Los vigilantes imputados por las muertes del Madrid Arena renuevan en sus puestos

Publicado: 16/07/2013 en Noticias Nacional

Escenario de la tragedia

Cinco de los principales imputados en el caso Madrid Arena se han beneficiado de la ley para mantenerse en sus puestos a pesar de estar encausados por la avalancha humana que acabó con la muerte de cinco adolescentes en el pabellón municipal.

En concreto, se trata de los jefes de equipo Raúl Monteverde, Juan José París Nalda y José Antonio Díez Romero, del vigilante Roberto Mateos y del inspector Iván Somontes Santamaría. Todos ellos formaban parte de Seguriber y figuran en la lista del personal que la empresa Alerta y Control ha subrogado tras de conseguir la adjudicación del nuevo contrato de seguridad de Madrid Espacios y Congresos, la empresa pública que gestiona las instalaciones deportivas multiusos del Ayuntamiento. El relevo entre las contratas se produjo oficialmente a las 0.01 horas de este martes.

La incorporación de los señalados, como la del resto de componentes de la plantilla, está contemplada en la ley y es una de las premisas que establece el pliego de condiciones que ha redactado otro imputado, el aún subdirector de Seguridad de Madridec Rafael Pastor.

Madridec destituyó a seis directivos pero no a otros tres cargos imputados en el casoEn su defensa, el Ayuntamiento de Madrid alega que no puede hacer “nada” ya que el caso está en fase de investigación (en instrucción, según el término técnico) y no existe auto de procesamiento ni procedimiento de sanción contra estas personas, explicó un portavoz de la alcaldesa Ana Botella a 20minutos. Tampoco han sido suspendidos cautelarmente ni se les ha retirado la tarjeta profesional que les habilita para ejercer como vigilantes o directores de seguridad titulados. A estos efectos, los profesionales dependen del área de Seguridad Privada de la Policía Nacional.

La imposibilidad de actuar es cierta contra los primeros, pero no contra Rafael Pastor, que aún hoy ocupa un cargo en Madridec y que podría haber sido destituido cuando Ana Botella ordenó ‘limpiar’ la cúpula de la empresa pública. Esta maniobra, que tenía por objetivo borrar todo rastro de la tragedia, supuso la baja de seis directivos. Se mantuvo, en cambio, a Pastor, al coordinador de Seguridad, José Rodríguez Camaño, y al jefe de Operaciones y Proyectos, Francisco del Amo, también imputados. Todos ellos han seguido trabajando para el Ayuntamiento hasta la fecha. Ninguno salió de la casa en el ERE que supuso el despido de 22 personas.

Avalancha en Madrid Arena¿Qué hicieron?

Raúl Monteverde trabajó la noche del 1 de noviembre de 2012 vestido de paisano y como coordinador jefe de Seguriber en el dispositivo del Madrid Arena a pesar de que carece del título de director de seguridad, según fuentes de la investigación. Ante el juez negó ser la persona que abrió el portón de servicio por el que se colaron las más de 2.500 personas que contribuyeron a que se formase la avalancha mortal. Según su versión, fue Francisco del Amo quien dio la orden.

Monteverde actuó por delegación de Iván Somontes, que ejercía como inspector de Seguriber aunque dicha categoría no existía en la Ley de Seguridad Privada. Su contrato, en realidad, es de vigilante, aunque incluye un plus salarial de 13.428,40€/año.

Aún no se ha aclarado quién abrió el portón por el que entraron irregularmente 2.500 personas durante la fiesta de Halloween, Somontes se encontraba en Santander por motivos familiares. Varios vigilantes le han señalado como la persona que borraba o copiaba imágenes comprometedoras recogidas por las cámaras en las fiestas que se celebraban en el Madrid Arena. Esta acusación ha derivado en una investigación de la Agencia de Protección de Datos.

Somontes también apuntó a Francisco del Amo como responsable de la orden de apertura del portón, aunque él lo negó. Esta fue trasladada al vigilante que tenía el mando electrónico del acceso por José Antonio Díez Romero, coordinador de seguridad de Seguriber. Esta versión coincide con la de Juan José París Nalda, que también aseguró al juez del caso que Seguriber redujo vigilantes aquella noche para ahorrar, que su empresa no se ocupó de la seguridad en el interior (la compañía asegura que esa tarea corría cargo de Kontrol 34, una empresa que solo presta servicios auxiliares) y que nunca vio el obligatorio plan de seguridad y evacuación.

La noche de los hechos, Seguriber solo tenía a cinco personas en el recinto. Uno de ellos era Roberto Mateos, encargado de la sala de monitores desde la que se vigilaba todo el recinto. En su declaración confesó desconocer cuántas cámaras había en el Madrid Arena, así como su funcionamiento. No vio, afirmó, ninguna avalancha en el vomitorio donde Katia Esteban Casielles, Rocío Oña Pineda, Cristina Arce, Belén Langdon y María Teresa Alonso fallecieron aplastadas. Esto es lógico si se tiene en cuenta que Somontes, su superior, confirmó al juez que esa cámara dejó de funcionar en 2010, sin que fuese reparada.

http://www.20minutos.es/noticia/1872239/0/vigilantes-seguridad/madrid-arena/ayuntamiento-madrid/

Quién es quién en la tragedia del pabellón Madrid Arena

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/1642116/0/quien-es-quien/madrid-arena/claves/#xtor=AD-15&xts=467263

Protesta por lo ocurrido en el Madrid Arena

Quién es quién en la tragedia del Madrid Arena

Katia Esteban, Rocío Oña Pineda, Cristina Arce, Belén Langdon y María Teresa Alonso > Las víctimas.

Katia tenía 18 años, era de Madrid y vivía en Daganzo. Rocío y Cristina, amigas y de la misma edad que Katia, residían en el barrio de Alameda de Osuna. Belén tenía 17 años, pero fraqueó el control de entrada. Vivía en Cobeña. Murió en el Hospital Doce de Octubre, a donde fue trasladada aún con vida, dos días después. En la UVI de la Fundación Jiménez Díaz permanía María Teresa Alonso, madrileña de 20 años. Murió el 29 de octubre por lesiones cerebrales graves. Fue rescatada por un policía municipal de Madrid que se encontraba en la Thriller Music Park pero no estaba de servicio. Se investiga si el agente trabajaba como portero en la fiesta.

Ana Botella > Alcaldesa de Madrid.

Ha ordenado no alquilar ningún recinto municipal para macrofiestas tras la tragedia. También ha iniciado una investigación interna, la elaboración de un informe con todos los detalles disponibles acerca del caso y ha convocado un pleno para abrir una comisión de investigación. Ha ordenado cerrar dos pabellones municipales por problemas de seguridad, pero no el Madrid Arena, donde ha reconocido que también se detectaron anomalías. En medio de la crisis tras las muertes de tres adolescentes, se marchó a un spa de lujo en Portugal. Asegura que el Ayuntamiento no tiene ninguna responsabilidad y que ni va a dimitir ni va a cesar a los concejales implicados. La oposición ha pedido la dimisión inmediata de los concejales de Economía y Urbanismo

Pedro Calvo > Concejal del Ayuntamiento de Madrid.

