Posts etiquetados ‘malí’

Al final, tendrá que pronunciarse la Justicia. Y no es lo habitual. Los problemas de competencias policiales, los choques entre cuerpos, esos trapos sucios de los uniformados, se solían barrer en casa. Pero el último episodio, el que puso frente a frente a la Guardia Civil y a la Policía Nacional, en pleno consulado de Francia en Madrid, (por Dios, qué imagen internacional), y con un paquete sospechoso de contener elementos radioactivos, será revisado por un juez.

Primero fue el susto, luego (cuando aún no se había podido determinar si la sustancia era peligrosa o no) la pelea para ver quién llevaba las riendas sobre el hallazgo de una sustancia sospechosa recibida en la embajada y que hacía temer que fuesen sustancias químicas y estuviéramos ante un atentado. Finalmente, el bochorno de que tenga que ser la Justicia la que ponga paz entre cuerpos llamados hermanos.

Fue el Sindicato Profesional de Policía, el que aglutina a la gran mayoría de los mandos del Cuerpo Nacional de policía, el que decidió acudir a la Justicia para tratar de poner orden en algo que considera que está totalmente desordenado.

Y ha presentado una querella contra varios guardias civiles que considera que “obstaculizaron” el trabajo de la Policía en el consulado francés durante una situación de máxima alerta con riesgo de atentado con material radioactivo.

Según explica este sindicato, los agentes denunciados retuvieron a los efectivos de los Tedax-NRBQ (los especialistas de la Policía Nacional en desactivación de todo tipo de explosivos) “durante más de 20 minutos con un paquete sospechoso, lo que puso en peligro la seguridad de los ciudadanos y los diplomáticos galos”.

El sindicato de los mandos policiales explica en su denuncia que el pasado 12 de febrero varios agentes del Instituto Armado impidieron a los especialistas de la Policía trasladar a sus laboratorios un paquete sospechoso localizado en el consulado francés en Madrid. Entiende que la obstaculización sin sentido del trabajo de la Policía puso en peligro la seguridad de los ciudadanos. De hecho, interpretan que los agentes del Cuerpo hermano impidieron a los funcionarios del CNP cumplir las órdenes de la delegada del Gobierno, Cristina Cifuentes.

“Esta irresponsable actitud de la Guardia Civil puso en peligro la vida de funcionarios, ciudadanos y personal consular”, añade el sindicato. La querella se fundamenta en las coacciones a los policías y en la desobediencia a la autoridad competente, la Delegación del Gobierno en la Comunidad de Madrid, responsable de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en la región.

El escrito destaca que la Guardia Civil ejerció “una doble coacción”. Por un lado, “impidió la recogida y examen por los técnicos en desactivación de explosivos del paquete sospechoso”. Por otra parte, “rodeó el furgón” policial y lo retuvo durante más de 20 minutos, incumpliendo los protocolos de seguridad establecidos para estos casos.

“Unos diez o doce guardias civiles”, explica la querella, “tanto uniformados como de paisano, rodearon el vehículo” que se disponía a trasladar a lugar seguro el paquete. En un primer momento, se temió que este último tuviera relación con la amenaza yihadista consecuencia de la política del Estado francés en Mali.

Los policías que custodiaban el objeto optaron por eludir un enfrentamiento con los funcionarios de la Guardia Civil aun sabiendo que eran los competentes para actuar según la legislación; de este modo evitaron un mal mayor. Posteriormente, los afectados denunciaron los sucesos en los juzgados de plaza de Castilla. Con esta querella, el SPP pretende impedir la repetición de incidentes similares, ya que la seguridad ciudadana está por encima de cualquier tipo de descoordinación.

Desde la Guardia Civil no se ha leído nunca el incidente de esta manera. Es más, entendieron que actuaron siempre bajo el amparo de la ley, que la zona competencia del Instituto Armado incluye ese consulado y que fue la Policía la que trató en todo momento de hacerse con un caso que no les correspondía.

