Posts etiquetados ‘Argelia’

Sergei Lavrov

El ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, ha declarado que las tropas francesas están combatiendo actualmente en el norte de Malí contra los mismos rebeldes que lucharon contra el líder libio, Muamar Gadafi, y que recibieron armas de los países occidentales.

Rusia respaldó la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que apoyaba las intervenciones en Malí –aprobada en diciembre de 2012– y se abstuvo en marzo de 2011 en la votación del documento que permitió los bombardeos de la OTAN para imponer una zona de exclusión aérea en Libia.

“Aquellos contra los que están luchando los franceses y los africanos en Malí son los mismos que acabaron con el régimen de Gadafi, esos a los que nuestros socios occidentales armaron para que pudieran acabar con el régimen de Gadafi”, ha denunciado Lavrov en rueda de prensa.

París teme que los grupos islamistas que controlan el norte de Malí desde marzo de 2012 se hagan fuertes en la región y la zona del Sahel sirva de campo de entrenamiento para los grupos terroristas internacionales.

La semana pasada, una planta gasística en el este de Argelia fue secuestrada por un grupo de terroristas procedentes de Libia en un acto que se saldó con 69 muertos, entre atacantes y rehenes.

“Hay actos terroristas casi a diario en la región, no hay ningún control sobre las armas, los milicianos están infiltrándose en toda la zona del Sáhara y del Sahel”, ha indicado Lavrov. “La situación en Malí es la consecuencia de los actos de Libia. La toma de rehenes en Argelia es un toque de atención”, ha comentado.

Lavrov ha negado las informaciones de que el Kremlin haya ofrecido aviones de transporte a Francia. Rusia ha puesto de ejemplo en varias ocasiones a las operaciones en Libia para vetar hasta en tres ocasiones resoluciones en el Consejo de Seguridad contra el régimen de Damasco que podrían llevar a una nueva intervención militar occidental.

“Es importante levantar la cabeza y mirar al horizonte, mirar todos estos procesos de forma más amplia, están interconectados y suponen diversas amenazas”, ha indicado Lavrov sobre las revueltas y la inestabilidad que desde hace dos años se extiende por el norte de África y Oriente Próximo.

http://www.europapress.es/internacional/noticia-rusia-francia-combate-mali-contra-mismos-armo-derrocaran-gadafi-20130123200420.html

Planta de tratamiento de gas en In Amenas. | Efe

Planta de tratamiento de gas en In Amenas. | Efe

Las riquezas energéticas de Argelia han atraído las inversiones extranjeras en los últimos años. El Gobierno argelino, beneficiándose de una imagen de eficiencia después de lograr con éxito aplacar el terrorismo islámico, había visto aumentar sus reservas en divisas gracias al crecimiento de las inversiones. Por eso, las autoridades argelinas son las más perjudicadas por el ataque islamista a la planta gasística de In Amenas.

El secuestro, que acabó en un baño de sangre, ha disparado las alertas de seguridad en las instalaciones petroquímicas de Argelia. A raíz de este incidente, la industria del petróleo y el gas ha empezado a cambiar la percepción de seguridad que tenían de este país. De considerarse un estado azotado por la guerra civil que en los 90 provocó más de 200.000 víctimas y castigado por el terrorismo islámico, había pasado a percibirse como un país tranquilo y seguro.

Las firmas extranjeras comenzaron entonces a invertir en Argelia atraídas por la garantía de seguridad que proporcionaba su régimen militar. Después de cobrar prestigio en los últimos años por su exitosa lucha contra el terrorismo islámico, a las compañías internacionales les tranquilizaba el hecho de que fueran esos mismos militares los que se encargaran de su seguridad. Después de Rusia y Noruega, Argelia es el tercer proveedor de gas de Europa. Miembro de la OPEP, es también uno de los principales productores del crudo que compran países como España.

“En la última década, la seguridad había dejado de ser una preocupación. Por primera vez en los últimos diez años, la situación securitaria ha caído en picado y ha provocado la consternación entre las firmas petrolíferas internacionales”, señala Geoff Porter, director de North Africa Risk Consulting, a la agencia Reuters.

