enemigo, el ISIS, con capacidad para ocultarse en la red e incluso para atacar objetivos desde ella.

Los atentados de París evidenciaron que los terroristas supieron preservar sus comunicaciones al control policial, pudieron atravesar fronteras, adquirir armas y coordinar sus acciones sin dejar demasiadas pistas. Y hay sospechas de que utilizaron estas nuevas redes. Los ministros de Defensa presionan para imponer una nueva legislación (Francia quiere prohibir el acceso a TOR, según difundió Le Monde hace unos días) y los defensores de los derechos civiles empiezan a mostrar preocupación.

Sí, el debate entre seguridad y privacidad es antiguo. Lo que es nuevo es esta forma de guerra donde el ISIS combate con el Kaláshnikov en una mano y la red social en la otra.

Madrid 23 DIC 2015 – 11:24

NAA – Nivel de Alerta Antiterrorista

Con esta iniciativa, el Departamento que dirige Jorge Fernández Díaz se suma a otros países como Estados Unidos, Reino Unido y Australia que ya recogen esta información en sus páginas web

La publicación del NAA en la web del Ministerio del Interior responde a la demanda de conocer en todo momento en qué nivel de amenaza se encuentra España y pretende dar respuesta a informaciones infundadas que se propagan a través de diversas redes sociales y otros canales de comunicación

La nueva sección incluye información genérica sobre el Plan de Prevención y Protección Antiterrorista y los niveles de amenaza que éste establece, así como una reseña histórica del NAA en nuestro país y una cronología en la que se reflejan las variaciones que ha sufrido desde su creación en 2005
La página web del Ministerio del Interior incluye desde hoy un apartado dedicado al Nivel de Alerta Antiterrorista (NAA) con el fin de que toda la información oficial sobre el nivel de amenaza sea accesible a todos y en todo momento. Con la publicación de esta nueva sección, accesible directamente desde la portada de la web (www.interior.gob.es), el Departamento que dirige Jorge Fernández Díaz se suma a sus instituciones homólogas en países como Estados Unidos, Reino Unido y Australia, que ya incluyen estos contenidos en sus páginas web.

La iniciativa de mantener una referencia permanente al Nivel de Alerta Antiterrorista en la web del Ministerio del Interior responde a una demanda ciudadana y de los medios de comunicación de disponer de esta información actualizada y a nivel oficial.

Asimismo, pretende dar respuesta a aquellas informaciones infundadas que surgen y se propagan rápidamente a través de diversas redes sociales y otros canales de comunicación. Estos mensajes no tienen credibilidad en materia de alerta antiterrorista y, muchas veces, solo pretenden provocar estados de temor en la población u otros fines totalmente ajenos a la seguridad. A través de esta nueva sección, se podrá conocer en un solo clic en qué nivel de amenaza real se encuentra España, poniendo fin a rumores, indicaciones y avisos falsos.

Información clara y actualizada sobre el nivel de amenaza

El nuevo apartado sobre el NAA, incluye en primer término un cuadro en el que figuran los cinco niveles de alerta antiterrorista que contempla el Plan de Prevención y Protección Antiterrorista, actualizado el pasado mes de mayo, y en el que se destaca el nivel de amenaza actual.

A continuación, el apartado ofrece información genérica sobre el Plan de Prevención y Protección Antiterrorista y los niveles de amenaza que éste establece, así como qué significan cada uno de los niveles, quién decide la activación de uno u otro NAA y en base a qué criterios.

La nueva sección incluye también una breve reseña histórica del Nivel de Alerta Antiterrorista en nuestro país y una cronología en la que se reflejan las variaciones que ha sufrido desde su creación en 2005.

Finalmente, se ofrece a los usuarios la posibilidad de embeber en su web el banner del Nivel de Alerta Antiterrorista, que lleva asociado el enlace directo al nuevo apartado.

Ministerio del Interior

28.08.2015

http://www.interior.gob.es/es/web/interior/noticias/detalle/-/journal_content/56_INSTANCE_1YSSI3xiWuPH/10180/4509131/?redirect=http%3A%2F%2Fwww.interior.gob.es%2Fes%2Fportada%3Bjsessionid%3D04096D710AF971520E0E97892B37A71A%3Fp_p_id%3D101_INSTANCE_pNZsk8OxKI0x%26p_p_lifecycle%3D0%26p_p_state%3Dnormal%26p_p_mode%3Dview%26p_p_col_id%3Dcolumn-2%26p_p_col_pos%3D2%26p_p_col_count%3D4

20 de agosto de 2014  19:21
 

Durante este verano se ha recrudecido la violencia de Estado Islámico, un grupo terrorista que ha causado el espanto de la comunidad internacional y ha provocado el regreso de EE.UU. al campo de operaciones militares del turbulento Irak.