Es más, el general jefe de la zona de Madrd, lejos de entender que se había producido un incidente de descoordinación de extrema gravedad, ha avalado el “trabajo” de sus subordinados y ha pedido al resto del Cuerpo que tomen como ejemplo su comportamiento. Ha remitido una felicitación interna para los agentes inmersos en esta polémica. En una carta remitida el pasado 6 de marzo, felicita a los 15 agentes que participaron en el operativo que tuvo el enfrentamiento con los policías nacionales. Y habla de “gran interés, iniciativa y alta profesionalidad”. “Les exhorto a continuar en la misma línea de actuación a la vez que deseo sirva de estímulo a los demás componentes de las unidades”. Un teniente coronel, tres sargentos, dos tenientes, un alferez y ocho guardias han sido felicitados por su comportamiento en un incidente que pudo tener consecuencias importantes si finalmente el paquete hubiera tenido algún tipo de componente explosivo.

Ahora, la Justicia dirá. Pero quizá sí hay que reclamar a las fuerzas de seguridad que se amolden a los protocolos establecidos y que nunca NUNCA una guerra competencial pueda poner en situación de riesgo a nadie. Lo primero, solucionar el problema y luego analizar quién tenía que haber estado allí. Esto es lo que parece que marca el sentido común.

Fernando Lázaro – elmundo.es

http://www.elmundo.es/blogs/elmundo/bajosfondos/2013/03/18/policias-denuncian-a-guardias-civiles-y.html

El Ejército chadiano anunció ayer haber matado al jefe yihadista Mojtar Belmojtar en el norte de Malí. Un día antes, el viernes, las mismas fuentes informaron de la muerte de uno de los principales líderes de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), Abdelhamid Abu Zeid. De confirmarse ambas muertes, constituirían un serio revés para los yihadistas, que padecen la ofensiva del Ejército francés y de fuerzas africanas —entre ellas, la de Chad— en el norte del país.

“Las fuerzas chadianas en Malí han destruido totalmente la principal base de los yihadistas en el macizo de Adrar de las [montañas] Ifogas, más concretamente en el valle de Ametetai” a mediodía del sábado, anunció en la tarde de ayer por la televisión estatal el general Zacharia Gobongue, portavoz del Ejército chadiano. El anuncio precisaba que como consecuencia del asalto “varios terroristas” habían resultado muertos, entre ellos el argelino Belmojtar, de 40 años, llamado El Tuerto o Míster Marlboro.

Belmojtar, un traficante de tabaco reconvertido en terrorista, fue responsable del secuestro de tres cooperantes españoles en Mauritania en 2009 y el cerebro de la toma masiva de la planta de gas de In Amenas (Argelia) perpetrada en enero pasado por una brigada de yihadistas de varias nacionalidades. La intervención de las fuerzas de seguridad argelinas puso fin al secuestro de la planta, con decenas de muertos.

Muyahidin en Afganistán en los noventa, Belmojtar fundó al volver a Argelia el Grupo Salafista para la Predicación y el Combate, una violenta organización que en 2006 se integró en AQMI. La filial magrebí de Al Qaeda campa desde hace años por las dunas del Sahel, donde aliada con los rebeldes tuaregs y otros grupos islamistas han logrado crear el Azawad, un Estado islámico independiente regido por la sharía, donde se cortan las manos de los ladrones y se apalea a las mujeres infieles.

AQMI está formado por cuatro brigadas dirigidas por argelinos y compuestas de unos mil hombres de una docena de nacionalidades que se mueven por Mauritania y Malí con total libertad. Belmojtar, que estuvo al frente de la brigada basada en Gao, había sido apartado de la organización y sustituido por Abdelmalek Drukdel. Cuando orquestó el secuestro de la planta de gas de In Amenas, ya no pertenecía a la organización.

El viernes, el presidente de Chad, Idriss Déby, anunció que el argelino Abu Zeid había sido “abatido” por soldados chadianos en el transcurso de violentos combates en una zona montañosa del noreste de Malí, cerca de la frontera argelina. Fuentes oficiales francesas afirmaron no estar en disposición de confirmar la muerte de Abu Zeid, responsable a su vez del mayor número de secuestros de occidentales en la región.

Según la prensa argelina, el resultado de las pruebas de ADN que se realizan a los restos del supuesto Abu Zeid deberán ser concluyentes sobre la identidad. Oficiales de los servicios de seguridad argelinos han identificado los pertrechos, pero no el cuerpo, del que se considera más radical de los jefes de AQMI, según informaba ayer el diario argelino El Khabar. Estos mismos oficiales, que “seguían la pista desde hacía años a Abu Zeid, han autentificado sus armas, que estaban en posesión de los [soldados] franceses, pero no fueron capaces de identificar formalmente el cadáver”, escribía El Khabar.