Reevaluar los riesgos

El incidente de In Amenas ha hecho que las firmas extranjeras hayan empezado a replantearse sus riesgos. Las primeras fueron la británica BP y la noruega Statoil, que operaban junto a la argelina Sonatrach en la planta atacada. Otras como Cepsa –cuyos proyectos están a unos pocos cientos de kilómetros de In Amenas-, han evacuado a sus trabajadores expatriados. El atentado contra In Amenas es el primero de estas características que se produce en un yacimiento argelino.

La española Cepsa se había convertido en uno de los inversores principales en Argelia, responsable del 17% de la producción del país (unos 220.000 barriles por día de un grupo de yacimientos cerca de la frontera con Libia y Túnez), según sus propias cifras. Por su parte, Repsol considera a la provincia de Illizi, donde se sitúa In Amenas, una de las áreas de explotación más importantes del mundo. Otras empresas extranjeras que operan en el área son la italiana Eni, la francesa Total o la estadounidense Anadarko.

Quién protege los recursos

Los expertos esperan que las autoridades argelinas respondan reforzando la seguridad de los yacimientos y plantas de producción con el envío de más tropas

¿En manos de quién está la seguridad de todas estas instalaciones y yacimientos? Ya que se considera un sector estratégico –y con el historial de Argelia- tanto las plantas como su personal están en manos del ejército y de compañías privadas locales. El 90% de las empresas privadas de seguridad pertenecen a ex generales y oficiales retirados del ejército, que emplean a sus círculos familiares o incluso a sus propias unidades. Así que todo queda en casa.

Un decreto de 1993 permitió la creación de este tipo de sociedades. Las fechas no son casuales: coinciden con el máximo apogeo de la guerra que el ejército libraba con los grupos islamistas armados. Desde entonces, estas firmas han vivido un espectacular crecimiento, empleando a decenas de miles de agentes y convirtiendo a la poderosa cúpula militar en verdaderos hombres de negocios. Empresas como Amnal, Secur Group o CGPS (que trabaja para Cepsa y Sonatrach, según consta en su página web) forman pequeños ejércitos. Hay más de 50 sociedades de estas características.

A diferencia de lo que ocurre en países como Irak, en Argelia, por ley, ninguna empresa extranjera puede entrar en el campo de la seguridad, sino que siempre tiene que ir de la mano de estas compañías argelinas. En definitiva, deben ser ‘patrocinadas’ por los generales. Así ocurría en In Amenas, donde la seguridad había sido encargada a la británica Stirling y al grupo argelino Red-Med, que cuenta entre sus propietarios con Tawfik Benyadid, hijo del difunto presidente Chadli Benyadid, según informa el diario ‘En Nahar’.

Los expertos afirman que después de In Amenas, las autoridades deberán replantearse una mayor liberalización de este sector, tradicionalmente opaco, para permitir más implicación de compañías occidentales. Pero las autoridades argelinas no están por la labor. El ministro de Energía, Yusef Yusfi, ha subrayado que no aceptarán “fuerzas de seguridad exteriores para hacerse cargo de las instalaciones energégicas argelinas”.

El negocio de la seguridad

Por ahora, el negocio funciona de la siguiente manera. El sector de hidrocarburos argelino está en manos de la empresa estatal Sonatrach, que emplea a unas 100.000 personas y trabaja en joint-ventures con compañías extranjeras. Las empresas de seguridad privadas se ofrecen para proteger los oleoductos y las instalaciones a cambio de contratos millonarios. Los ex generales se embolsan la mitad del pastel y la otra mitad se la llevan las empresas privadas de seguridad extranjeras.

Los directores y asesores provienen del exterior, pero el personal armado siempre es local. Normalmente, la contrata envía a su asesor para realizar la selección de personal y la evaluación de los riesgos.Un director de seguridad expatriado puede llegar a ganar entre 12.000 y 20.000 euros al mes, mientras que un guarda de seguridad suele recibir un sueldo bastante precario, de unos 15.000 dinares (unos 150 euros al mes), según fuentes consultadas por EL MUNDO. La brecha es abismal.

Y no sólo se trata de una injusticia salarial, sino que también genera enormes riesgos. “El principal desafío de seguridad es que el personal es local y es difícil prevenir la infiltración de personas que puedan comunicar al exterior información sensible sobre las instalaciones”, señala a este periódico Álvaro Librán, director de la consultora internacional TTI-OPS .