Dimitió a la espera de ser imputado en el caso. Fue edil de Seguridad y Movilidad por el PP la pasada legislatura. Tras la marcha del Alberto Ruiz-Gallardón, Botella le designó responsable de Economía. Al poco de coger la cartera, que heredó de Miguel Ángel Villanueva, encargó un informe sobre los pabellones multiusos que se presentó, según su departamento, en octubre. Este demostró que había importantes deficiencias de seguridad en el Pabellón de Cristal y en el Palacio de Congresos, además de en el Madrid Arena. Todos han seguido en funcionamiento hasta la tragedia del 1 de noviembre.

Por su cargo, era presidente de Madrid Espacios y Congresos, empresa pública de la que depende el Madrid Arena. Calvo justificó que se alquilase la infraestructura a Diviertt S.L. aunque esta promotora tenía deudas con la Seguridad Social. Las normas municipales de contratación lo prohíben expresamente. La oposición había pedido su dimisión.

Paz González > Concejal de Urbanismo por el PP.

Sucedió en el puesto a Concepción Dancausa esta legislatura. Admitió que el Madrid Arena no tiene licencia de funcionamiento y que tampoco cumple la normativa de seguridad actual, sino la que estaba en vigor cuando el pabellón entró en funcionamiento, en 2002. La oposición ha pedido su dimisión. Urbanismo denegó la licencia al Madrid Arena en 2010, cuando llevaba seis años abierto.

Lleno en el Madrid Arena

Concepción Dancausa > Concejal de Hacienda (PP).

Fue responsable de Urbanismo la pasada legislatura. En 2010, su departamento (en concreto, la Dirección General de Ejecución y Control de la Edificación” emitió un informe que evidenciaba que el Madrid Arena sufría “deficiencias” de seguridad que eran importantes en cuestión de extinción de incendios. También mencionaba que los pasillos de evacuación, entre ellos el mismo en el que se produjo la avalancha mortal, eran insuficientes. En consecuencia, no le otorgó la licencia de funcionamiento que Madrid Espacios y Congresos había solicitado. A pesar de la advertencia, el Ayuntamiento siguió utilizando y alquilando el pabellón a terceros para eventos musicales, deportivos o de ocio a los que asistieron miles de personas.

Antonio de Guindos > Concejal de Seguridad (PP).

Imputado en el caso. Es hermano del ministro de Economía Luis de Guindos y el ‘tapado’ en la polémica del Madrid Arena. De él dependía la Policía Municipal, que permitió que el 1 de noviembre se celebrase un botellón masivo en los alrededores del Madrid Arena.

A sus órdenes estaban el jefe de la Policía Local, Emilio Monteagudo, y Fátima Nuñez, excoordinadora General de Seguridad y Emergencias, también imputados. Monteagudo no impidió la celebración de un macrobotellón en los alrededores del Madrid Arena, pese a que el consumo de alcohol en la vía pública está prohibido por la normativa municipal y autonómica. Núñez debía coordinar a la Policía y a los efectivos del Samur. Sin embargo, los sanitarios ni siquiera fueron avisados de que la celebración de la macrofiesta en el pabellón municipal.

El Ayuntamiento ha reconocido que a las 22.00 horas del mismo día mandó 42 policías a un evento organizado por el programa de televisión El Hormiguero en la calle de Alcalá. En el Madrid Arena solo había una dotación inicial de 12 agentes repartidos en seis patrullas para una previsión de asistencia de entre 4.000 y 10.000 personas. El vicealcalde ha reconocido que conoce al promotor de la fiesta.

Miguel Ángel Villanueva > Vicealcalde de Madrid (PP) y segundo al mando de Botella.

Fue el primero en dar la cara el 1 de noviembre. Cuando la alcaldesa se marchó a Portugal, asumió la gestión de la crisis. Ha admitido que conoce personalmente al empresario que organizó la fiesta, Miguel Ángel Flores, y que ha celebrado varios de sus cumpleaños en los locales de este. Niega que sean amigos, aunque se les ha podido ver juntos en fotografías tomadas hace años publicadas a raíz de la tragedia. Fue, además, quien ofició la boda de José María Flores, hermano de Miguel Ángel y administrador único de Diviertt. Dos meses después de la tragedia, Botella le cesó.

Miguel Ángel Flores > Propietario de la promotora Diviertt S.L. y de FSM Group.

Conocido empresario de la noche madrileña. Licenciado en Dirección y Administración de empresas, asegura haber organizado “más de 100 eventos” en los últimos 15 años, entre ellos, Klubbers, Infinita o Space Festival. Ha sido vocal en la Cámara de Comercio de Madrid. Presume de tener la Medalla al Mérito Profesional y Premio al Prestigio y la Calidad.

Admite que su empresa no está al corriente de pago con la Seguridad Social. Trabajadores del sector aseguran que la reventa de entradas o su distribución al margen de los cauces oficiales son una costumbre en sus eventos. La SGAE le reclama más de 250.000. Fuentes de la entidad subrayan que “no es la primera vez” que Flores organiza una fiesta y no declara ni entrega la parte correspondiente de la taquilla a la entidad. Fue detenido el jueves 27 de diciembre por orden del juez, que consideraba que existía riesgo de fuga.

José María Flores > Hermano de Miguel Ángel Flores y propietario administrador de Diviertt.

Tragedia en el Madrid ArenaKontrol 34 > Empresa de personal auxiliar.

Según un documento firmado por el Director de Seguridad de Madrid Espacios y Congresos, Rafael Pastor, era la empresa contratada por Diviertt para controlar el acceso y el aforo, la autenticidad de las entradas, la edad de los asistentes y su circulación por las tres plantas del edificio. Sin embargo, la empresa niega haber firmado ningún documento de prestación de servicios. Afirma que solo facilitó a Diviertt una lista de personal al que la promotora contrataría directamente y daría de alta en la Seguridad Social.

Todos estos efectivos —que dependerían, por tanto, de Diviertt— contaban con el carnet de controlador que expide la Consejería de Interior. Muchos eran porteros que trabajan habitualmente en discotecas y bares de copas de la Comunidad. Por ley, no podían hacer ninguna labor de seguridad. Según la investigación policial, permitieron la entrada a menores. Cuando ocurrió la avalancha, los que se encontraban en la zona trataron de rescatar a los afectados y llevaron a los heridos a la enfermería. El administrador único de una de las empresas es un conocido neonazi.

Juan Carlos García Perdiguero > Administrador único de Kontrol 34 y con antecedentes penales.