Chad es uno de los países africanos que más ha contribuido a la llamada Operación Serval, lanzada por Francia a mediados de enero para expulsar del norte de Malí a los islamistas tutelados por AQMI.

http://internacional.elpais.com/internacional/2013/03/02/actualidad/1362258050_207277.html

Francia pide una especial atención a las informaciones que puedan afectar a sus intereses, especialmente entre los ambientes islamistas radicales

El Ministerio del Interior ha reforzado desde el inicio de la intervención militar de Francia en Malí los intereses galos en España. Se trata de una petición que le formuló la embajada francesa con motivo de la operación y a la que ha respondido España con el refuerzo de instituciones oficiales y empresas francesas, según han informado a Europa Press fuentes conocedoras del despliegue.

Este refuerzo de la seguridad afecta tanto a edificios como la Embajada, el Consulado o la residencia del embajador, situada en la calle de Serrano de Madrid, así como otros intereses como el Liceo francés, frente al edificio del Tribunal Supremo, o sedes de empresas en el territorio nacional como Carrefour, Loreal o Renault, entre otras.

Las mismas fuentes consultas añaden que, si bien antes de la intervención en Malí la seguridad ante la Embajada francesa consistía en torno a dos agentes de la Guardia Civil, desde el inicio de la contienda se mantiene de forma estable un vehículo del Instituto Armado y ha aumentado el número de agentes presentes en el perímetro del edifico ubicado a escasos metros de la Puerta de Alcalá y el Parque del Retiro.

Asimismo Francia también ha solicitado a las autoridades españolas una especial atención a todas las informaciones que puedan afectar a sus intereses, especialmente entre los ambientes islamistas radicales.

DESDE EL 12 DE ENERO

El Ministerio del Interior dio respuesta a esta petición de la embajada en apenas unas horas, ya que la petición se cursó de manera oficial el viernes 11, día del inicio de la ofensiva en Malí y, según las fuentes consultadas, el refuerzo de seguridad ya era visible la mañana del sábado.

Se trata de un despliegue temporal sujeto a la duración de la misión en el continente africano. Las autoridades francesas han realizado la misma petición en el resto de países europeos a través de sus embajadas recibiendo la misma respuesta, indican estas fuentes.

La operación francesa comenzó el pasado 11 de enero, cuando el presidente François Hollande anunció que su Gobierno atendería la petición de ayuda militar formulada por las autoridades malienses, ante la ofensiva lanzada por los grupos islamistas armados que controlaban el Azawad, en el norte de Malí.

El ministro de Asuntos Exteriores francés, Laurent Fabius, ha anunciado que Francia comenzará en marzo su repliegue militar “si todo sigue según lo previsto”.

España ha contribuido a la misión con el envío de un avío de transporte militar C130 Hércules y 50 militares con base en Dakar (Senegal) desde donde realizan vuelos para transportar material y tropas hasta Bamako, la capital maliense.

http://www.europapress.es/nacional/noticia-interior-refuerza-seguridad-edificios-oficiales-empresas-francesas-espana-ofensiva-mali-20130207125536.html

Una fotografía que muestra una iglesia católica atacada por yihadistas en Diabaly

Hace unos días las hermanas de la Congregación de la Santa Familia de Spoleto se marcharon de Derna, en el este de Libia, donde se habían instalado hace más de un siglo. Dentro de unos días serán las hermanas franciscanas del Niño Jesús las que darán el cerrojazo a su casa de Barce, situada también en la Cirenaica libia. Monseñor Giovanni Martinelli, vicario apostólico de Trípoli, hizo este doble anuncio el viernes en Radio Vaticano.

La presión de islamistas radicales obliga a las congregaciones a abandonar Libia. Es la cara oscura de la “primavera árabe” que para los pueblos de varios países norteafricanos ha supuesto, ante todo, gozar de un régimen de libertades inédito en su historia. Basta, por ejemplo, recordar lo difícil que era hace tres años escuchar las opiniones políticas de un tunecino de la calle y la desenvoltura con la que ahora se expresa ante el forastero de paso.