Los desafíos

El hecho de que las firmas extranjeras consideraran hasta ahora a Argelia como zona segura ha relajado mucho la preocupación por la seguridad. Los inversores veían al país, una vez atajado el peligro del terrorismo, como un lugar tranquilo para operar.

Sin embargo, los desafíos que plantean este tipo de instalaciones nunca han dejado de ser importantes. “El principal riesgo es la dependencia del personal local para su seguridad. Eso limita el personal fuera de toda duda a sólo asesores no combatientes”, comenta Librán.

La geografía es otro. “Son lugares muy aislados, en los que las comunicaciones son complicadas y las distancias son largas, lo que hace que el apoyo logístico tarde mucho en llegar ante cualquier alarma. Los despliegues son muy lentos y no hay que olvidar que se trata de un punto estático en el desierto frente a la movilidad de la que gozan los atacantes», como en el caso de In Amenas, explica este experto.

Ahora, asesores como Sam Ciszuk, de KBC Consultancy, creen que los yacimientos cercanos a In Amenas serán evacuados y que el peligro concierne también a la vecina Libia. Allí, aunque los principales yacimientos de petróleo están en el este del país, los campos del oeste producen 300.000 barriles por día. “El escenario más preocupante es que los islamistas se infiltren por la frontera a Libia. Allí, el Gobierno está fracturado ) y los militares son muy débiles para ser eficientes” contra esta amenaza, indicó en declaraciones a Reuters.

Durante la década negra, había una especie de pacto no escrito entre las fuerzas de seguridad argelinas y los islamistas de no tocar la industria energética. Pero el apoyo explícito de Argel en la intervención francesa en Mali contra los grupos yihadistas ha atravesado una línea roja. Ahora, los expertos esperan que las autoridades argelinas respondan reforzando la seguridad de los yacimientos y plantas de producción con el envío de más tropas.

http://www.elmundo.es/elmundo/2013/01/20/internacional/1358712432.html

 

Francia endurece su discurso contra el terrorismo, que exige ocupar todo Malí

El Gobierno francés ha endurecido este domingo su discurso contra los grupos terroristas en el Sahel tras el fin del ataque al complejo gasístico argelino, calificado de «acto de guerra», y ha señalado que la operación militar que ha lanzado en Malí busca reconquistar totalmente ese país, sin dejar bolsas.

Varios ministros, como el sábado lo había hecho el presidente francés, François Hollande, salieron en defensa de la operación militar de las autoridades argelinas para poner fin a la acción de los salafistas en In Amenas, y de su negativa a cualquier negociación.

El más taxativo fue el titular de Defensa, Jean-Yves Le Drian, que dijo que cuando hay tantas personas amenazadas no se puede hablar de toma de rehenes, sino de «un verdadero acto de guerra» y «frente a un acto de guerra, el gobierno argelino (…) no tenía otra solución que reaccionar como si estuviera en guerra».

«Argelia ha demostrado que no aceptará agresiones de este tipo», señaló Le Drian.

El papel de Argelia

El jefe de la diplomacia francesa, Laurent Fabius, también ha justificado la «respuesta adaptada» de Argel porque «frente al terrorismo hay que ser implacable» ya que «es un mal absoluto (…) y necesita una firmeza absoluta».

Una forma de acallar las críticas, en particular de algunos países que tenían muchos ciudadanos entre los rehenes, de no haber intentado una salida conciliadora para intentar salvar sus vidas.

«Me choca un poco -comentó Fabius- cuando se da la impresión de que los argelinos fueron los culpables», cuando lo que ocurrió es responsabilidad del grupo salafista que dirigió el ataque.

Y además, puso el acento en que Argelia «está comprometido en la lucha contra el terrorismo», una forma de respaldar a un país que resulta clave para el éxito de la operación que Francia ha lanzado en Mali.

Precisamente, Le Drian detalló las misiones que se ha marcado para esa intervención, iniciada la semana pasada, y en particular que el objetivo final es «la reconquista total de Malí, no vamos a dejar que queden bolsas» de resistencia en los que puedan seguir desarrollándose los grupos terroristas con diferentes tráficos.