Fuentes policiales le señalan como un violento neonazi vinculado al Frente Atlético y habitual del Estadio Vicente Calderón. Tiene como socio y apoderado de la empresa a Luis Carlos Manzanares. El hermano de este, Francisco Javier, alias ‘el Manza’, era portero de la discoteca Kapital. Fue asesinado en noviembre de 2001 en un ajuste de cuentas.

Seguriber > Empresa del grupo Segur.

Se encargaba del orden y el registro en la zona comprendida entre la valla del Madrid Arena y el control de entradas.

Está contratada por Madrid Espacios y Congresos para llevar la seguridad (perímetro, recinto, cámaras) de todos sus edificios. Cuando Diviertt fue a alquilar el Madrid Arena, el Ayuntamiento le impuso trabajar con esta contrata, aunque no tendría potestad sobre los trabajadores de la misma.

Al contar con Seguriber, Diviertt no contrató más vigilantes jurados. Seguriber solo destinó cinco guardas al interior para vigilar las puertas de emergencia porque asegura que, por contrato, no tenía otra misión. Su personal sí tenía que registrar las mochilas de los asistentes, pero no lo hizo, según testigos presenciales. Solo impidieron el botellón dentro de su área de influencia con ayuda de la Policía Municipal.

Doctor Simón Viñals > Exconcejal del PP en el Ayuntamiento de Madrid de 77 años.

Él y su hijo Carlos, acompañados de dos auxiliares, constituían el equipo médico contratado por Diviertt para la fiesta de Halloween. Viñals padre es cirujano general. Viñals hijo es médico y funcionario de alto nivel. Ocupa un cargo de confianza en el área de Salud Laboral, que depende de Antonio de Guindos. Según la versión de ambos, Carlos Viñals solo fue a “echar una mano” como ayudante de su padre y no cobró. De haberlo hecho, habría cometido una incompatibilidad por su condición de empleado público de alto rango. Sin embargo, Diviertt comunicó al Ayuntamiento que los dos médicos constituían el servicio de atención sanitaria del evento.

Ambos se vieron completamente desbordados tras la avalancha. En el Madrid Arena no había efectivos del Samur. La empresa organizadora, según la sección sindical del servicio de emergencias, no lo solicitó aunque esperaba reunir oficialmente a 9.600 personas. Por suerte, los sanitarios llegaron rápido, ya que existe una base médica en el propio recinto ferial de la Casa de Campo, donde se sitúa el Madrid Arena.

Sindicato Unificado de Policía (SUP) >

Según Pedro Calvo, el Madrid Arena no necesita licencia urbanística, en virtud del artículo 151 de la Ley 9/2001 del Suelo de la Comunidad de Madrid, y al artículo 4.e de la Ordenanza Municipal de Tramitación de Licencias Urbanísticas. El SUP cree que la Ley de Espectáculos de la Comunidad de Madrid y la Ley del Deporte (el Madrid Arena es un recinto deportivo multiusos) la hacen obligatoria. Ha presentado al juez las actas levantadas por un agente en 2006 en el que se advertía que el recinto carecía de permiso de funcionamiento y plan de emergencias. La Policía advirtió al Ayuntamiento y a la Comunidad durante semanas de esta situación, pero las Administraciones no hicieron nada.

http://www.20minutos.es/noticia/1642116/0/quien-es-quien/madrid-arena/claves/

Cronología de la investigación

El 1 de noviembre de 2012 se recordará con dolor en la ciudad de Madrid. Una fiesta multitudinaria en el recinto Madrid Arena, en plena Casa de Campo, terminó con fatales consecuencias después de que una avalancha humana terminara con la muerte de cinco jóvenes, una de ellas menor de edad.

1 de noviembre de 2012

Sobre las cuatro de la mañana, se produce una avalancha en uno de los pasillos de acceso y salida a la pista central del Madrid Arena, donde se estaba celebrando la fiesta ‘Thriller Music Park’, que incluía la actuación del DJ Steve Aoki. Como consecuencia de esa avalancha, tres chicas fallecen por aplastamiento —Katia Esteban Casielles, Rocío Oña Pineda y Cristina Arce de la Fuente—, otras dos tiene que ser ingresadas en el hospital en estado grave y decenas de personas resultan heridas. Los primeros testimonios de los asistentes a la macrofiesta apuntan a que no hubo registros en la entrada del recinto y que había menores entre el público.

2 de noviembre

Comienzan las primeras investigaciones. En un primer momento se cree que el estallido de un petardo o el lanzamiento de una bengala pudo haber provocado la estampida que causó la muerte de las tres jóvenes de 18 años. Sin embargo, gracias a las grabaciones tanto de las cámaras de seguridad como de los propios asistentes a la fiesta, se comprueba que momentos antes de la actuación de Aoki se produce una entrada masiva de personas al recinto.

El juez decano de Madrid, José Luis González Armengol, levanta las primeras sospechas asegurando que, por las fotos que ha visto en Internet, “se superó con creces el aforo permitido”. Por su parte, el Ayuntamiento de Madrid anuncia que “nunca más” cederá ni alquilará ninguna instalación municipal para que vuelva a ser usada para eventos como la macrofiesta de Halloween. “Nunca más, mientras yo sea alcaldesa, cederemos ningún edificio del Ayuntamiento para este tipo de eventos”, asegura la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, quien considera que “el riesgo es demasiado grande cuando se juntan en un sitio cerrado y con calor demasiados jóvenes con demasiado alcohol”.

3 de noviembre

Belén L. R., la joven de 17 años que estaba ingresada en estado crítico, fallece en el hospital Doce de Octubre. Con ella, se elevan a cuatro las fallecidas tras la macrofiesta de Halloween. Además, un portavoz de la empresa organizadora de la fiesta en el Madrid Arena, Diviertt, asegura que se respetó el aforo del recinto y que no le consta que hubiera más menores aparte de la chica fallecida y responsabiliza de los hechos a quien tiró la bengala. Este mismo día, las amigas de las fallecidas inician una campaña a través de redes sociales como Facebook y también por móviles para recabar pruebas para intentar demostrar que pudo excederse el aforo en el Madrid Arena. Piden entradas o cualquier documento que pueda acreditar su asistencia en la fiesta.

4 de noviembre

El Sindicato Unificado de Policía (SUP), por medio de su secretario general, José Manuel Sánchez Fornet, culpa de lo ocurrido al Ayuntamiento de Madrid y asegura que “el Madrid Arena ha estado funcionando ilegalmente desde el principio, no ha tenido nunca licencia de apertura y funcionamiento ni plan de emergencias”. Por su parte, la Comunidad de Madrid pide “depurar responsabilidades” por violar la Ley de Espectáculos. Nicolás Langdon, padre de la menor fallecida, asegura que la familia está viviendo con “mucha tristeza y mucho dolor” la pérdida de su hija, pero ha afirmado que su fe les ayuda a verlo con serenidad y paz. “Hay que aceptarlo”, afirma.