De Libia partió hace dos años la onda expansiva que impulsó a terroristas y tuareg radicales a apoderarse, hace once meses, de ese inmenso territorio del norte de Malí (830.000 kilómetros cuadrados) de cuyos núcleos urbanos fueron expulsados el mes pasado por las fuerzas de elite francesas. A Libia, y acaso a buena parte del Magreb, regresará ahora esa marea de violencia contenida en Malí.

foton

En el mismo Malí los éxitos militares franceses “han cercenado las capacidades operacionales” de los terroristas, señala Jean-Pierre Filiu, profesor del Instituto de Ciencias Políticas de París. Aun así la partida no está ganada. “Los yihadistas van a desarrollar una guerra de desgaste desde las zonas de difícil acceso en las que se han refugiado”, advierte Alaya Allani, profesor de la Universidad de Manouba en Túnez que acaba de regresar de una visita a Bamako

Pero los mayores nubarrones de ciernen sobre Libia. Tarek Mitri, enviado especial del secretario general de la ONU para Libia, expresó el martes su “temor” de que el conflicto maliense desborde sobre el vecino libio aunque no compartan una frontera entre ellos. Recordó los “lazos étnicos o ideológicos” entre los radicales que operan en ambos países. “La seguridad en el este de Libia representa un grave desafío (…)”, recalcó ante el Consejo de Seguridad. Aludía a un repliegue a Libia de los yihadistas hostigados en el norte de Malí.

Los primeros síntomas del descalabro están a la vista con la expulsión de los cristianos de Cirenaica; la voladura, el 26 de enero, de una iglesia en Dafniya en la que murieron dos egipcios coptos etcétera. Por algo las grandes potencias occidentales han pedido esta semana a sus ciudadanos que se marchen de Bengasi donde, según Londres, existe una amenaza “específica e inminente” similar a la que le costó la vida, en esa ciudad en septiembre pasado, a John Christopher Steven, embajador de EE UU en Libia.

En una de sus últimas declaraciones antes de ser derrocado Moamar el Gadafi, el dictador libio, advertía que si el caía “llegarán las gentes de Ben Laden (…)”. “Es evidente que la llamada “primavera árabe”, sobre todo la de Libia, ha tenido repercusiones negativas sobre la seguridad en Argelia y en el conjunto del Magreb y del Sahel”, señala Chafik Mesbah, que fue coronel en el Ejército argelino y ahora es politólogo.

Gadafi contaba con una legión islámica, formada por subsaharianos, “muchos de ellos terroristas potenciales que se han transformado en reales”, asegura Mesbah. En los meses previos a la caída del dictador “Libia se convirtió en un supermercado armamentístico en el que se compraban y se robaban armas con facilidad”, prosigue.

Los yihadistas de Malí se equiparon allí y por eso, en marzo pasado, pudieron lanzarse a la conquista del extenso territorio semidesértico. En la única entrevista que ha aceptado, en noviembre de 2011 a la agencia mauritana ANI, Mojtar Belmojtar, entonces uno de los jefes de Al Qaeda en el norte de Malí, lo reconocía: “Los combatientes han sido los grandes beneficiarios de las revoluciones en el mundo árabe (…)”. “(…) la adquisición de armamento en Libia fue algo natural”, agregó con franqueza.

A eso se añade la debilidad del Gobierno libio que no logra imponerse a las milicias armadas que ayudaron a acabar con Gadafi, pero no acatan el nuevo orden. Los grupos armados dominan regiones enteras y perpetran “graves actos de violencia en total impunidad”, denunciaba, el jueves, el informe anual de la ONG de derechos humanos Human Rights Watch.

La más extremista de todas las milicias es Ansar Sharia (Partidarios de la ley islámica) que jugó un papel, aun no del todo aclarado, en el mortífero asalto del Consulado de EE UU en Bengasi. “El reto de Libia es instaurar instituciones respetadas”, convertirse en un Estado, sostiene Hassan Arabi, profesor de la Universidad de Nador.