La misión en Malí

El ministro de Defensa reiteró la idea de que «Francia tiene intención de pasar el relevo a las fuerzas africanas (…), cuanto antes, mejor», aunque puntualizó que si las tropas llegadas de otros países de la región les solicitan, podrán prestarles ayuda.

Una cuestión delicada es la ausencia de tropas de otros países europeos. Fabius recalcó que la UE carece de una política común de defensa y reconoció que querría que otros Estados europeos se implicaran más, más allá de la misión de formación del ejército de Mali o el apoyo logístico al transporte de medios militares.

Le Drian, en un tono muy diplomático, casi irónico, indicó que «si hay países europeos que quieren hacer más, no cerramos la puerta».

Del desarrollo de las operaciones sobre el terreno, el ministro de Defensa precisó que hasta esta tarde «la ciudad de Diabali no (había) sido tomada por las fuerzas de Malí», pero que espera que eso ocurra «pronto», y que lo que ya no había allí era camionetas de los rebeldes con ametralladoras.

Hollande recibió esta tarde a los familiares de los siete rehenes franceses secuestrados en el Sahel, a los que trató de transmitir su compromiso de que su gobierno hará lo posible para liberarlos, sin descartar nada, aunque la operación en Mali ha podido complicar ese desenlace.

Le Drian informó de que esos rehenes franceses Sahel, capturados en Mali y Níger en los tres últimos años por grupos vinculados a Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), están vivos y «hay contactos» con los secuestradores.

Por otro lado, el Gobierno francés confirmó que se ha reforzado la seguridad de sus empresas que trabajan en la región del Sahel, aunque no quiso precisar qué instalaciones ni qué compañías.

http://www.abc.es/internacional/20130120/abci-francia-postura-argelia-mali-201301202103.html

Complejo en In Amenas

Las plantas de gas como la atacada en Argelia son lugares estratégicos muy protegidos por el Ejército y empresas privadas

La seguridad de las instalaciones gasísticas y petrolíferas tiene una relevancia estratégica, y más en Argelia, cuya economía depende del sector de los hidrocarburos —representa entre el 40% y el 45% del PIB— y supone el 98% de sus exportaciones, según el FMI. Por eso el grado de protección de las plantas como la de In Amenas es muy alto, “y aumentó aún más tras la guerra de Libia, cuando hubo que evacuar de manera urgente a todo el personal expatriado de las compañías internacionales. Argelia siempre ha sido una zona de alto riesgo, pero este ataque ha sido tremendo”, explica Vicente de la Cruz, director de la empresa de seguridad privada Avizor Group, con experiencia en protección de este tipo de instalaciones en el extranjero.

En el confuso incidente participaron al menos 60 terroristas, “probablemente con fusiles de asalto, ametralladoras ligeras, lanzagranadas y granadas de mano”, estima De la Cruz. “Es decir, todo el material que circula por la zona desde la guerra de Libia y es fácil de transportar”.

El Ejército es el encargado de proteger estas instalaciones junto con empresas privadas —“en Argelia normalmente son francesas o británicas”, precisa De la Cruz— que se tienen que coordinar con los militares. “El Ejército del país desempeña un papel muy importante, sobre todo en la vigilancia perimetral y en los desplazamientos. Esa zona externa, con garitas de vigilancia, se suele proteger con personal armado con fusiles de asalto como freno a un primer ataque, pero luego normalmente se instala armamento pesado, como ametralladoras, en una unidad militar acantonada”, relata De la Cruz.

Las multinacionales proporcionan a sus empleados expatriados formación para saber qué hacer en caso de evacuación de la planta, de secuestro o de otras contingencias, informa la noruega Statoil, que opera la planta atacada con la británica BP y la argelina Sonatrach.

“Los presupuestos de protección y seguridad de una planta de gas, en esta zona, pueden costar unos seis millones de euros al año a la empresa gasística. Ahí se incluye desde la elaboración de la estrategia de seguridad hasta vehículos, teléfonos por satélite, armamento y personal de seguridad. Parte de ellos son contratados en el país donde está la planta, tras pasar rigurosos filtros, y la otra son expatriados con un coste superior”, dice De la Cruz, que añade que “cada vez es más frecuente que la planta tenga pista de aterrizaje o helipuertos para garantizar la evacuación”.

http://internacional.elpais.com/internacional/2013/01/17/actualidad/1358443546_989865.html

 