5 de noviembre

El titular del juzgado de Instrucción número 51 de Madrid ordena a la Policía Nacional el precinto del Madrid Arena hasta nueva orden. Según el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, el magistrado Eduardo López Palop quiere mantener cerradas las instalaciones ante la posibilidad de que sean necesarias nuevas pruebas que aclaren que ocurrió el pasado jueves 1 de noviembre.

6 de noviembre

El juez López Palop recibe el atestado policial sobre la causa y reúne denuncias de lesionados en el suceso. El magistrado pide a las fuerzas de seguridad que mantengan “sine die” el precinto del pabellón hasta que lleve a cabo una inspección ocular del lugar, para lo que aún no tiene fecha. De momento, no hay ni imputados ni detenidos por el suceso. Ese mismo martes se hace público que la alcaldesa de Madrid Ana Botella se marchó de viaje de placer a Portugal el jueves 1, el sábado 3 y el domingo 4 de noviembre, solo horas después de la muerte de las jóvenes en el Madrid Arena, y en plena crisis sobre la seguridad del edificio. Su vicealcalde, Miguel Ángel Villanueva, fue quien se quedó al frente.

Una barca hinchable sobre los asistentes

7 de noviembre

La investigación policial estima que se vendieron unas 19.600 entradas y que otras 3.000 personas consiguieron colarse en el concierto, según detallan fuentes policiales a 20 minutos. “Se va a hacer en nuevos informes según avance la investigación”, aclaran las mismas fuentes. “Se está investigando todos los sistemas y triquiñuelas que hubo para vender entradas por encima del aforo permitido, incluso entradas duplicadas y entradas mixtas para tres personas”, aseguran.

En total, la Policía estima que durante la noche de Halloween había unas 23.000 personas en el Madrid Arena, más del triple de la cantidad (7.000) que en un principio informó la empresa Diviertt al Ayuntamiento de Madrid y más del doble de las entradas que la firma declaró haber vendido, 9.600. También sale a la luz que un neonazi con antecedentes es el administrador de la empresa de seguridad del Madrid Arena Kontrol 34 CyE Madrid S.L. Se trata de Juan Carlos García Perdiguero, un veterano neonazi con antecedentes, vinculado hace años al Frente Atlético (peña radical del Atlético de Madrid) y ‘pseudoempresario’ de la noche madrileña. Además, el Ayuntamiento de Madrid anuncia que va a denunciar a Miguel Ángel Flores, organizador de la fiesta del Madrid Arena por “haber mentido” en los datos que facilitó al Consistorio y por haber superado el aforo del recinto y que Diviertt adeuda a la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) más de 250.000 euros.

8 de noviembre

Ana Botella, alcaldesa de Madrid, anuncia el cierre preventivo de dos pabellones públicos construidos hace más de una década y que incumplen la normativa vigente de seguridad. El cierre es consecuencia de un informe encargado la pasada primavera por el concejal de Economía, Pedro Calvo, para conocer en qué estado se encontraban las instalaciones de Madrid Espacios y Congresos, empresa pública que él preside y que se ocupa de la gestión y alquiler a terceros de los espacios recreativos y de congresos municipales como el Madrid Arena.

Según Botella, ese informe arrojó que el Palacio de Cristal (Casa de Campo) y el de Palacio Municipal de Congresos (Campo de las Naciones) tienen problemas graves. También se hace público que el contrato entre la empresa municipal Madrid Espacios y Congresos y Diviertt establecía que el aforo del recinto no podía superar ese día las 5.000 personas. 20minutos.es también desvela que un exconcejal del PP de 77 años y su hijo, funcionario municipal, dirigieron el equipo médico de la fiesta. El día terminó con un acto de protesta de familiares y amigos de las fallecidas ante el Ayuntamiento de Madrid, al que reclamaron justicia.

11 de noviembre

Sale a la luz que el vicealcalde de Madrid, Miguel Ángel Villanueva, fue quien ofició la boda de José María Flores, el administrador único de Diviertt y hermano del propietario de la empresa. Puesto que Villanueva era Concejal de Economía en aquel momento, es imposible que oficiase la boda sin que él mismo o Flores solicitasen que se hiciese así debido a una “relación de amistad”.

12 de noviembre

El magistrado que instruye las diligencias previas llama a declarar como imputados (de momento, sin refererir el posible delito) al gerente de la empresa Diviertt, organizadora del evento, Miguel Angel Flores, y a los representantes legales de Kontrol 34 y Seguriber. 13 de noviembre El concejal de Economía, Pedro Calvo, dimite tras ser imputado por ser presidente de Madrid Espacios y Congresos, la empresa pública municipal que alquiló el Madrid Arena para la fiesta. Lo hizo a pesar de que el pabellón no tenía licencia de funcionamiento y de que la organizadora acumulaba deudas con la Seguridad Social. El mismo día, el juez del caso acudió al Madrid Arena acompañado de los investigadores y de testigos para tratar de reconstruir lo que ocurrió la noche del 1 de noviembre.

15 de noviembre

Botella ofrece el informe municipal sobre los hechos del Madrid Arena en una comparecencia en la que se niega a responder preguntas. Según el texto, la organización precintó al menos dos salidas y no respetó el aforo por planta.

16 de noviembre

El fiscal superior de Madrid, Manuel Moix, cree que “todo apunta” a que el Ayuntamiento es responsable civil subsidiario de lo que ocurrió. El equipo de Gobierno de Ana Botella rechaza la responsabilidad y aprueba una comisión de investigación —de la que se asegura el control— para depurar las responsabilidades políticas. Le Delegación del Gobierno niega que diese el visto bueno a la fiesta mortal porque no es de su competencia.

17 de noviembre

El Mundial de Balonmano, que debía disputarse en su primera fase en el Madrid Arena, busca alternativas ante la posibilidad de que no pueda jugarse en esta sede. El presidente de la Federación, Juan de Dios Román, aseguró tras reunirse con Ana Botella que hay grandes dificultades por la oposición del Ayuntamiento. 19 de noviembre Finalmente se confirma. El Mundial de Balonmano no se celebrará en el Madrid Arena. La competición, que se celebrará en España del 11 al 27 de marzo, tendrá lugar en otro recinto, aún por confirmar, según ha comunicado el Ayuntamiento de Madrid a la Federación de Balonmano.

20 de noviembre

El organizador de la fiesta, Miguel Ángel Flores culpa a Madrid Espacios y Congresos (Madridec), dependiente del Ayuntamiento de Madrid, y a la Policía Municipal. También admite que mandó imprimir 17.000 entradas y que el aforo pudo superarse. La Policía Nacional encuentra las entradas del concierto en una caja en un almacén que hay al lado del recinto, en lo que se denomina Pabellón Satélite, una pieza clave de la investigación para dilucidar el aforo. Además, PSOE, IU y UPyD hacen públicas sus peticiones de comparecencia de cara a la comisión de investigación: entre las principales, la de alcaldesa de Madrid, Ana Botella.