Trípoli tampoco logra vigilar sus 4.000 kilómetros de fronteras. “Milicianos armados se pasean a sus anchas por el desierto”, subraya Mesbah. Prueba de ello es que el comando terrorista que secuestró en enero a 790 empleados en la planta gasística argelina de In Amenas partió de Malí, penetró en Níger, cruzó Libia y entró en Argelia. Consciente de la gravedad del problema los ministros de Exteriores de la Unión Europea acordaron, el jueves, poner en marcha una misión civil para apoyar a Libia en el control de sus fronteras.

La ofensiva francesa en Malí y el consiguiente golpe terrorista de In Amenas han desatado todas las alarmas en el norte de África no solo porque demuestra la vulnerabilidad de los lindes geométricos trazados en el desierto sino por la composición multinacional del grupo asaltante. Sus jefes eran argelinos, empezando por Belmojtar que planificó la embestida desde su guarida maliense, pero los tunecinos -11 terroristas- eran los terroristas más numerosos. Los miembros egipcios ya habían participado, cuatro meses antes, en el ataque contra el Consulado de EE UU en Bengasi.

La toma de In Amenas incitó a reforzar las medidas de seguridad no solo en Argelia sino en todo el noroeste África. París envió, por ejemplo, a sus fuerzas especiales al norte de Níger para proteger las minas de uranio de Arlit donde Al Qaeda apresó, hace 29 meses, a cinco técnicos franceses; Túnez también desplegó el martes a sus tropas de elite en las instalaciones petroleras del sur; hasta Rabat decidió cerrar de noche sus puestos fronterizos con Mauritania. Y eso que Marruecos parece el país más impermeable a los sobresaltos que sacuden la región.

Aunque los argelinos se quejen sottovoce de los escasos esfuerzos de sus vecinos por vigilar sus fronteras ellos también “demuestran ser incapaces de ejercer un estrecho control sobre el conjunto de su territorio”, constata la investigadora Laurence Aïda Ammour, en un análisis que acaba de publicar en el CIDOB, un think tank de Barcelona. “Belmojtar ha atravesado estos últimos meses el sur de Argel sin ser interceptado”, insiste Filiu.

Este profesor, autor de Las Nueve vidas de Al Qaeda, lamenta que los partidos islamistas en el poder sean complacientes con los salafistas radicales porque soplan aires de libertad y porque esperan cosechar sus votos. “Fue un error excarcelar en Túnez a Seiffallah Ben Yacine”, el líder local de Ansar Sharia, “porque no era preso de conciencia”, señala. “Es un error no perseguir a los salafistas culpables de los incendios en Túnez de mausoleos de santones musulmanes sufíes” que se han multiplicado desde principios de año. Se deja así crecer un pernicioso caldo de cultivo.

http://internacional.elpais.com/internacional/2013/02/02/actualidad/1359817868_207783.html

Los «peligros» históricos de desplegar «cascos azules» en Malí

Soldados chadianos en el aeropuerto de Gao, ciudad recuperada hace unos días del control yihadista

 En cuestión de días, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas iniciará negociaciones para convertir el contingente de tropas africanas que actualmente confluyen en Malí en una fuerza formal de mantenimiento de paz, según fuentes diplomáticas.

Pese a que la medida ya fue planteada meses atrás, la intervención de Francia el pasado 11 de enero podría haber «precipitado» los acontecimientos. Y en este sentido, dos posiciones enfrentadas. Mientras Estados Unidos apoya el despliegue de «cascos azules», la Unión Africana se muestra contraria.

En el recuerdo, la polémica que arrastran buena parte de estas fuerzas de pacificación.

En la actualidad, el Departamento de Operaciones de Mantenimiento de la Paz de la ONU gestiona hasta siete destacamentos en el continente: desde el Sahara Occidental a Sudán, pasando por Liberia o Costa de Marfil.

Principalmente crítica es la situación de la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en el Congo (Monusco). Desde su creación en noviembre de 1999, este operativo se ha convertido en uno de los más polémicos del mundo.

Bajo el punto de vista local, los motivos resultan del todo obvios. Primero, ante su incapacidad manifiesta para proteger a la población civil. Éste es el caso de la violación en masa cometida, en agosto de 2010, por rebeldes hutus y Mai-Mai en la localidad de Luvungi. En el ataque, realizado a tan solo 30 kilómetros de una base de «cascos azules», al menos 500 mujeres fueron agredidas.