Un grupo terrorista vinculado a Al Qaida en el Magreb Islámico ha matado a tres personas (incluidos un británico y un francés) y ha secuestrado a «un número indeterminado» de trabajadores extranjeros en el ataque a una planta de tratamiento de gas en el sureste de Argelia, cerca de la frontera con Libia, ha explicado el Gobierno argelino. Los terroristas afirman tener retenidos a 41 extranjeros, entre ellos siete estadounidenses y varios británicos. Fuentes oficiales han confirmado el secuestro de al menos cinco japoneses, un irlandés y un noruego. El Ministerio de Exteriores no tiene constancia «por el momento» de que haya españoles entre los extranjeros secuestrados, informa Ep.

Varios de los asaltantes permanecen en las instalaciones atacadas, rodeados por las fuerzas de seguridad argelinas. Han advertido de que cualquier intento de liberar a los rehenes tendrá un «final trágico», según la agencia mauritana ANI. Uno de los responsables, contactado por la citada agencia, ha afirmado que los terroristas han colocado minas alrededor de la planta, informa Reuters.

El presidente de la empresa francesa CIS Catering explicó que unos 150 empleados argelinos permanecen en la planta, aunque no se encuentran retenidos en las mismas condiciones que los extranjeros. «Les han dejado en libertad, al contrario que a los rehenes extranjeros, que están bloqueados en un rincón y no se pueden mover. Lo que no pueden es salir de la base», explicó Régis Arnoux, que precisó que el ataque fue perpetrado por unas «sesenta» personas llegados de países vecinos. Un portavoz de los terroristas había dicho anteriormente que solo cinco de los occidentales permanecen en la base, mientras que otros 36 habían sido trasladados a otro emplazamiento.

«El contacto con la planta es extremadamente complicado, pero creemos que individuos armados ocupan todavía las instalaciones en In Amenas», explicó BP, una de las compañías que operan en la planta. La agencia Reuters, que cita fuentes diplomáticas, asegura que entre los secuestrados hay también un ciudadano francés.

Al Qaida secuestra a unos 40 extranjeros en Argelia y exige el fin de la intervención en Malí

Cartel que indica la entrada en In Amenas, a unos 100 kilómetros de Libia

Los terroristas habrían actuado en represalia por la autorización del gobierno argelino al Ejército francés a sobrevolar su espacio aéreo durante sus operaciones contra los islamistas que controlan el norte de Malí. Exigen el fin de la intervención francesa a cambio de la liberación de los rehenes, según un comunicado enviado a ANI en el que también confirman que tienen en su poder a unos 40 extranjeros, como había indicado anteriormente un responsable de seguridad citado por el diario argelino «El Watan». También han reclamado la liberación de varios líderes yihadistas.

«Tentativa abortada»

«Un grupo terrorista fuertemente armado y llegado en tres vehículo atacó este miércoles a las 5.00 [las seis de la mañana en España] el campamento de Sonatrach en Tigantourine, en las proximidades de In Amenas, a un centenar de kilómetros de la frontera con Libia», ha informado el Ministerio del Interior argelino. Las instalaciones atacadas son explotadas de forma conjunta por Sonatrach, la británica BP y la noruega Statoil. «El ataque ha tenido como objetivo inicial un autobús que abandonaba esta base con extranjeros hacia el aeropuerto de In Amenas», explica la nota.

«Un ciudadano extranjero ha muerto» durante el asalto, que «ha repelido» la escolta del autobús, según el Ministerio. Otras seis personas resultaron heridas: dos extranjeros, dos gendarmes y dos agentes de seguridad. «El autobús y las personas heridas han llegado a In Amenas y las autoridades locales se han hecho cargo de ellos», según Interior. «Tras esta tentativa abortada, el grupo terrorista se ha dirigido hacia el campamento, donde ha atacado una parte y ha tomado como rehenes a un número indeterminado de trabajadores, entre ellos ciudadanos extranjeros», añade.

«Las fuerzas del Ejército y los servicios de seguridad han llegado al lugar de los hechos y han adoptado inmediatamente todas las medidas para garantizar la seguridad en la región y para lograr un desenlace rápido a esta situación, que siguen muy de cerca las autoridades del país», concluye el comunicado oficial.