Fiesta en el Madrid Arena

21 de noviembre

Botella destituye a los dirigentes del Madrid Arena por ocultar un contrato con Diviertt que daba preferencia a la empresa para organizar eventos en el pabellón. El apoderado de Kontrol 34, Carlos Manzanares, declara ante el juez. Asegura que sus porteros no se ocupaban de la seguridad, ni del aforo ni de controlar la entrada de menores porque fueron contratados como “auxiliares”. De esta forma, y según las declaraciones, ninguna de las empresas se habría ocupado de estas tareas.

22 de noviembre

La Fiscalía pide la imputación de otras siete personas en la investigación del caso, entre ellas el gerente de Madrid Espacios y Congresos, Jorge Rodrigo, el hermano del empresario Miguel Ángel Flores, dos responsables de seguridad de Madrid Espacios y Congresos, y tres responsables de seguridad de Seguriber. Además, el juez considera que el Ayuntamiento de Madrid podría ser responsable civil subsidiario de los hechos, por lo que ha admitido su personación en la causa en esa condición. El PP veta la comparecencia de Ana Botella en la comisión municipal de investigación. El vicealcalde, Miguel Ángel Villanueva, niega haber favorecido a Miguel Ángel Flores.

El número de entradas vendidas puede ascender a más de 18.500 después de abrir la mitad de las urnas, con las que se contabilizaron más de 9.000 tiques, según Abdon Núñez, abogado de la familia de Belén Langdon, una de las fallecidas.

24 de noviembre

Un vigilante del Madrid Arena reconoce que el descontrol era habitual y que desconocían cómo evacuar. Además, los vídeos de las cámaras de seguridad demuestran cómo Kontrol 34 decide desviar la asistencia de público por puertas de emergencia juntándose en una planta los jóvenes que querían acceder al recinto con los que querían abandonar la pista.

27 de noviembre

La comisión municipal para dilucidar si hubo responsabilidades municipales arranca sin Ana Botella, ya que el PP veta su comparecencia. Como respuesta, Izquierda Unida se planta y abandona la sala. El primero en comparecer es José Ángel Rivero, ex consejero delegado de Madrid Espacios y Congresos que había sido destituido cuatro días antes por Botella. Rivero culpa de los hechos a la organizadora, Diviertt, y a la empresa de seguridad, Seguriber, por permitir que centenares de asistentes al Madrid Arena entrasen al recinto por puertas y accesos destinados exclusivamente a la evacuación.

A continuación, el inspector jefe de la Policía Local, Emilio Monteagudo, confirma la sospecha de que sus agentes obviaron el botellón y no pusieron ni una multa en los alrededores del Madrid Arena. Según los sindicatos, el personal era insuficiente para llevar a cabo esa tarea. Ese día también comparece el doctor Simón Viñals, médico contratado por Diviertt y encargado del dispositivo sanitario de la fiesta. Este asegura que intentó reanimar a las fallecidas y que disponía de desfibrilador para hacerlo, pero renococe que el equipo de dos médicos (él y su hijo funcionario del Ayuntamiento, Carlos Viñals) y los dos ATS que dispuso eran insuficientes para la cantidad de personas que accedieron al pabellón.

28 de noviembre

Se procede al recuento definitivo de las entradas de los asistentes. Según el mismo, hubo al menos 16.791 personas en el Madrid Arena, sin contar las entradas no depositadas, las listas de invitados y otras. Ello aproximaría los asistentes a las 23.000 personas calculadas inicialmente por la Policía. La cifra supone que el aforo permitido para el evento se superó en un 58%. Solo se había autorizado la presencia de 10.600 personas.

29 de noviembre

Muere María Teresa Alonso, la segunda joven que sobrevivió a la avalancha. Fue rescatada por un policía municipal fuera de servicio. Con ella ya son cinco las víctimas. La sesión vespertina de la comisión de investigación se suspende en señal de duelo. En la sesión matinal, el director general de Emergencias y Protección Civil del Ayuntamiento de Madrid, Alfonso del Álamo, había revelado que ni la organización ni el Ayuntamiento avisóaron al Samur de que el 1 de noviembre iba a celebrarse una macrofiesta en el pabellón multiusos.

Además, Del Álamo arrojó dudas sobre la actuación del doctor Simón Viñals con las fallecidas. Carlos Viñals Larruga, también doctor e hijo de Simón Viñals, no se presenta a la comisión de investigación. Su testimonio podría aclarar las contradicciones entre el informe del Samur y el testimonio de su padre, que afirmó, en palabras de un técnico municipal y en relación a las fallecidas: “Toda la noche atendiendo borrachos y ahora me traen esto”. Viñals Larruga afirma no cobró por trabajar esa noche.

30 de noviembre

La autopsia confirma que María Teresa murió por falta de oxígeno provocada por el aplastamiento que sufrió durante la avalancha. Un vídeo de las cámaras de seguridad muestra como los porteros de la organización cortaron el paso en una de las salidas contiguas al pasillo en el que se produjo el incidente cuando la gente trataba de escapar por él. 1 de noviembre Se cumple un mes de la tragedia con muchas incógnitas en el aire. El mismo día, la familia de María Teresa Alonso da sepultura a los restos de su hija.

3 de diciembre

Se reanuda la comisión de investigación. En ella, los concejales de Ana Botella niegan haber cometido cualquier negligencia en el Madrid Arena. El vicealcalde Villanueva se defiende. “Si no he adjudicado nada a las empresas de este señor no soy responsable de lo que haga o deje de hacer un conocido mío”, dice en relación al promotor de la fiesta, Miguel Ángel Flores.

La coordinadora de Seguridad y Emergencias, Fátima Núñez, justifica no haber avisado al Samur y haber enviado a 48 policías a un evento de un programa de televisión y solo 18 al Madrid Arena el mismo día. El mismo día se revela que el Madrid Arena llegó a tener inutilizadas la mitad de sus salidas de emergencia aquella noche y que Diviertt presumía ante el Ayuntamiento de haber superado el aforo en el Madrid Arena en ocasiones anteriores, a pesar de lo cual se le siguió alquilando el recinto. Tras concluir las comparecencias de ese día, el Partido Popular da por concluida la comisión de investigación asegurando que todo se ha aclarado.

Los abogados y las familias de las víctimas —secundadas por la oposición municipal— denuncian que la comisión no ha servido para nada. A pesar del fin de las pesquisas políticas, el juez intructor sigue adelante con el caso e imputa en el caso a otras siete personas, entre ellas varios cargos de confianza municipales.

4 de diciembre

El juez requiere al Ayuntamiento las grabaciones de las conversaciones que mantuvieron aquella noche los servicios de emergencias, los miembros de las empresas de seguridad y las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado.