Aunque más preocupante resulta que el enemigo se encuentre en casa. En 2008, una investigación interna de la ONU reveló que «cascos azules» indios habrían cometido, presuntamente, abusos sexuales contra miembros de la población civil. De igual forma, soldados paquistaníes estarían implicados en una trama de venta de armas al grupo rebelde Frente Nacionalista e Integracionista a cambio de oro procedente de los yacimientos de la zona.

Polémicas compartidas con la misión desplazada en Costa de Marfil (Onuci).

A comienzos de abril de 2011, de la mano de este operativo de paz, el Ejército francés atacaba posiciones controladas por tropas leales al expresidente Laurent Gbagbo.

Neutralidad obligada

Solo cuatro meses antes, Gbagbo había sido proclamado vencedor de las elecciones presidenciales por el Consejo constitucional, con el 51,45% de los votos. Sin embargo, esta decisión del organismo afín al ex mandatario no fue reconocida por la comunidad internacional, que otorgó la victoria a su rival político, Alassane Ouattara.

Por ello, con este ataque, los «cascos azules» (que en conformidad al mandato del Consejo de Seguridad tienen que permanecer neutrales) perdieron su condición de fuerza militar imparcial.

Más intrincado se presenta, incluso, el caso de Sudán y Sudán del Sur.

Pese a que a mediados de 2009 el comandante saliente de la operación híbrida de la Unión Africana y Naciones Unidas en Darfur (Unamid), Martin Luther Agwai, anunciaba que la región ya no se encontraba en estado de guerra y que el conflicto había finalizado, la realidad dista mucho de confirmar estas palabras. Al menos, cerca de 16.000 soldados se encuentran todavía desplegados.

Precisamente, la zona cuentan con otras dos misiones internacionales: La Fuerza Provisional de Seguridad de las Naciones Unidas para Abyei (Unisfa), que apenas ha paliado la sangría de uno de los conflictos modernos más olvidados del planeta, y la Misión de Asistencia en la República de Sudán del Sur (Unmiss), el más reciente despliegue gestionado por el Departamento de Operaciones de Mantenimiento de la Paz.

http://www.abc.es/internacional/20130201/abci-misiones-africa-201301311657.html

Mina de uranio de la empresa francesa Areva en Arlit (Níger). / AP

Francia ha ordenado a sus fuerzas especiales que protejan las instalaciones de uranio del gigante nuclear estatal Areva en Níger ante la amenaza de ataques contra sus intereses tras la intervención de su ejército en Malí, según ha revelado este jueves una fuente militar a Reuters.

Areva es el mayor inversor extranjero en Níger, y lleva extrayendo uranio en Níger desde hace más de cinco décadas y suministra gran parte del material en bruto que emplea la industria de la energía nuclear de Francia. La energía nuclear representa el 75 % de la producción eléctrica en Francia.

La fuente militar ha confirmado una información adelantada por el semanario ‘Le Point’, que afirmaba que París ha enviado a las fuerzas especiales y material a los lugares de producción de uranio de Areva en Imouraren y Arlit, aunque no ha querido dar más detalles. El Ministerio de Defensa no ha comentado la información, y Areva se ha limitado a señalar que no habla de cuestiones de seguridad.

Irónicamente, las minas de uranio en Níger son el lugar simbólico donde nació hace una década la guerra de Occidente contra Al Qaeda. Funcionarios de la administración Bush, deseosos de iniciar la guerra contra Irak, pidieron a sus servicios de inteligencia y a los de sus aliados cualquier información que vinculara a Al-Qaeda con Irak y que indicara que Bagdad trataba de adquirir armamento nuclear. El entonces secretario de Estado, Colin Powell, acabó presentando un informe falso, que incluía fotografías tomadas en Níger, para preparar el ‘casus belli’ en la ONU, atribuyéndolo a servicios secretos extranjeros, y Bush llegó a atribuir la información a Gran Bretaña.

Hace dos años, en septiembre de 2011, siete trabajadores, incluidos cinco franceses, fueron secuestrados en Arlit por Al Qaeda del Magreb Islámico (AQMI). Posteriormente los secuestradores liberaron a tres de los rehenes, pero todavía retienen a cuatro franceses. Areva cuenta con unos 2.700 trabajadores en Níger y tiene previsto comenzar a explotar una tercera mina en Imouraren este año o el próximo.