Francisco Rivas, especialista en Oriente Medio de la revista online de geopolítica y relaciones internacionales GIN, explica cuál es el trasfondo que se encuentra tras la organización yihadista que estos días está sembrando el terror dentro, y fuera, de Irak.

¿A por quién van?

¿A por quién o contra quién van? A esta pregunta, Rivas responde: «Contra todo el mundo». A continuación matiza: «En principio, contra los no suníes. Pero también van contra los suníes que se oponen a ellos». Y para entenderlo, el especialista pone un ejemplo: «Cuando un profesor musulmán suní de la Universidad de Mosul les dijo que lo que estaban haciendo con los cristianos era una locura, lo mataron. Van contra cualquiera que piense distinto de ellos».

Cristianos. Son uno de los colectivos religiosos que está siendo víctima de un genocidio. De los 300.000 cristianos que vivían en la zona de Irak ocupada por el Estado Islámico, el 95 % se han visto obligados a abandonar sus casas sin apenas nada, mientras que el 5 % restante ha optado por convertirse al Islam, según Mark Arabo, el líder de los cristianos caldeos en EE.UU.

Más de 50.000 se encuentran actualmente en las montañas sin agua ni comida, y completamente aislados. Algunos han conseguido llegar a El Líbano.

Peor suerte corren los que no alcanzan a huir. Mark Arabo denunció ante la CNN que «hay un parque en Mosul donde Estado Islámico decapita de manera sistemática a los niños y clava sus cabezas en estacas». Según su testimonio, las mujeres son violadas y asesinadas, y los hombres ahorcados. Los terroristas también practican empalamientos y descuartizamientos.

El Vaticano está intentando convencer a la comunidad internacional para que reaccione y trate de frenar esta persecución religiosa.

Yazidíes: El yazidismo es una religión minoritaria en Irak que se remonta al año 2000 a.C. En aquel país lo profesan unas 500.000 personas.

Muchos de estos están siendo masacrados o se ven obligados a huir por el desierto, como los cristianos, debido a que no comparten el credo mahometano suní de los yihadistas.

Chiíes: Los musulmanes se encuentran divididos desde sus primeros tiempos entre chíies y suníes. Los chiíes eran quienes defendían que fuera Ali ibn Talib, primo y yerno de Mahoma, el líder que guiara a la comunidad. Los suníes, en cambio, preferían como líder a Abu Bakr, el suegro del Profeta.

Desde entonces se han enfrentado en guerras periódicas. También les separan diferencias políticas y doctrinales. En la actualidad el 80 % de los musulmanes son suníes, mientras que solo el 10 % son chiíes, según el periodista Francisco de Andrés. La mayoría parlamentaria en Irak es chií.

Estadounidenses: el pasado lunes 18 el Estado Islámico difundió un vídeo en el que amenazó con atacar a los estadounidenses «en cualquier lugar». El martes se difundía otra grabación del degollamiento del periodista de EE.UU. James Foley. En otro vídeo amenazan con hacer lo mismo con otro periodista norteamericano, Steven Sotloff, en función de la «próxima decisión» del presidente Barack Obama.

¿Quiénes son?

El Estado Islámico (hasta junio llamado Estado Islámico de Irak y el Levante) es un grupo islamista radical suní que se ha levantado en armas contra los gobiernos de Siria, primero, y de Irak, después.

Son yihadistas, es decir, promueven la «guerra santa» (Yihad) contra todos los que consideran «infieles». No se conoce con precisión el número de milicianos que lo componen, pero las estimaciones los cifran entre 6.000 y 15.000.

Sin embargo, «sufren bajas a un ritmo acelerado», según explica Rivas, «fundamentalmente porque no tienen capacidad antiaérea destacable». Por ello, indica, «en lo que va de mes y solo en Irak, han perdido en torno a 700 hombres». «No es una fuerza local iraquí. De hecho, una parte de los propios suníes iraquíes se está alzando contra ellos», aclara el especialista en la situación de Irak.

«Han aparecido muchas fotos de mercenarios del extremo oriente. Hay afganos y pakistaníes, muchos caucásicos (chechenos y georgianos), quizá indonesios». La Iglesia Católica ha denunciado que también nutren sus filas con mercenarios provenientes de EE.UU. y Europa.