5 de diciembre

Más de un mes después de la avalancha humana, Ana Botella pide “disculpas” a los madrileños, pero no por la actuación del Ayuntamiento, sino porque los responsables de Madrid Espacios y Congresos hubiesen alquilado el Madrid Arena a la empresa de Flores. En la misma comparecencia, Botella admite que la Caja Mágica, cuya construcción costó casi 300 millones de euros, también tiene deficiencias de seguridad.

6 de diciembre

Diviertt sigue adelante con sus planes para celebrar una macrofiesta de Nochevieja, el Space Fest, y elige para ello la plaza de toros La Cubierta de Leganés.

7 de diciembre

El alcalde de Leganés, Jesús Gómez (PP), anuncia que intentará impedir por todos los medios que Diviertt organice su fiesta en La Cubierta. La empresa de Miguel Ángel Flores distribuye un comunicado (su única forma de expresarse hasta el momento) en el que culpa al Ayuntamiento de las muertes por alquilarle una instalación con “graves deficiencias”.

10 de diciembre

El empresario que gestiona La Cubierta por concesión municipal cede a la presión y comunica que no cederá el espacio a Flores. 11 de diciembre Los grupos del Ayuntamiento de Madrid presentan los dictámenes de la comisión de investigación del Madrid Arena. El PP se autoexculpa de lo ocurrido, pero admite de forma indirecta en sus conclusiones que cometió fallos de supervisión, control y coordinación en la tragedia.

El PSOE pìde la dimisión de Botella y los suyos. UPyD e IU, al igual que los socialistas, proponen cambios para que la tragedia no pueda volver a repetirse. El juez estudia una querella criminal por homicidio imprudente y prevaricación presentada por un sindicato de trabajadores municipales contra Ana Botella, dos concejales y dos ex altos cargos del Ayuntamiento. El juez comunica a los abogados de las familias de las fallecidas que llamará a declarar como imputados a todos los implicados.

13 de diciembre

El Colegio de Médicos de Madrid aclara en un comunicado que Simón Viñals, responsable de la asistencia sanitaria privada en el Madrid Arena la trágica noche de Halloween, es colegiado honorífico desde el año 2005, lo que le impide ejercer la medicina desde ese año.

14 de diciembre

Un día después, el Colegio de Médicos de Madrid rectifica y asegura que la condición de Viñals de colegiado honorífico -que impide el ejercicio de la profesión y exime del pago de cuotas- tiene “consecuencias internas” solo frente al Colegio de Médicos, pero no “ante los ciudadanos y respecto a su ejercicio profesional”.

19 de diciembre

El Pleno del Ayuntamiento de Madrid aprueba el dictamen final de la Comisión de Investigación sobre los sucesos del Madrid Arena. El texto sale adelante con los votos a favor del PP y el rechazo en bloque de la oposición, que mantienen su desacuerdo sobre las responsabilidades políticas que pudieran existir.

21 de diciembre

Miguel Ángel Flores desiste de organizar una fiesta de Nochevieja tras intentarlo —y no conseguirlo— en La Cubierta de Leganés.

26 de diciembre

El juez y la fiscal han realizado una nueva inspección ocular del Madrid Arena. Los abogados de las víctimas del Madrid Arena, que también han accedido, dicen que muchas cámaras eran falsas y la enfermería “un cuchitril”.

27 de diciembre

El empresario Miguel Ángel Flores, que por lo que se pudo ver en un vídeo estaba Flores estaba presente cuando se escondieron las entradas del Madrid Arena en un almacén, es detenido por orden del juez, que considera que existe riesgo de fuga.

Interior de la sala de la tragedia

AÑO 2013

9 de enero

El vicealcalde de Madrid, Miguel Ángel Villanueva, es destituído dos meses después de la tragedia. Mantiene su acta de concejal, por lo que permanecerá en el Consistorio.Ana Botella aprovecha también para hacer numerosos cambios en su Ejecutivo.

17 de enero

Tras visionar las imágenes de las cámaras de seguridad del Madrid Arena, los abogados de las víctimas califican las instalaciones de “jaula herméticamente cerrada”.

22 de enero

El responsable de Seguridad del Madrid Arena admite ante el juez que el dispositivo preventivo que se desplegó la noche de los hechos fue “menor” que el que existió en fiestas precedentes de tamaño similar. El mismo día, el juez Eduardo López Palop, responsable de la investigación, estalla por falta de medios con la que, asegura, tiene que lidiar para investigar el caso. “Cinco muertos y no tengo secretario. ¿Cree que puedo trabajar así?”.

25 de enero

El coordinación de Operaciones y Proyectos de la empresa municipal, Francisco del Amo, asegura que confiaban en la “buena fe” de Miguel Ángel Flores porque “nunca” les había fallado y a pesar de que presumía de superar el aforo autorizado del Madrid Arena.

30 de enero

Tras las protestas públicas del juez López Palop, el Consejo General del Poder Judicial acuerda nombrar a la titular del Juzgado 19 de lo Penal de Madrid, Adela Viñuelas Cifuentes, como magistrada de apoyo en la investigación.

4 de febrero

El juez imputa al concejal Antonio de Guindos, intocable para Botella y hermano del ministro Luis de Guindos. Poco después, De Guindos presenta su dimisión. Junto a él, imputa también al resto de la cúpula responsable de la Seguridad, incluido el comisario de la Policía Local, Emilio Monteagudo, al médico de la fiesta, Simón Viñals, y a su hijo Carlos. Casi 100 días después de la tragedia, el caso de las cinco muertes acumula 18 imputados y 3 destituciones o dimisiones.

5 febrero

Botella reemplaza al dimitido De Guindos con un hombre de confianza de Aznar: Gómez Angulo.

6 de febrero

Botella se niega a destituir al jefe de Policía y la excoordinadora de Emergencias pese a su imputación.

11 de febrero

Seguriber culpa a un cargo municipal de permitir una entrada masiva en el Madrid Arena. El jefe de Equipo de Seguriber, Raúl Monteverde, aseguró durante su declaración judicial que fue un cargo del Ayuntamiento de Madrid quien ordenó abrir el portón de acceso directo a la pista del Madrid Arena por el que a las 2.30 horas entraron masivamente 2.500 personas.

15 de febrero

El coordinador de Seguridad de Madrid Espacio y Congresos (Madridec), Jorge Rodríguez Caamaño, declara ante el juez que la seguridad del evento era menor porque las administraciones no tenían dinero para destinar más personal y que el Ayuntamiento de Madrid y la Delegación de Gobierno suprimieron cualquier reunión de coordinación y de seguridad por falta de medios económicos.

18 de febrero

El administrador único de la empresa organizadora de la fiesta, José María Flores, se desvincula de lo ocurrido en la fiesta y afirma que rubricó la documentación relativa a la misma sin siquiera leerla porque se fiaba de su hermano, Miguel Ángel.