Al Qaida secuestra a unos 40 extranjeros en Argelia y exige el fin de la intervención en Malí

El ataque ha sido reivindicado, en una llamada telefónica a la agencia mauritana ANI, por la célula que lidera Mojtar Belmojtar, conocido como el emir del desierto, uno de los principales dirigentes de Al Qaida en el Magreb Islámico (AQMI) pero que rompió lazos con este grupo hace unos meses.

Belmojtar, uno de los principales dirigentes de AQMI y que se habría escindido de este grupo para formar su propia célula hace unos meses, mantuvo retenidos varios meses en 2010 a tres cooperantes españoles en el norte de Malí. El secuestro de Vilalta y Pascual, que estuvieron en manos de AQMI casi nueve meses, fue además el más largo perpetrado por la organización hasta la fecha.

http://www.abc.es/internacional/20130116/abci-ataque-central-gas-argelia-secuestrados-201301161256.html

Al menos dos personas han muerto en un ataque de un grupo armado islamista contra una central petrolera al sur de Argelia, en la provincia de Ilizi. El ataque ha dejado también ocho trabajadores de la petrolera heridos, según la agencia de noticias argelina.

El atentado tendría como objetivo el secuestro de trabajadores extranjeros. La empresa japonesa JGC ha confirmado que cinco nipones que trabajaban para esta firma de ingeniería han sido secuestrados. Desde Dublín, el Gobierno irlandés ha confirmado el rapto de uno de sus ciudadanos y su ministro de Exteriores, Eamon Gilmore, ha pedido su inmediata liberación. “El Gobierno está dispuesto a emplear todos los recursos disponibles para garantizar que nuestro ciudadano es liberado lo antes posible”, ha aseverado, informa el Irish Times.

Según la agencia Reuters, que cita fuentes locales, en el asalto habría fallecido un ciudadano francés, mientras que otro habría sido secuestrado. Esta información no ha sido confirmada aún por las autoridades galas.

De acuerdo con la agencia oficial argelina APS, uno de los muertos por el ataque, perpetrado en una base petrolera en la región de Tiguentourine, a unos 40 kilómetros de In Amenas, sería un guardia de seguridad. De acuerdo con las fuentes de la agencia, el ataque ha tenido lugar entre una base petrolera explotada por Sonatrach y varias empresas extranjeras -se trataría de BP y Statoil, según otros medios locales- y el campamento donde residen los trabajadores.

Por su parte, el diario local El Watan, que cita a testigos oculares, había hablado de dos franceses y un japonés secuestrados y dos británicos muertos, uno de ellos el jefe de seguridad del campamento. El Gobierno de Reino Unido investiga estas informaciones que, de momento, “no puede confirmar”.

La provincia de Ilizi, fronteriza con Libia, ya fue escenario en enero del año pasado del secuestro del entonces gobernador Mohamed Laid Jelfi, que fue rescatado en territorio libio por fuerzas de seguridad de ese país. Según el periódico Al Ajbar, la empresa estatal argelina Sonatrach ha interrumpido el bombeo de gas por temor a que los terroristas puedan volar las instalaciones. Asimismo, los servicios de protección civil en la zona se encuentran en estado de alerta ante un eventual sabotaje de las instalaciones.

Un grupo vinculado a Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) ha reivindicado el ataque y el secuestro de los trabajadores extranjeros en una llamada telefónica a la agencia mauritana ANI. Según esta agencia, un portavoz de la ‘katiba’ (batallón) que lidera Mojtar Belmojtar, uno de los principales dirigentes de AQMI y que se habría escindido de este grupo para formar su propia célula hace unos meses, ha llamado para reivindicar el secuestro de cinco japoneses y un francés.

El portavoz ha bautizado el ataque ‘Batalla Abderrahim Almouritani’ quien, según ANI, es Teyab Ould Sidi Ali, fallecido recientemente en un accidente de tráfico en el norte de Malí. El secuestro lo han llevado a cabo los ‘Firmantes de la sangre’, un batallón creado recientemente por Belmojtar, también conocido como Belawar, para atacar los intereses de los países que participan a la ofensiva contra los islamistas en el norte de Malí, precisa ANI.

http://www.publico.es/internacional/449019/un-grupo-islamista-secuestra-a-trabajadores-de-bp-en-argelia