¿Qué quieren?

Como indica su propio nombre, crear un Estado Islámico. Según señala Rivas, este Estado estaría regido por lo que ellos consideran la ley islámica (la sharia) y al mando de un Califa (que significa literalmente «sucesor». El suegro de Mahoma, Abu Bakr, fue el primer Califa).

El 29 de junio del 2014 manifestaron sus intenciones. Coincidiendo con la fecha de inicio del Ramadán, el portavoz del Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL) proclamó el Califato, con voluntad de extensión por todo el mundo musulmán.

Por esta declaración, el líder de EIIL, Abu Bakr al-Baghdadi, se autoproclamaba «Ibrahim, imán y califa de todos los musulmanes». El manifiesto provocó un efecto llamada de yihadistas residentes en otros países, incluso europeos. El grupo yihadista acortó su nombre a Estado Islámico.

Este Estado Islámico comprendería inicialmente los territorios de Siria y, al menos, la parte suní de Irak. Pero su voluntad declarada es expansiva. Según dibujan en sus mapas, en cinco años pretenderían conquistar «todo el Norte de África, Asia hasta la India, todo el mundo árabe, los Balcanes hasta Austria y España y Portugal». A principios de agosto estaban atacando El Líbano, recuerda Rivas, en concreto un pueblo en la frontera con Siria llamado Arsal. «Están intentando tomar infraestructuras: refinerías, campos petrolíferos, presas, estaciones eléctricas… hay quien opina que esto es precisamente para poder tener un Estado con todas sus atribuciones e ingresar mucho dinero de la venta de petróleo».

¿De dónde vienen?

El origen de esta organización se remonta al 2002, cuando el afgano Abu Musab Al Zarqaui, antiguo traficante de drogas, crea la Yama’at al-Tawhid wal-Yihad (Comunidad del Monoteísmo y la Yihad).

En la guerra de Irak del 2003, el grupo toma parte en la resistencia y amplía su red, nutriéndose de numerosos combatientes extranjeros. En mayo del 2004 se une con otro grupo islamista radical, Salafiah al-Mujahidiah, y en octubre de ese año se vinculan a la organización terrorista Al Qaeda, entonces aún dirigida por Osama Bin Laden.

En el 2006, el ejército de EE.UU. acaba con la vida de Al Zaraqui. Este es relevado en el puesto por un líder de Al Qaeda, Abu Ayyub Al Masri, quien declara el Estado Islámico de Irak y pone al frente a Abu Abdullah al-Rashid al-Baghdadi. En este período, el Estado Islámico de Irak, aunque formalmente independiente, es tutelado por Al Qaeda.

En el 2010, fuerzas estadounidenses e iraquíes matan a estos dos líderes, Al Masri y Al Baghdadi. Ese mismo año el nuevo líder de Estado Islámico de Irak pasa a ser Abu Bakr al-Baghdadi (que a pesar de las enormes similitudes en el nombre, no debe ser confundido con el anterior).

En marzo del 2011 estalla la guerra civil en Siria. El grupo armado aprovecha para expandirse por gran parte de la zona noreste del país, que sigue controlando en la actualidad.

En abril del 2013 se autoproclaman Estado Islámico de Irak y el Levante, en alusión al Levante Mediterráneo, que comprende el territorio de Siria.

En su participación en esta guerra se enfrentan no solo a los leales a Bassar Al Ashad, sino también a los rebeldes, incluyendo a nacionalistas kurdos y grupos islamistas como Frente Islámico o Frente Al Nusra.

Por esta causa, la organización yihadista Al Qaeda decidió desvincularse completamente del EIIL a través de un comunicado.

Finalmente, en junio de este año 2014 iniciaron una ofensiva en el norte de Irak, tomando el control de Mosul, la segunda ciudad del país, el día 10, y de otras ciudades de la zona. Lo demás es barbarie.

http://www.lavozdegalicia.es/noticia/internacional/2014/08/20/quieren-yihadistas-estado-islamico/00031408546378198515109.htm

Uno de los detenidos en mayo en Melilla en una operación contra una...