22 de febrero

El juez Eduardo López Palop culpa al Ayuntamiento de un fallo de seguridad “clamoroso” y decide mantener la imputación de la cúpula de la Concejalía de Seguridad y Emergencias del Ayuntamiento de Madrid.

1 de marzo

El máximo responsable de alquilar el Madrid Arena a Diviertt, el exdirector gerente de Madrid Espacios y Congresos (Madridec), Jorge Rodrigo, apunta que tres de sus empleados podrían haber detenido la fiesta de Halloween por los problemas de aforo y seguridad.

5 de marzo

Diviertt, la empresa de los hermanos Flores, cancela la macrofiesta que se iba a celebrar en el Madrid Arena el 1 de enero (Space Fest) y que se aplazó al mes de marzo.

7 de marzo

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella señala en una entrevista radiofónica, sin nombrarlo, al promotor Miguel Ángel Flores como el “principal culpable”, alguien que “con ánimo de lucro vendió más del doble de las entradas” permitidas. Además, asegura haber dado “la cara y los ojos” en el caso del Madrid Arena y se queja de que el caso se convirtió “en un espectáculo”.

8 de marzo

Al menos ocho llamadas de auxilio desde el interior alertaron de que había puertas cerradas en el Madrid Arena, según las grabaciones puestas a disposición de las partes del caso. Además, uno de los responsables de la empresa de seguridad del Madrid Arena, Seguriber, confiesa que se quitaron vigilantes para ahorrar.

9 de marzo

La imprenta Pedraza confeccionó un total de 17.500 entradas para Diviertt, la empresa organizadora de la fiesta, según confirma su administración al juez del caso.

13 de marzo

El exconcejal de Medio Ambiente y Movilidad de Madrid, Antonio de Guindos, que además era el responsable del área de Seguridad, asegura al juez que desconocía el dispositivo de prevención desplegado en el Madrid Arena. Además, responsabiliza del mismo a sus subordinados: la concejal Fátima Núñez y el comisario Emilio Monteagudo.

19 de marzo

Un limbo legal permitió a Diviertt contar con un equipo médico mínimo en el Madrid Arena. El director de Emergencias del Ayuntamiento, Alfonso del Álamo, reitera en su declaración judicial que nadie avisó al Samur de que la fiesta de Halloween iba a celebrarse y vuelve a criticar la actuación del médico privado contratado por la organización, el exconcejal del PP Simón Viñals.

8 de abril

El doctor Simón Viñals, responsable del equipo médico privado de aquella noche, se retracta de sus declaraciones en la comisión de investigación y asegura que solo contaba con un auxiliar en la enfermería del pabellón. El mismo día, Cristina Cifuente, delegalda del Gobierno en Madrid, asegura que la seguridad del recinto competía a la Policía Local.

9 de abril

El encargado del Madrid Arena asegura que el recinto contaba aquella noche con un exceso de barras que bloquearon la salida a los vomitorios.

10 de abril

Se difunde un vídeo que muestra a dos policías nacionales recorriendo el Madrid Arena horas antes de la tragedia. Durante su declaración ante el juez, el dueño de Kontrol 34 reconoce que iba identificado como ‘servicio del orden’ durante la fiesta.

11 de abril

El ex alcalde Villanueva, destituido por el caso, ficha por una empresa privada filial de la multinacional GDF Suez. Por su parte, el médico del Madrid Arena, Simón Viñals, carga contra los abogados de los familiares de las víctimas y asegura que estaba “físicamente capacitado” para la labor. El juez anuncia la revisión de una cámara del vomitorio donde se produjo la avalancha humana y que, según Seguriber, llevaba desactivada desde 2010.

15 de abril

Se descubren unas grabaciones en las que la jefa del dispositivo de la Policía Local asegura que las muertes se deben al consumo de drogas. También sale a la luz un vídeo en el que se ve a Miguel Ángel Flores retirar una valla para permitir la entrada de cientos de jóvenes. Los abogados de los familiares de las víctimas pedirán homicidio doloso. Creen que la investigación demuestra que el caso va más allá de una negligencia o de una mera imprudencia. El juez del caso, Eduardo López-Palop, dice que “no ha lugar” citar a la alcaldesa Ana Botella como pedía el sindicato Manos Limpias.

17 de abril

El fiscal jefe de Madrid manifiesta que no ve responsabilidad de la Delegación del Gobierno en el Madrid Arena

18 de abril

El juez del caso rechaza modificar las medidas cautelares de Miguel Ángel Flores y no las ampliará con su ingreso en prisión, como solicitaba Manos Limpias, pero tampoco reducirá las condiciones como solicitó la defensa.

19 de abril

El inspector jefe de Seguriber, Iván Somonte, asegura ante el juez que el operario de cámaras no vió las avalanchas que se produjeron en el pabellón.

22 de abril

El Ayuntamiento de Madrid abre tres expedientes sancionadores a Miguel Ángel Flores, uno de ellos por el Madrid Arena. 24 de abril Botella reabre el Madrid Arena sin reformar, sin licencia y sin que nadie asuma responsabilidades mientras que familiares y amigos de las víctimas del Madrid Arena se concentran contra su reapertura.

25 de abril

Un policía que acudió al Madrid Arena no sabía qué debía exigir ni inspeccionó el recinto, tal y como declara en su comparecencia ante el juez encargado del caso.

26 de abril

Madridec facilitaba a Flores el uso del parking del Madrid Arena para el botellón, según declaraciones de un jefe Seguriber ante el juez.

30 de abril

El jefe del equipo del Samur presente durante la noche de Halloween en el Madrid Arena asegura durante su comparecencia ante el juez que las víctimas “no fueron atendidas” por el equipo médico del doctor Viñals, y que no se usó el desfibrilador.

6 de mayo de 2013

La madre de una de las víctimas del Madrid Arena se reúne con Ignacio González para cambiar la Ley de Espectáculos Públicos.

8 de mayo de 2013

El magistrado rechaza el recurso del Ayuntamiento de Madrid contra las imputaciones de altos cargos del Gobierno local.

9 de mayo de 2013

La jefa del dispositivo policial del Madrid Arena durante la noche de Halloween, Cándida Jiménez, asegura que el Ayuntamiento de Madrid le negó refuerzos cuando los pidió. Además, los abogados de las familias de las víctimas aseguran que pedirán una fianza de 250.000 euros a Simón Viñals por omisión del deber de socorro. Los letrados insisten también en que el Consistorio ha incurrido en falsedad documental.

17 de mayo de 2013

Un mando de la Policía Local de Madrid contradice las declaraciones de Cándida Jiménez y asegura que sí se dio la orden verbal de elevar el riesgo de la fiesta de medio a alto, lo que echa por tierra la hipótesis de que el Ayuntamiento de Madrid falseó documentación oficial.