Una portavoz de la compañía señaló este mes que el Gobierno francés no les había pedido reducir el personal en Níger y dijo que Areva contaba con un amplio plan de seguridad para sus empleados y que éste había sido revisado por las autoridades francesas.

Desde el once de enero, a petición del Gobierno de Malí y con la luz verde del Consejo de Seguridad de la ONU y de la comunidad internacional, París ha lanzado ataques aéreos y ha enviado a unos 3.200 soldados a Malí, país fronterizo con Níger, para evitar el avance de los rebeldes de Al Qaeda y Tuareg que amenazaban la integridad territorial de su excolonia.

Los insurgentes han amenazado con vengarse golpeando objetivos franceses en la región del Sahel y fuera de ella, y unos días después del comienzo de la operación Serval atacaron una planta gasista en In Amenas, sudeste de Argelia, tomando centenares de rehenes. El secuestro acabó con un ataque del ejército argelino y la muerte de una treintena de trabajadores de la planta y de otros tantos yihadistas.

Mientras tanto, un convoy que transporta a dos centenares de soldados desde Chad hasta Malí llegó el jueves a Niamey, capital de Níger. Djamena ha decidido enviar 2.000 militares a la zona del conflicto a petición de París. Esas tropas ayudarán a las fuerzas de la Misión Internacional de Apoyo a Malí organizada por la CEDEAO, pero no estarán bajo su mando.

Según France Presse, en este momento hay ya 600 soldados chadianos y 500 nigerianos en Ouallam, al norte de Níger, cerca de la frontera con Malí. Estos dos batallones se desplegarán en la región de Gao, al norte del territorio malienseí, para ayudar a las tropas francesas y las gubernamentales a arrebatar a los islamistas los feudos donde se instalaron hace un año.

http://internacional.elpais.com/internacional/2013/01/24/actualidad/1359039101_983020.html

Sergei Lavrov

El ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, ha declarado que las tropas francesas están combatiendo actualmente en el norte de Malí contra los mismos rebeldes que lucharon contra el líder libio, Muamar Gadafi, y que recibieron armas de los países occidentales.

Rusia respaldó la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que apoyaba las intervenciones en Malí –aprobada en diciembre de 2012– y se abstuvo en marzo de 2011 en la votación del documento que permitió los bombardeos de la OTAN para imponer una zona de exclusión aérea en Libia.

“Aquellos contra los que están luchando los franceses y los africanos en Malí son los mismos que acabaron con el régimen de Gadafi, esos a los que nuestros socios occidentales armaron para que pudieran acabar con el régimen de Gadafi”, ha denunciado Lavrov en rueda de prensa.

París teme que los grupos islamistas que controlan el norte de Malí desde marzo de 2012 se hagan fuertes en la región y la zona del Sahel sirva de campo de entrenamiento para los grupos terroristas internacionales.

La semana pasada, una planta gasística en el este de Argelia fue secuestrada por un grupo de terroristas procedentes de Libia en un acto que se saldó con 69 muertos, entre atacantes y rehenes.

“Hay actos terroristas casi a diario en la región, no hay ningún control sobre las armas, los milicianos están infiltrándose en toda la zona del Sáhara y del Sahel”, ha indicado Lavrov. “La situación en Malí es la consecuencia de los actos de Libia. La toma de rehenes en Argelia es un toque de atención”, ha comentado.

Lavrov ha negado las informaciones de que el Kremlin haya ofrecido aviones de transporte a Francia. Rusia ha puesto de ejemplo en varias ocasiones a las operaciones en Libia para vetar hasta en tres ocasiones resoluciones en el Consejo de Seguridad contra el régimen de Damasco que podrían llevar a una nueva intervención militar occidental.

“Es importante levantar la cabeza y mirar al horizonte, mirar todos estos procesos de forma más amplia, están interconectados y suponen diversas amenazas”, ha indicado Lavrov sobre las revueltas y la inestabilidad que desde hace dos años se extiende por el norte de África y Oriente Próximo.

http://www.europapress.es/internacional/noticia-rusia-francia-combate-mali-contra-mismos-armo-derrocaran-gadafi-20130123200420.html