Uno de los detenidos en mayo en Melilla en una operación contra una red de captación de ‘yihadistas’. EFE

FERNANDO LÁZARO
Madrid  28/07/2014

http://www.elmundo.es/espana/2014/07/28/53d60675ca47410e1a8b456e.html

La inteligencia en unas solas manos. La lucha contra el terrorismo y la delincuencia organizada no pueden ir por separado. Los caminos se entrecruzan en demasiadas ocasiones. Lo saben los especialistas en la lucha contra el terrorismo internacional. Lo saben los que batallan contra el crimen organizado. Y ya lo han entendido los responsables de la Seguridad del Estado. Y por este motivo se ha tomado ya la decisión de unificar las estructuras de la inteligencia criminal. Así, durante las próximas fechas, está prevista la creación del CITCO: Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado.

Con esta iniciativa, el Gobierno pretende fusionar los dos órganos de inteligencia dedicados a la lucha contra el terrorismo, el Centro Nacional de Coordinación Antiterrorista (CNCA), y el CICO, Centro de Inteligencia contra el Crimen Organizado. En ambos están representados los principales cuerpos policiales. El CNCA se puso en marcha tras los atentados del 11-M con el fin de evitar episodios de descoordinación policial como los que se evidenciaron tras la masacre de Madrid. Ahora, el Ministerio del Interior pretende que esos episodios de descoordinación no se produzcan entre los centros de inteligencia.

Además de inteligencia y coordinación, se pretende que exista una estructura única. Se trata de una coordinación de bases de datos; que cuando exista una estructura delincuencial que pueda estar relacionada con el terrorismo no se pierda entre los especialistas de crimen organizado o en sus bases de datos.

Y por esto, los responsables de la Seguridad del Estado estiman que se deben fusionar ambos organismos, dándole prioridad al terrorismo, no sólo por su impacto sino porque España sigue siendo objetivo principal de los grupos internacionales.

Lo que han detectado los especialistas antiterroristas en los últimos años es que las líneas que separaban a éstos de los criminales habituales son cada vez más livianas. Además, los terroristas se nutren del crimen organizado para financiarse y abastecerse. «Por eso no tiene sentido ya que tengan bases de datos separadas», apunta uno de los responsables de este proyecto.

El terrorismo se nutre del crimen organizado para financiarse

La preocupación por el terrorismo islamista es enorme, las investigaciones son continuas y las amenazas detectadas son constantes. Esta reorganización responde a la preocupación por el creciente desafío del yihadismo internacional.

Los especialistas advierten de que los terroristas, de que los potenciales lobos solitarios, están aquí y que hay que aumentar la presión sobre ellos. Y por eso demandan desde hace meses una actualización de las estructuras y una regulación legislativa más efectiva, que les dote de herramientas legales para hacer frente a este fenómeno.

La realidad del terrorismo doméstico, el de ETA, es otra bien diferente a la de hace un lustro. No ha desaparecido. Siguen armados. Pero su tensión ya no es la misma. Y por este motivo entienden los especialistas que hay que ir reforzando la lucha contra el terrorismo internacional con expertos que conozcan y se muevan bien en el plano de la lucha antiterrorista.

La gran preocupación es el terrorismo islamista y sus vínculos con el resto de grandes tramas del crimen organizado. Los especialistas tienen siempre en mente los atentados del 11-M.

Saben que la financiación de estos activistas pasa por el tráfico de drogas a gran escala (aunque también el menudeo), el tráfico de seres humanos y hasta el blanqueo. Por ello, en el Ministerio del Interior han llegado a la conclusión de que una de las medidas que se deben adoptar es la vinculación de la lucha contra el terrorismo con la lucha contra el crimen organizado.

Hasta el momento, eran estructuras policiales que actuaban de manera independiente. Era rara la actuación conjunta porque el vínculo apenas era perceptible. Pero en las últimas operaciones, no solo en España sino también en otros países europeos, las conexiones entre las redes de narcotráfico y el terrorismo internacional han quedado cada vez más explícitas.

Hasta ahora, CNCA y CICO funcionaban por libre, sin conexión, bajo las órdenes de la Secretaría de Estado de Seguridad. Ya no pueden trabajar en paralelo,

En ambos hay representantes tanto de la Policía Nacional como de la Guardia Civil y del Centro Nacional de Inteligencia (CNI). Papel fundamental tienen en estos organismos los especialistas incorporados del ámbito de prisiones, que facilitan a los responsables informes muy determinantes de las actividades de los implicados tanto en terrorismo como en crimen organizado que están en prisión. Y es que, desde los centros penitenciarios no solo se controlan complejas tramas delictivas sino que, además, también se captan por el mundo radical futuros activistas y miembros de Al Qaeda.

La cárcel es la gran fábrica de lobos solitarios. En los recintos carcelarios es donde más se produce la radicalización de los islamistas. Y no solo en España.