23 de mayo de 2013

La ex edil de Seguridad en el Ayuntamiento de Madrid culpa a Cifuentes por la falta de control en la fiesta del Madrid Arena.

30 de mayo de 2013

La Audiencia de Madrid investiga si la fianza que entregó Flores para librarse de la cárcel es válida.

31 de mayo de 2013

Las cuentas de Miguel Ángel Flores están “totalmente vacías”, según la Policía Nacional. Además, otro mando policial vuelve a cargar contra Cándida Jiménez y asegura que la jefa del dispositivo de aquella noche no pidió refuerzos.

5 de junio de 2013

La Fiscalía se opone a la imputación del ex vicealcalde de la capital, Miguel Ángel Villanueva, que dimitió varias semanas después de la tragedia.

6 de junio de 2013

La Universidad de Murcia realizará un estudio gratuita para determinar el aforo del Madrid Arena a través de un método de conteo.

7 de junio de 2013

Carlos Viñals, hijo de Simón Viñals, jefe del equipo médico del Madrid Arena durante la noche de Halloween, asegura que la atención sanitaria prestada durante aquella jornada fue “intachable”.

14 de junio de 2013

Se conoce que el auxiliar sanitario que ayudó a los Viñals tenía 82 años y estaba jubilado. 1

7 de junio de 2013

La Fiscalía de Madrid pide investigar a toda la cúpula policial del Madrid Arena por “falsedad documental”.

19 de junio de 2013

La mano derecha de Miguel Ángel Flores, Santiago Rojo, le culpa del exceso de aforo en el pabellón.

20 de junio de 2013

El operario de cámaras del pabellón presente la noche de la tragedia no sabía cuántas había ni cómo funcionaban. Además, la Audiencia Provincial de Madrid tumba el recurso de los familiares de las víctimas contra la fianza de 200.000 euros a Miguel Ángel Flores.

http://www.20minutos.es/noticia/1641576/0/cronologia/tragedia/madrid-arena/

 

Cinco de los principales imputados en el caso Madrid Arena se han beneficiado de la ley para mantenerse en sus puestos a pesar de estar encausados por la avalancha humana que acabó con la muerte de cinco adolescentes en el pabellón municipal. En concreto, se trata de los jefes de equipo Raúl Monteverde, Juan José París Nalda y José Antonio Díez Romero, del vigilante Roberto Mateos y del inspector Iván Somontes Santamaría. Todos ellos formaban parte de Seguriber y figuran en la lista del personal que la empresa Alerta y Control ha subrogado tras de conseguir la adjudicación del nuevo contrato de seguridad de Madrid Espacios y Congresos, la empresa pública que gestiona las instalaciones deportivas multiusos del Ayuntamiento. El relevo entre las contratas se produjo oficialmente a las 0.01 horas de este martes. La incorporación de los señalados, como la del resto de componentes de la plantilla, está contemplada en la ley y es una de las premisas que establece el pliego de condiciones que ha redactado otro imputado, el aún subdirector de Seguridad de Madridec Rafael Pastor. Madridec destituyó a seis directivos pero no a otros tres cargos imputados en el casoEn su defensa, el Ayuntamiento de Madrid alega que no puede hacer “nada” ya que el caso está en fase de investigación (en instrucción, según el término técnico) y no existe auto de procesamiento ni procedimiento de sanción contra estas personas, explicó un portavoz de la alcaldesa Ana Botella a 20minutos. Tampoco han sido suspendidos cautelarmente ni se les ha retirado la tarjeta profesional que les habilita para ejercer como vigilantes o directores de seguridad titulados. A estos efectos, los profesionales dependen del área de Seguridad Privada de la Policía Nacional. La imposibilidad de actuar es cierta contra los primeros, pero no contra Rafael Pastor, que aún hoy ocupa un cargo en Madridec y que podría haber sido destituido cuando Ana Botella ordenó ‘limpiar’ la cúpula de la empresa pública. Esta maniobra, que tenía por objetivo borrar todo rastro de la tragedia, supuso la baja de seis directivos. Se mantuvo, en cambio, a Pastor, al coordinador de Seguridad, José Rodríguez Camaño, y al jefe de Operaciones y Proyectos, Francisco del Amo, también imputados. Todos ellos han seguido trabajando para el Ayuntamiento hasta la fecha. Ninguno salió de la casa en el ERE que supuso el despido de 22 personas. ¿Qué hicieron? Raúl Monteverde trabajó la noche del 1 de noviembre de 2012 vestido de paisano y como coordinador jefe de Seguriber en el dispositivo del Madrid Arena a pesar de que carece del título de director de seguridad, según fuentes de la investigación. Ante el juez negó ser la persona que abrió el portón de servicio por el que se colaron las más de 2.500 personas que contribuyeron a que se formase la avalancha mortal. Según su versión, fue Francisco del Amo quien dio la orden. Monteverde actuó por delegación de Iván Somontes, que ejercía como inspector de Seguriber aunque dicha categoría no existía en la Ley de Seguridad Privada. Su contrato, en realidad, es de vigilante, aunque incluye un plus salarial de 13.428,40€/año. Aún no se ha aclarado quién abrió el portón por el que entraron irregularmente 2.500 personasDurante la fiesta de Halloween, Somontes se encontraba en Santander por motivos familiares. Varios vigilantes le han señalado como la persona que borraba o copiaba imágenes comprometedoras recogidas por las cámaras en las fiestas que se celebraban en el Madrid Arena. Esta acusación ha derivado en una investigación de la Agencia de Protección de Datos. Somontes también apuntó a Francisco del Amo como responsable de la orden de apertura del portón, aunque él lo negó. Esta fue trasladada al vigilante que tenía el mando electrónico del acceso por José Antonio Díez Romero, coordinador de seguridad de Seguriber. Esta versión coincide con la de Juan José París Nalda, que también aseguró al juez del caso que Seguriber redujo vigilantes aquella noche para ahorrar, que su empresa no se ocupó de la seguridad en el interior (la compañía asegura que esa tarea corría cargo de Kontrol 34, una empresa que solo presta servicios auxiliares) y que nunca vio el obligatorio plan de seguridad y evacuación. La noche de los hechos, Seguriber solo tenía a cinco personas en el recinto. Uno de ellos era Roberto Mateos, encargado de la sala de monitores desde la que se vigilaba todo el recinto. En su declaración confesó desconocer cuántas cámaras había en el Madrid Arena, así como su funcionamiento. No vio, afirmó, ninguna avalancha en el vomitorio donde Katia Esteban Casielles, Rocío Oña Pineda, Cristina Arce, Belén Langdon y María Teresa Alonso fallecieron aplastadas. Esto es lógico si se tiene en cuenta que Somontes, su superior, confirmó al juez que esa cámara dejó de funcionar en 2010, sin que fuese reparada.

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/1872239/0/vigilantes-seguridad/madrid-arena/ayuntamiento-madrid/#xtor=AD-15&xts=467263

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s